jueves, octubre 14, 2010

10 directores de cine actual que ya tienen mi entrada vendida (¡ah, no, que son 11!)

1- David Fincher


El nuevo Orson Welles, le llaman. Cada vez que estrena cinta, alguien dice que “es la mejor película de David Fincher hasta la fecha”. ¿Su trayectoria? Un interesante debut con “Alien 3”, un punto y aparte en el thriller sobre psycho-killers con“Seven”, una joya del suspense hitchcockiano en “The game”, una golosina intrascendente en “La habitación del pánico”, el siguiente punto y aparte en el thriller sobre psycho-killers con “Zodiac” y dos de las mejores películas de sus respectivas décadas (los 90 y los 2000): “El club de la lucha” y “El curioso caso de Benjamin Button”. Fincher parece, hoy por hoy, el director imparable.

Lo último: mañana se estrena en España “La red social”, también conocida como “la peli del Facebook”. En EE.UU. ha cosechado un éxito de crítica casi unánime y yo cuento con poder verla en algún momento del próximo fin de semana. Ergo, más información al respecto en unos días, a la misma bat-hora y en el mismo bat-canal.

Lo próximo: Fincher ya ha comenzado a trabajar en el rodaje de “The girl with the dragon tattoo”, adaptación jolibudiense de la primera novela de la trilogía superventas “Millenium” escrita por Stieg Larssen (seguro que no os tengo que explicar quién era este señor ni de qué van sus libros, ¿verdad?). A priori no me parece el proyecto más interesante en el que Fincher podría haberse embarcado (se hablaba de una nueva adaptación de “20.000 leguas de viaje submarino” de Julio Verne) pero, llevando su firma, servidor pasará por taquilla sí o sí.


2- Paul Thomas Anderson


El copycat del cine moderno. Alumno aventajado de Scorsese en la fantástica “Boogie nights”, hijo adoptivo del mejor Robert Altman en la memorable “Magnolia” y legítimo heredero de Stanley Kubrick en la simplemente perfecta “There will be blood” (estrenada aquí bajo el ridículo título de “Pozos de ambición”). “Punch-drunk love” le salió un poco rana, sí, pero en vista de sus otros méritos, vamos a hacer la vista gorda.

Lo último: “There will be blood”, mi película favorita del 2008.

Lo próximo: “Master”, film protagonizado por el gran Philip Seymour Hoffman sobre una secta religiosa surgida en los EE.UU. durante la década de los 50. Por mí como si trata de la recogida de champiñones en los bosques de Normandía, la veo fijo.


3- Sam Mendes


Con “Camino a la perdición” firmó una de las mejores películas de la década de los 2000. No contento con eso, su filmografía incluye también títulos tan celebrados como “American beauty”, “Jarhead” o “Revolutionary road”. Si eso no lo convierte en un realizador a tener en cuenta, apaga y vámonos.

Lo último: “Un lugar donde quedarse”, que pasó sin pena ni gloria por nuestro país. Yo, de hecho, no recuerdo haberla visto proyectada en salas.

Lo próximo: se especuló con la suculenta posibilidad de que dirigiese la próxima cinta de la saga Bond, pero la crisis que sacudió recientemente a la Metro Goldwyn Mayer lo ha llevado a figurar como el candidato mejor situado para una adaptación fílmica del “Predicador” de Garth Ennis y Steve Dillon. Eso sí sería digno de ver.


4- Stephen Daldry


A la chita callando (es un decir), el tipo que nunca verás en una lista de “mis directores favoritos” (salvo ésta) tiene en su haber tres películas monumentales. Se estrenó con el sleeper (y ya referente cultural) “Billy Elliot”, de ahí pasó a ponerle en bandeja un Oscar a Nicole Kidman con la demoledora “Las horas” y, acto seguido, a firmar uno de los títulos ineludibles del pasado 2009: “El lector”.

Lo último: “El lector”, una preciosidad.

Lo próximo: “Extremely loud and incredibly close”, un drama familiar con el desastre del 11-S como trasfondo, adaptación de la novela homónima de Jonathan Safran Foer. Es que, ¿sabíais?, a Daldry le pirra adaptar libros.


