domingo, enero 02, 2011

Top 10: mis discos favoritos de 2010

Con el cambio de año regresan puntualmente al Abismo, como ya es tradición, las listas con la música, el cine y los tebeos que más me han gustado de cuantos se han publicado en los 365 días anteriores. Como ya he dicho en otras ocasiones, hago estas listas porque me resultan un pasatiempo divertidísimo y porque tal vez compartir dichas preferencias ociopáticas ayude a alguno de mis escasos lectores a descubrir un disco, una película o un comic que había volado por debajo de su radar o al que no había prestado excesiva atención en su momento. Con que uno sólo de vosotros descubra algo nuevo y de su agrado gracias a la tontería ésta de las listas, servidor ya se dará por enteramente satisfecho. Por otro lado, asumo totalmente mis limitaciones como melómano, cinéfilo y tebeoadicto y advierto de antemano que estas entradas no pretenden en ningún caso establecer qué ha sido, de forma absoluta, lo mejor del año en cada una de dichas materias. Sería una insensatez por mi parte creer que he escuchado todos los discos, visto todas las películas y leído todos los comics del 2010 que merecen la pena (espero que no sea así, desde luego), y posiblemente estas selecciones tengan un período de validez muy corto, pues mañana mismo podría descubrir un título absolutamente imprescindible editado en los últimos 12 meses y cuya existencia hoy ignoro (como sucedió el año anterior con los debuts de Fanfarlo y Florence + the Machine o el “Strict joy” de The Swell Season, ausencias imperdonables en mi top 10 musical del 2009).
.
Me gustaría también advertir que, como es lógico, estas listas responden únicamente a mis gustos, totalmente personales e intransferibles, siendo por ello selecciones sesgadas y partidistas. En el caso de la música, objeto de este primer top, eso se traduce en una predilección indisimulada hacia el pop-rock anglófono, dejando de lado géneros en los que me considero un auténtico ignorante (como pudieran ser el jazz o la bossa nova) y, mal que me pese, gran parte de lo que proceda de la industria nacional (apenas sí habré escuchado una docena de discos en castellano a lo largo del 2010). Este año, cosa inusual, hay en la lista dos álbumes obra de un mismo artista/grupo (me hago el interesante, sí, pero seguro que unos cuantos ya saben de quién estoy hablando). Valoré la posibilidad de restringir la lista a un solo disco por intérprete, pero luego caí en la cuenta de que: a) en materia de gustos no hay Ley de Paridad que valga, y b) ¿qué sería de una lista de los mejores álbumes de los 60 con solo un disco de Dylan o los Beatles? ¿Y de los 70 con uno solo de Bruce Springsteen o los Stones? Siguiendo el mismo razonamiento (aunque a menor escala), vosotros y vuestro “Surfing the void” (teórico undécimo puesto del top) os quedáis fuera, Klaxons: no es nada personal.
.
Y ahora os invito a descubrir, en orden de creciente importancia, los que a día de hoy son mis 10 discos favoritos publicados a lo largo del año pasado:
.
.
10- Ópera Egipcia – Los Planetas
.
.
Como me ha sucedido con muchas otras cosas en esta vida, descubrí tarde a Los Planetas. No estuve ahí en su momento, formando parte de esa generación que creció en compañía de “Super 8”, “Una semana en el motor de un autobús” o “Unidad de desplazamiento”, y tuve que esperar hasta ese fundamental giro de timón en su trayectoria que resultó ser “La leyenda del espacio” (hablamos ya del año 2007) para subirme al carro musical de estos cuerpos celestes granadinos. Supongo que por eso, y aunque a sus seguidores de toda la vida vaya a sonarles a cachondeo, para mí Los Planetas son básicamente una banda de pop-rock flamenco (flamenco a su particular manera, pero flamenco al fin y al cabo). Asumo también que es por la misma razón que su siguiente LP, “Ópera egipcia”, es el disco del grupo que más me ha enganchado (y que más he escuchado) de todos cuantos han firmado hasta la fecha. Tal vez porque es el primero de sus trabajos que espero con auténticas ganas desde antes de su publicación. O tal vez, simplemente, porque canciones como “Una corona de estrellas”, “Soy un pobre granaíno”, “No sé cómo te atreves”, “Señora de las alturas” o la apoteósica “Los poetas” (10 minutos de electrónica coránica para quitarse el sombrero) justifican sobradamente la admiración que siento por su último disco.