5- Quentin Tarantino


Enfant terrible en la década de los 90 (en la que parió dos clásicos inmediatos como “Reservoir dogs” y “Pulp Fiction”) y vaca sagrada en los 2000 (dos palabras: “Kill Bill”), el director y guionista con más ojo para las bandas sonoras eclécticas ha encadenado últimamente dos producciones ligeramente por debajo de su nivel habitual, “Death proof” y “Malditos bastardos”. Con todo, su nombre sigue siendo sinónimo de “must have” y cualquier proyecto asociado a su persona hace correr ríos de tinta y terabytes de información en internet. Por desgracia, hace apenas unos días nos enterábamos del inesperado fallecimiento de su principal colaboradora, la montadora Sally Menke, artífice en gran medida del inconfundible sello narrativo del realizador de Knoxville.

Lo último: “Malditos bastardos”, cinta que arranca en lo más alto para sufrir innumerables bajadas y subidas de interés. Disfrutable pero no imprescindible. También un “Celebrities” de “Muchachada Nui” la mar de majo.

Lo próximo: quizás un tercer volumen de “Kill Bill”. O tal vez la tan anunciada película sobre los hermanos Vega. O, es posible, un western protagonizado por esclavos durante la construcción del ferrocarril. Chi lo sa?


6- Martin Scorsese


El bueno de Marty, la leyenda viviente que nos regaló joyas como “Taxi driver”, “Toro salvaje”, “Uno de los nuestros” o “Casino” (sí, Bobby de Niro le está eternamente agradecido), parece más en forma que nunca. No sólo es el único maestro de la generación de los 70 que continúa haciendo cine al nivel de aquel entonces (Coppola y De Palma andan medio desaparecidos, George Lucas se entretiene en el rancho Skywalker contando su dinero cual Tío Gilito con doble papada y Steven Spierlberg nos da una de cal y otra de arena un poco como le venga en gana), sino que acaba de dar el salto a la pequeña pantalla (ahora se hace así: se pasa del cine a la HBO) con una de las series que vienen pisando fuerte esta temporada: “Boardwalk Empire”.

Lo último: El mentado piloto para televisión de "Boardwalk Empire". En cines, “Shutter Island”, una de las cintas imprescindibles del 2010.

Lo próximo: Marty tiene hasta cinco proyectos en cartera, desde una adaptación de “The invention of Hugo Cabret” hasta una nueva colaboración con su niño bonito Leonardo DiCaprio en “The wolf of Wall Street”, pasando por “Silence” (una de jesuítas protagonizada por Benicio del Toro y Gael García Bernal), el reencuentro con de Niro en “The irishman” y el esperadísimo biopic sobre Frank Sinatra, cuyo protagonismo parece asignado, una vez más, al ex-yogurín que tantas lágrimas adolescentes hizo brotar con “Titanic”.


7- Clint Eastwood


El tito Clint, hell yeah. El bastardo que puso rostro y mirada de serpiente al Rubio, al forajido Josey Wales, al predicador cuyo caballo se llamaba muerte y al inmortal (porque nadie se atrevió a intentar matarlo) William Munny. También, el hombre sensible que nos masajeó el corazón con “Los puentes de Madison” y “Million dollar baby”, el realizador implacable que nos heló la sangre con “Mystic River” y el poeta audiovisual que nos puso un nudo en la garganta con “Un mundo perfecto”. El intérprete que se despidió del lado luminoso de la cámara con un testamento tan rotundo como “Gran Torino”. El artesano que, a sus 80 tacos, sigue en la brecha haciendo algunas de las mejores películas que cada año pueden verse en los cines.

Lo último: “Invictus”, optimista drama político-deportivo centrado en la figura de Nelson Mandela. Sin ser su mejor film, no deja de ser una obra absolutamente recomendable.

Lo próximo: “Hereafter”, el regreso de Mr. Eastwood al cine de ultratumba casi 40 años después de “Infierno de cobardes”. Protagoniza Matt Damon y servidor aún no sabe qué pensar. Salvo, por supuesto, que acudirá al cine cuando se estrene para formarse una opinión con fundamento.