.
.
9- Plastic Beach - Gorillaz
.
.
Cuando comencé a hacer mi repaso musical anual de cara a esbozar esta lista, el penúltimo trabajo (acaban de colgar en su web un nuevo disco en streaming, descargable para su club de fans) del proyecto multimedia capitaneado por el músico Damon Albarn y el artista plástico Jamie Hewlett no las tenía todas consigo para colarse en el top 10. Editado en marzo, lo escuché incansablemente durante el segundo trimestre del año para luego ir enfriándose paulatinamente en mi recuerdo. Retomarlo hace apenas unas semanas supuso un impacto comparable a aquel primer acercamiento: pop, soul, hip-hop, electrónica, música orquestal y unas gotas de orientalismo se combinan en “Plastic Beach” para conformar un álbum tan ecléctico e inclasificable como sorprendentemente sólido, que crece con cada nueva escucha y que, más allá de lucir músculo en cada corte por separado (por deliciosos que sean algunos), es aún más disfrutable como conjunto.
.
.
8- This is happening – LCD Soundsystem
.
.
El gurú del dance-punk superó las altas expectativas generadas tras su celebrado (y quizás sobrevalorado) “Sound of silver” con este álbum de largos cortes plagados de bleeps infecciosamente adictivos y estribillos como mantras que le sumergen a uno en un estado casi hipnótico de trance bailongo. Temas apisonadora como “Drunk girls” o “All I want” (cercana al “Heroes” de Bowie) se combinan con otros de crecimiento tardío como “Dance yrself clean” (que recuerda al David Byrne de “Glass, concrete & stone”) o mi favorita del disco, “I can change”. Aunque él pretenda negarlo, James Murphy es todo un maestro en el arte de fabricar hits.
.
.
7- All delighted people EP – Sufjan Stevens
.
.
Sin previo aviso (lo que se esperaba entonces eran noticias de un LP), Sufjan Stevens publicó a mediados de verano un supuesto EP (digo “supuesto” porque dura casi una hora) encabezado por (y titulado como) la que es, para mí, la canción más fascinante del año: un descomunal homenaje al “The sound of silence” de Simon y Garfunkel pasado por el tamiz surrealista y experimental (batiburrillo instrumental final incluido) del “A day in the life” de los Beatles y sazonado con esos coros femeninos que tanto se estilan en la discografía de Stevens. Aunque sólo incluyese este tema, “All delighted people EP” ya se merecería una mención entre lo mejorcito del 2010. Por suerte, le siguen perlas como “Heirloom”, “From the mouth of Gabriel”, “Enchanting ghost” o “The owl and the tanager”, conformando un sentido adiós (¿un “hasta luego”, quizás?) al intimismo folk que tan bien había cultivado Stevens hasta entonces, dando a continuación paso a una reinvención de su sonido que lo acercaría aún más a la gloria o lo precipitaría irremediablemente al fracaso. Pero como diría Michael Ende: “ésa es otra historia y será contada en otro momento”.
.
.
6- My beautiful dark twisted fantasy – Kanye West
.
.
El pop parecía haber quedado tristemente huérfano tras la muerte de Michael Jackson, pero mientras el mundo aún lloraba el fallecimiento del artífice de “Thriller” (y unos cuantos rapiñaban su cadáver editando un infame álbum póstumo), la corriente más comercial de la música anglófona vivió en las últimas semanas del pasado año lo que podría considerarse un golpe de estado en toda regla. Apaleado por las duras críticas recibidas por su penúltimo y decepcionante trabajo, “808's & Heartbreak”, el polémico rapero (reconvertido en estrella pop) Kanye West volvió a la palestra asestando un puñetazo con forma de LP en la boca de sus detractores. Incluso para un tipo como yo, en principio ajeno a todo el rollito MTV del nuevo r'n'b y del hip-hop USAmericano, temas del calibre de “POWER”, “Runaway” o “Lost in the world” son un reclamo más que suficiente para replantearme mis prejuicios musicales. “My beautiful dark twisted fantasy” es, independientemente de géneros, modas y estilos, un trabajo soberbio que marcará un punto de inflexión en la percepción que muchos tenemos de la música mainstream. El rey ha muerto, larga vida al rey.