8- Christopher Nolan


Seguro que algunos empezabais a preguntaros cuándo aparecería este nombre en la lista... Después de saltar a la palestra con la magistral “Memento”, de derribar todos los mitos sobre adaptaciones del comic de super-héroes a la gran pantalla con “Batman begins” y “El caballero oscuro” y de zarandear nuestras mentes con la infravaloradísima “El truco final”, Nolan parecía llamado a convertirse en el niño bonito de estudios, crítica y público. Su único pecado, una discreta mediocridad titulada “Imsomnia”. Con todo, si alguien aún albergaba dudas sobre su talento, su último film hasta la fecha las ha despejado de un plumazo.

Lo último: “Inception” (“Origen” en nuestro país). ¿La mejor película del 2010? Veremos.

Lo próximo: si todo sale según lo planeado, la tercera entrega del Batman de la era Nolan verá la luz en algún momento del 2012. Internet echa humo con toda suerte de rumores e hipótesis. Yo sólo sé que aún faltan dos años para su estreno y ya tengo unas ganas descomunales de verla.


9- Spike Jonze


Haciendo siempre lo que le apetece, este realizador curtido en el arte del videoclip se lanzó al largometraje en la inestimable compañía del guionista más efervescente de los últimos tiempos: Charlie Kaufman. Tras dos irrepetibles (e inclasificables) colaboraciones, “Cómo ser John Malkovich” y “Adaptation”, Jonze abandonó el egomaníaco submundo literario de Kaufman para volar en soledad con la deliciosa “Donde viven los monstruos”, donde adaptó fielmente (y también, rara avis, enriqueció profundamente) el clásico infantil escrito e ilustrado por Maurice Sendak.

Lo último: el mediometraje “I'm here”, estrenado en Sundance y proyectado triunfalmente en la pasada Berlinale.

Lo próximo: una aparente ida de olla fantástica titulada “Light boxes” con estreno previsto para el 2011. Habrá que estar atentos.


10+11- Joel y Ethan Coen


Los Zipi y Zape del gran cine americano reciente (al carajo los Wachowsky y los Hughes) llevan años siendo dealers incombustibles de la mejor mierda cinematográfica que se ha visto en las pantallas de medio mundo. “Muerte entre las flores”, “Fargo”, “El hombre que nunca estuvo allí”, “No es país para viejos” o la descacharrante odisea del Nota en “El gran Lebowski” ofrecen la exacta medida del desbordante talento audiovisual y literario de este realizador bicéfalo de personalísima sensibilidad y oscuro sentido del humor.

Lo último: “Un tipo serio”, corrosiva comedia trágica o tragedia cómica que orbita alrededor del sentido judaísta de la vida.

Lo próximo: lo advertía hace tan sólo unos días; “True grit” tiene todos los boletos para convertirse en el próximo gran clásico del cine del Oeste. Cuento los días...


-

Sé que me dejo en el tintero nombres tan destacados como Peter Weir (al que pronto tendremos de vuelta, nunca mejor dicho, con “The way back”), Darren Aronofsky (que en breve estrena la prometedora “Black swan”), Wes Anderson (desconozco a qué dedica el más indie de la clase sus horas muertas tras la divertidísima “Fantástico Mr. Fox”), David Cronenberg (con varios proyectos a medio plazo, entre ellos una ¿innecesaria? secuela de la fabulosa “Promesas del Este”), Alejandro González Iñarritu (a la espera de estrenar “Biutiful”) o el siempre intrigante David Lynch (que no sé qué estará pergeñando ahora, pero seguro que no le roba tiempo para hacerse esa inquietante permanente capilar una vez a la semana). Pero los top 10 (por mucho que éste haya sido un top 11 falseado) es lo que tienen: que sólo caben 10.

10 comentarios:

Fran G. Lara dijo...

De Fincher me han interesado unas películas más, otras menos. La Red Social, por ejemplo, no me atrae en absoluto. Sin embargo yo sí pienso que puede hacer algo interesante con Millenium tras las decepcionantes adaptaciones originales.

Lo mismo podría decir de Anderson y de Mendes, aunque más extremo. Adoro Magnolia, ignoro el resto y lo que viene tampoco me seduce. American Beauty es una de mis películas favoritas, pero no le veo la excelencia a Jarhead.