.
.
5- The Monitor – Titus Andronicus
.
.
Es una suerte que otros blogs y medios musicales publiquen sus listas de lo mejor del año con varias semanas de antelación respecto a las campanadas de Nochevieja. De no ser por ello, servidor se habría perdido el álbum que más alegrías le ha dado en la recta final del difunto 2010. Centrado en la Guerra Civil norteamericana, el segundo larga duración de Titus Andronicus se aproxima (explícitamente) al rock de Bruce Springsteen (no en vano estos chavales proceden también de New Jersey) a través del prisma punk (suavizado) de The Dropkick Murphys, logrando un enérgico combinado de letras incendiarias, desaliñadas guitarras garageras y folk irlandés de taberna, sin perder de vista esas estructuras algo más elaboradas (hay canciones de hasta 14 minutos) que se le presuponen a todo álbum conceptual que se precie de serlo. Pese a títulos como “Theme from Cheers”, no es difícil imaginarse a Jimmy McNulty, Lester Freamon y Bunk Moreland (personajes de esa otra serie de TV) entonando con voces regadas por el whiskey un trallazo como “Four score and seven”.
.
.
4- Foxy Shazam – Foxy Shazam
.
.
Lo mío con estos tipos fue un flechazo instantáneo. Desde el momento en que escuché por primera vez “Bye bye symphony” supe con certeza que estaba ante algo realmente grande. Observada con escepticismo, la fórmula puede resultar algo obvia: el Freddie Mercury de los años 80 prestando voz y maneras al rock horterilla de Meat Loaf, acompañado de unas pinceladas del Michael Jackson más desenfadado y unas letras más divertidas que las que firmarían unos Tenacious D en pleno éxtasis de inspiración. Lo realmente interesante, no obstante, es plantearse cómo con estos ingredientes el sexteto de Cincinatti no se ha dado un batacazo musical comparable al de aquellos The Darkness (destronados estandartes de lo retro-hortera) que ya son pasto del olvido. Sólo se me ocurre una respuesta: esta gente posee tanto talento como poca vergüenza. Tal vez “Foxy Shazam” no inventen nada. Tal vez su tercer LP no sea el mejor disco del pasado año. Pero desde luego sí es el más divertido.
.
.
3- Go - Jónsi
.
.
El vocalista y guitarrista de la banda Sigur Rós comenzó el pasado año su carrera en solitario (“Riceboy sleeps”, de 2009, era un proyecto a medias con su novio Alex) con un álbum que sigue el camino iniciado por la formación islandesa en aquel hermosísimo “Með suð í eyrum við spilum endalaust” que desde 2008 viene poniéndome un nudo en la garganta con cada nueva escucha. Jónsi continúa en “Go” un viraje hacia un pop más luminoso con un retumbar de percusión y unas letras optimistas que son pura exaltación de la vida. La escucha de temas como “Go do”, “Animal arithmetic”, “Boy Lilikoi” o “Grow till tall” se traduce a través de mi tálamo en una segregación masiva de endorfinas y, en consecuencia, en un episodio de stendhaliana elevación hasta estados semi-conscientes de paz espiritual y comunión con el universo. En directo, además, es una puerta abierta de par en par al nirvana (el hinduista, no el de Cobain) que todo hombre, mujer y niño (imantado o no) debiera experimentar antes de morir. Para los que, al contrario que un servidor, aún no hayan tenido la suerte de poder disfrutarlo en vivo, siempre quedará el consuelo del doble LP “Go Live”, que además incluye el estupendo “Sticks and stones” que este niño perdido fugado de Nunca Jamás compuso para la entrañable película de animación “Cómo entrenar a tu dragón”. Y en las noches tranquilas, las mañanas lluviosas y las tardes de invierno acurrucado entre mantas con un té bien calentito entre las manos, nunca está de más el lirismo de las versiones acústicas de “Go quiet”.
.
.
2- The Age of Adz – Sufjan Stevens
.
.
Lo advertía ahí arriba e iba totalmente en serio: lo de Sufjan en 2010 ha sido para enmarcar. Tras “All delighted people EP” faltó tiempo para que el genio de Detroit diera una nueva puntada al vestido de su imparable leyenda presentando un disco de música ¿electro-sinfónica? que puede ser descrito a un tiempo como su obra más atrevida y vanguardista y también como una colección de canciones que no dejan de poseer el regusto del Sufjan de siempre. Por mucho que se solidifiquen bajo una producción inaudita en la discografía previa del Sr. Stevens, el corazón que late en las canciones del denso, caleidoscópico, ecléctico, esquizofrénico y absolutamente delicioso “The Age of Adz” es el mismo que ya palpitaba con intensidad en “Greetings from Michigan”, “Seven swans” o aquella imperecedera obra maestra llamada “Come on feel the Illinoise”. Descomunales composiciones como “I walked”, “Get real get right”, “Vesuvius”, “I want to be well” o la que da título al álbum ejemplifican la excelencia de este ambicioso Mozart moderno. Sin embargo, decir que Sufjan Stevens se ha superado a sí mismo tal vez sea inexacto. Simplemente sigue haciendo lo que siempre ha hecho, sin ceder jamás a la comodidad del estatismo: buscar, descubrir, transgredir, evolucionar.
.
Dicho lo cual: ¿qué obra podría imponerse a semejante derroche de creatividad? ¿Quién ha relegado a Sufjan a un (meritorio) segundo puesto? ¿Cuál ha sido mi disco favorito del 2010? Supongo que quienes hayan seguido con mayor o menor atención este blog en los últimos meses ya sabrán sobradamente de mi absoluta devoción hacia...
.
.
1- The Suburbs – Arcade Fire
.
.
...merced al cual este podio queda resuelto de la más predecible de las maneras. Y mirad que lo he intentado, ¿eh? He buscado y rebuscado una banda, un artista, un disco que me atrapase y removiese por dentro más que el tercer LP de mis canadienses favoritos (muy por delante de James Cameron o Scott Pilgrim), pero no ha habido manera. “The Suburbs” lo tiene todo: grandes canciones como “Ready to start”, “Half light II”, “Modern man”, “Deep blue”, “Rococo”, “We used to wait” o la titular; letras catastrofistas, trágicas y conmovedoras (como a mí me gustan); una instrumentación insuperable y una producción sobresaliente; pero, sobre todo, ese hálito de oscura épica cotidiana (como una revisión de los códigos que Springsteen empleó en “Darkness on the edge of town” revestidos de modernidad artie) que Arcade Fire viene cultivando con inmejorables resultados desde “Funeral” y que los ha convertido en una de mis bandas actuales de referencia, a la altura de mis también imprescindibles Muse y Radiohead. No soy objetivo en lo que concierne a su música. Lo siento, no puedo serlo. Por suerte ésta es una lista basada en criterios puramente subjetivos y, en lo que a mí respecta, 2010 ha sido su año: el año en que Arcade Fire entonó su oda al fin del mundo para convertirlo, paradójicamente, en un lugar un poquito mejor para vivir.
.
...
.
Sé que me dejo fuera unos cuantos títulos que muchos considerarán imprescindibles en una lista de estas características. No negaré que las he pasado canutas para excluir álbumes tan relevantes como “Total life forever” de Foals, “Bye bye cellphone” de 1973, “Adelante Bonaparte” de Standstill, “Ain't no grave” de Johnny Cash, “Butterfly house” de The Coral, “Año santo” de Triángulo de Amor Bizarro, “Big echo” de The Morning Benders, “Halcyon digest” de Deerhunter, “Stridulum II” de Zola Jesus o el mentado “Surfing the void” de Klaxons. Pero, como suelo decir a menudo, los top 10 es lo que tienen: que sólo caben 10.
.
Por otro lado, entre las decepciones (siempre hay alguna, desgraciadamente) este año se llevan la palma “Swanlights” de Antony & the Johnsons y “All days are nights: songs for Lulu” de Rufus Wainwright, dos preciosistas y pomposos aburrimientos totales. Tampoco salen bien parados Brandon Flowers con esa oda a lo kitsch titulada “Flamingo”, Linkin Park con el raquítico “A thousand suns” y Andrés Calamaro con ese “On the rocks” que poco o nada tiene que ver con el genio porteño que en el pasado entregara discos memorables como “Alta suciedad” u “Honestidad brutal”. Quién te ha visto y quién te ve, Andrelo...