Daldry y Tarantino forman otra categoría para mí, los que empiezan a lo grande y van perdiendo fuelle. De hecho, he pasado de ver El Lector y Malditos Bastardos. Y no, no acepto ninguna bronca.

Si vamos a los clásicos, Shutter Island de Scorsese me pareció bastante fallida (y estoy siendo suave) y si bien Gran Torino tampoco me pareció esa obra maestra de la que hablaban, e Invictus no he llegado a verla porque no me interesaba nada el tema, sí que tengo ganas de que llegue Hereafter. A pesar de Matt Damon.

Nolan: Inception, sí; superhéroes, no. Tal vez un problema personal, me la pela. Estoy cansado de ver pijamas mal llevados al cine, y Batman nunca ha sido un icono para mí. Jonze me importa aún menos. Y a los Cohen, aunque muchas veces me agotan, los he seguido con interés, así que le echaré un vistazo a True Grit, pero sin esperar gran cosa.

The Black Swan... puffff; Biutiful, más pufffff... Cómo? Que me ha vuelto a salir la vena misántropo-gruñona? Y?

Jero dijo...

Te delatas al reconocer que cedes a tu vena misántropo-gruñona, Fran. Cosa que me hace gracia y me parece totalmente legítima (eres el Pequeño Misántropo, advertidos estamos). Igualmente legítimo me parece que nuestros gustos, en algunos casos, no coincidan: a ti no te gusta “Shutter Island”; a mí me parece una pasada. No tanto por el embrollo argumental, que gustará más o menos a cada espectador (a mí el primer final no me parece gran cosa, pero el segundo me dejó el culo sudando frío en la butaca), sino porque me parece una peli de 10 en el aspecto técnico. De lo más grande audiovisualmente que he visto en 2010.

“Jarhead” me parece la menos buena de las que he visto de Mendes (me falta la citada “Un lugar donde quedarse”, que la tengo congelada en el disco duro) pero sigue resultándome, cuando menos, notable. Le pesa, quizás, esa innegable (y nada disimulada, ahí está la escena de la cinta de vídeo) deuda a todo el cine bélico anterior. “American beauty” es estupenda (aunque algo menos después de ver “El crepúsculo de los dioses”), pero para mí su gran obra maestra hasta la fecha es “Camino a la perdición”, una de mis pelis favoritas.

Te recomiendo encarecidamente que veas “Boogie nights”, “There will be blood” y sí, “El lector”. No te abronco, desde luego, pero decir con sólo dos películas que Daldry ha empezado a lo grande y se ha desinflado me parece precipitado (no así en el caso de Tarantino, que ya lleva rodaje suficiente como para verlo venir): un poco como si a Sidney Lumet no le perdonases haber rodado “Sed de triunfo” después de “Doce hombres sin piedad”. Te perderías “Serpico”, “Tarde de perros” y “Antes que el diablo sepa que has muerto”... “El lector” es fabulosa, Fran. Y posiblemente el mejor papel de Kate Winslet en toda su carrera hasta la fecha. Si vas a ningunearla, que sea al menos después de verla, ¿no?

(Vale, sí, esto empieza a sonar a bronca, así que cambiemos de tercio)

A mí me gusta Matt Damon. Antes nada, pero después de Bourne y de “El buen pastor” (¿la peli más infravalorada de la década? No, no, ésa es “Hedwig and the angry inch”) el muchacho se ganó mi confianza. En “Invictus” estaba muy sobrio, igual que en “Infiltrados” (otra de Marty que se merece todas mis bendiciones y otro 10 en el apartado técnico), y en “Hereafter” no es precisamente uno de los motivos para mis dudas. Éstas provienen, más bien, de la tendencia del tito Clint a intercalar películas de cara a la galería (las dos de Iwo Jima, “El intercambio”, “Invictus”) con trabajos realmente de autor (“Million dollar baby”, “Mystic river” o “Gran Torino”, que a mí sí me hace el culo pesicola). Sospecho que “Hereafter” es de las de “de cara a la galería”, pero ojalá me equivoque. El trailer es muy intenso...

Finalmente: cada uno tiene sus prejuicios. No es intrínsecamente malo tenerlos, siempre que uno tenga claro que son, en efecto, prejuicios. Los super-héroes, Jonze, Aronofsky e Iñarritu están entre los tuyos. A mí me pasa con Julio Medem, que es escribir su nombre y ya (...aaaawwww...) bostezo, lo juro. Sea lo que sea que haya estrenado o vaya a estrenar próximamente, yo NO quiero verlo. Ni con Elena Anaya y Natasha Yarovenko en porretas, fíjate bien.

Con el Batman de Nolan flipo mucho. Flipo más con “Inception”, sí, pero porque “El caballero oscuro” da “sólo” lo que Batman puede dar (que es una barbaridad; a mí Batman me pone tanto como a ti Conan -el de Howard, no el de Milius-) e “Inception” da todo lo que Nolan puede dar (que es todo lo que da “El caballero oscuro” y un poco más). Lo de pijamas mal llevados al cine también es opinable: el “Superman” de Donner, “Spider-man 2” de Raimi, “X-2” de Bryan Singer y el primer “Iron man” de Favreau me parecen estupendas adaptaciones y películas divertidísimas. ¿Que entre ellas se han colado muchas mierdas? No te lo niego. Proporcionalmente, casi tantas como en el drama, la comedia, la ciencia-ficción o el thriller psicológico.

De "La red social" hablamos en unos días. A mí me apetece mucho ;)

Fran G. Lara dijo...

Sí, tengo tendencia a la hipérbole, especialmente la negativa. Jo, no veas lo que me divierte. Si algo no me gusta, me parece basura y lo digo en alto. No se moleste usté, que es una forma de ironizar, no cree? Mi problema con Shutter Island es que técnicamente no me parece tan buena, le sobran muchos minutos, y como historia la vi venir desde el minuto tres. El final no me sorprendió lo más mínimo. En la primera secuencia ya sabía cómo iba a acabar y lo podría haber contado punto por punto. Hay demasiadas pistas demasiado obvias.

Jarhead no me pareció gran cosa, casi un telefilme de los sábados por la tarde. Un poco lo que me pasa con Gran Torino, pero con Eastwood en ella, y eso ayuda mucho. También vi Boogie Nights y no me impresionó gran cosa. La historia me pareció un poco tontorrona y la interpretación de Wahlberg y de Reynolds no ayudaron mucho a que cambiara de opinión.

No es que tenga prejuicios con los superhéroes. Es que a estas alturas de mi vida ya no les encuentro sentido. Al contrario, no consigo entrar, me parecen infantiles. Aunque creo que siempre ha sido así. Me gustan los 4F por Kirby, no por los 4F. Con todo, mi problema con las películas de ese género no es la figura del tipo en pijama en sí, de hecho me gustó bastante Watchmen. Con Conan tengo el mismo problema. No veo qué necesidad tenemos de una adaptación cinematográfica, que además, por lo general, suele ser decepcionante. Me quedo con el original.

Eso sí, en lo de Medem estamos totalmente de acuerdo. Lo de Una Habitación en Roma, o como se llamara, me tiraba para atrás. Así que ahora necesita dos tías buenas dándose el lote en pantalla como excusa para dárselas de intelectual, eh? Aburrido, pretencioso y faaaaaaaalso...

Anónimo dijo...

Apuntate un 10 por esta entrada Jero. Lync

tenenbaum dijo...

Yo también tengo muchísimas ganas de ver "La red social", aunque le tengo miedo al doblaje como siempre. Ya los trailers que pululan por ahí me parecen una pasada, uno con una versión genial de "Creep" de un coro nórdico y otro con "Power" de Kanye West sonando de fondo. Casi coincido en todos los de tu lista, aunque a Paul Thomas Anderson me dieron ganas de hostiarlo con "Punch Drunk Love" y a Spike Jonze creo que le pasa lo mismo que a Gondry, que necesitan un guionista a la altura de Kauffmann para inspirarles. Yo añadiría a Álex de la Iglesia, porque la verdad es que se me han puesto los dientes largos con lo poco que he visto de "Balada Triste de Trompeta".

Jero dijo...

Fran: si te digo la verdad, yo mientras veía “Shutter Island” no miré el reloj ni una sola vez. Al final de la proyección no podría haber estimado si duraba 100 minutos, 150 ó 240. Me tuvo atrapado de principio a fin, desvelando esas pistas tan obvias que dices y comiéndome el coco con las menos obvias (que también las hay). Bordeando el SPOILER: no me parece tan interesante el “qué” (realmente sólo hay, desde un principio, dos opciones) como el “cómo”. Ahí, en mi opinión, reside el encanto del film. Pero no nos vamos a poner de acuerdo, así que pasemos a la polémica super-heroica (sobre “Boogie nights” y “Gran Torino” tampoco hay mucho que contar: a mí me gustan y a ti no).

Según mi personal punto de vista, los super-héroes no son necesariamente infantiles. Hay muchos tebeos del género que sí lo son, pues fueron pensados para el disfrute de grandes y pequeños (ahí tienes una gran parte de la producción de Marvel y DC durante los 60, 70 y 80). Infantiles como pueden serlo “Spirou” o “Tintín”, ojo. Hay otros que pretenden no ser infantiles y, peor aún, acaban siendo tontos (el 90% de lo que producen actualmente Marvel y DC, así como “Spawn”, “The Darkness”, etc.). Luego hay otros que no son infantiles pero que parecen de super-héroes y realmente no lo son. Yo los llamo “tebeos CON super-héroes” (“Watchmen”, “Top Ten”, “Sleeper”, “Animal Man”, “Powers”). Un cuarto grupo de comics engloba a los que no son infantiles, no parecen de super-héroes pero sí lo son (“V de Vendetta”, algunos “Sin City”, “Hellboy”). A estos les pasa un poco lo que a “Enemigo a las puertas” de Jean-Jacques Annaud o “Malditos bastardos” de Quentin Tarantino: parecen pelis bélicas pero en realidad son westerns.

¿Y los tebeos de super-héroes que parecen de super-héroes, que son adultos y que no son una mierda? Pues yo diría que “Miracleman”, “El regreso del caballero oscuro”, “Born again”, “Tom Strong”, “All-Star Superman”, “Invencible”, “The Authority”, “Astonishing X-Men” o “The Ultimates” son buenos ejemplos. Con adultos, claro, no me refiero a que aprovechen cualquier excusa para ponerse profundos (algunos sí lo hacen, otros no) y tratar temas que aburran a los niños, sino que no insulten a la inteligencia del lector maduro y que no estén conscientemente limitados a un público infantil (cosa que sí pasaba con los clásicos de Marvel y DC).

Acabando el ladrillo (al menos en lo que a ti respecta): a mí la peli de “Watchmen” no me entusiasma en absoluto. Y mira que me gusta el tebeo, ¿eh? Es una adaptación estéticamente muy fiel pero que pierde todo el sentido original del comic y que, como film, independientemente de la fuente original, resulta totalmente fallido. Larguísimo (¿y te quejabas de “Shutter Island”?), narrativamente confuso, con un ritmo errático y, eso sí, una banda sonora que no podía fallar (joder, claro, me pones a Dylan, a Simon & Garfunkel y a Hendrix y hasta me trago un episodio completo de “Ana y los 7”). Como espectáctulo audiovisual está muy bien (también “300” y “Sin City”, que me parecen dos mediocridades muy sobrevaloradas), pero de ahí a que sea buen cine...

Jero dijo...

Lync: muchas gracias, tío. Espero que te esté sentando bien el chapuzón ;)

Tenenbaum: el trailer de “La red social” con Creep es increíble. Me puso sobre la pista de Skala, el coro que interpreta la canción, y he encontrado un par de versiones suyas más bastante recomendables (la de “With or without you” me gusta especialmente). “Punch-Drunk Love” es... incomprensible. No argumentalmente, sino como proyecto: ¿qué hace Anderson malgastando su talento en “eso”? Pero bueno, luego hizo “There will be blood” y la reconciliación fue inmediata. A mí “Donde viven los monstruos” me pareció fantástica y no eché nada de menos a Kaufman, la verdad. Donde sí se notaba su ausencia era en “La ciencia del sueño” y “Rebobine, por favor”. Ambas me gustaron, la primera más que la segunda, pero ambas menos de lo que podrían haberme gustado. Lo último de Gondry, “The green hornet”, desgraciadamente no pinta ni medio bien...

Por otro lado, me hubiera gustado meter a algún cineasta patrio, pero ninguno de los que me vienen a la cabeza me resulta, hoy por hoy, una apuesta segura. “Balada triste de trompeta” tiene muy buena pinta, pero desde luego a mí el señor que hizo “800 balas” o “Los crímenes de Oxford” no me parece, en absoluto, una garantía de calidad. Tampoco Amenábar, que parecía infalible y se dio un buen tropiezo con “Ágora” (al menos en términos cualitativos). Almodóvar ni te cuento, claro. Es capaz de lo mejor y de lo peor (¿”Carne trémula”? Brrrrr...) También hay muchos realizadores interesantes que van a estrenar pelis con muy buena pinta, como Danny Boyle con “127 hours”, Ben Affleck con “The town”, Edgard Wright con “Scott Pilgrim Vs. The World” o Guillermo del Toro con la aún lejana “En las montañas de la locura”, pero realmente ninguno de ellos me supone una garantía (“Slumdog millionaire” me repatea, no he visto “Adiós, pequeña, adiós”, Edgard Wright me hace reír pero aún no me ha dado muestras de ser un gran director y Guillermo del Toro a veces me fascina y a veces la caga con todo el montante). Alex de la Iglesia estaría en la misma liga: a veces bien, a veces genial, a veces fatal...

Jero dijo...

He escrito dos veces Edgard Wright cuando realmente es Edgar, sin la -d final. Ídem para el coro Skala, que realmente es Scala. Se nota que ayer andaba espesito...

charlie furilo dijo...

Básicamente coincido contigo en tu lista. Eastwood, Fincher, Nolan, Scorsese, Tarantino, Mendes y los Coen (creo que he visto todas sus pelis - alguna no - y pocas me han decepcionado. Es más muchas de ellas me han parecido auténticas obras maestras, o cuando menos films interesantímos).

De Anderson, no he visto toda su obra, sólo "Magnolia" y "Pozos de Ambición". Aun reconociendo la innegable maestría del director y que ambas tienen momentos realmente impagables, así como interpretaciones fascinantes, no se porqué pero no terminan de convencerme del todo. Aun con todo, "The Master" apunta muy alto, y seguro que la veré.

Con Jonze, más o menos lo mismo. No puedo opinar en conjunto. Sólo he visto "donde viven los monstruos" y creo que es maravillosa.


De Daldry me gustó "Billy Elliot" y me fascinó "El Lector", en cambio me aburrió mucho "Las Horas".

Yo añadiría a Spielberg.

Y en una liga menor a Peter Weir,Paul Greengrass, Edgar Wright, James Cameron (pese a la pequeña decepcion que supuso "Avatar", aun con todo, una pelicula interesante y que hay que ver en cine y en 3D) quizás Cronenberg (por sus dos últimas películas con Viggo) y seguro que me olvido alguno.

Con Wes Anderson o David Lynch, lo siento no puedo.

Jero dijo...

Charlie: a ver, por partes :)

De Jonze te recomiendo encarecidamente "Adaptation. El ladrón de orquídeas". Es uno de mis guiones favoritos de los últimos... no sé, igual 10 años (por decir una cifra redonda, ya sabes, jejeje).

Cameron se me olvidó totalmente, pero sería perfectamente mi número 11 en la lista, por encima incluso de Spielberg, que últimamente está siendo terriblemente irregular. De sus últimas pelis, "Atrápame si puedes" y "Munich" me gustaron mucho, pero "La terminal", "Minority Report" y la cuarta de Indy me parecen muy fallidas. "La guerra de los mundos" está fantásticamente rodada, pero el final me da repelús. Si echamos la vista un poco más atrás, pasa otro tanto de lo mismo: "I.A." mola y "Salvar al soldado Ryan" es una obra mestra, pero "El mundo perdido" y "Amistad", uffffff...

Paul Greengrass estaba bien posicionado hasta la decepción que supuso la olvidable "Green zone". Peter Weir sería un número 12 magnífico y Cronenberg siempre me interesa, aunque no pondría la mano en el fuego por un buen resultado seguro. Sus dos últimas pelis son buenísimas, sí, pero antes también dio tanta cal como arena.

Lo de Anderson y Lynch, lo sé, es totalmente personal e intransferible.