19 comentarios:

Christian dijo...

Como fan de Arcade Fire comparto absolutamente que The Suburbs sea el mejor disco del año. Empece a escucharlos a ellos gracias a que Bowie los alabó profundamente. Un muy buen grupo.

Aprovechando el comentario te quería invitar a pasar por mi blog, recien estoy aprendiendo asi que cualquier sugerencia o critica seria muy bien recibida.

Saludos!

David Crespo dijo...

muy bueno Jero! como ya sabes soy lo peor y pensé que iba a conocer a todos los grupos de tu lista y que no podrías sorprenderme, pero no :P

Quitando a los 5 que nos has copiado de nuestra lista de mala manera, (jajajaja, es broma) y Los planetas, (que ya sabes más o menos mi opinión y que ahora sobra) es un placer poder escuchar 4 nuevas bandas de las cuales no había oído ni hablar.

Viste que los de mondo han puesto a LCD en el 3. Sin dida es el disco con maysculas, cuando está en todas partes...

Por cierto en lo de West, cada día más de acuerdo, es genial.

Fran G. Lara dijo...

Sí, una lista muy predecible para quien siga El Abismo (y no lo digo como un reproche en absoluto), tanto que fácilmente podría encajar en una revista modernilla al estilo de Q (y esto sí que es un reproche). Llena de nombres tirando a lo cómodo que me parecen sobrevaloradísimos excepto en el caso del mejor disco del año y alguno otro puntual.

De todos modos estoy oyendo tanto hablar del tal Kayne West ese que voy a tener que prestarle un poco de atención a lo que hace.

David dijo...

Si todavía no me he puesto con tus post de Radiohead. Ni con otros. Tenía intención, peeeero... A ver si con el nuevo año!
No he leído este aún (que es como para leer/escuchar con tiempo)...
Pero bueno, que quería desearte feliz año y eso...
PD: Pasaré por aquí y trataré de ir poniéndome al día...Después de todo, y según otros, tienes el mejor blog del año (pero no te lo creas mucho)

charlie furilo dijo...

Tienes toda la razón en lo efímero que resultan estas listas, seguro que a lo largo de este 2011 escuchas discos del 2010 que desplazarían a muchos de la lista. El año pasado sin ir más lejos me tope con discazos como los de Fanfarlo, Dead Man's Bones, The Raveonettes o Biffy Clyro, por ejemplo...

Como ya comentabas en mi blog, este año solo coincidmos en dos: Arcade Fire (indiscutible número uno) y LCD Soundsystem.

El de Los Planetas, no me convence como conjunto. Pero creo que es un problema personal con la banda: escuchar un disco completo del grupo es para mi un trabajo costoso e insufrible. Prefiero picar temas sueltos aquí y allá entre su discografía. Además, porqué no negarlo, les cogí algo de tirria desde la decepción que supuso para mi verlos en directo...

De Sufjan Stevens, he escuchado los temas que enlazas del "The Age of Adz", y lo veo también bastante denso y complicado de escuchar; como creo ya me recomendaste, me iniciaré con su "Illinoise" (algún día de estos).

Escuchados algunos temas que enlazas, los que más me llaman la atención son Titus Andronicus. A ver que tal...

Jero dijo...

Christian: ante todo, bienvenido y gracias por comentar. Acabo de mirar muy por encima tu blog (visita relámpago) y las dos pelis sobre las que has escrito me interesan muchísimo así que prometo echarle un ojo a tus reseñas con mayor detenimiento en cuanto tenga un rato libre. Saludos de vuelta y gracias otra vez por dejarte caer ;)

David Crespo: si te fijas bien sólo son 3 los grupos que no conoces porque Sufjan Stevens ha repetido en la lista: sus dos discos de este año me parecen maravillosos. Y sí, se confirma que LCD son los reyes del 2010 (aunque curiosamente aún no los he visto de primeros en ninguna lista).

Fran: lo de predecible lo asumo, pero lo de cómoda... Yo diría que la lista es honesta y que se corresponde exactamente con lo que más me ha gustado de lo que he ido escuchando a lo largo de 2010. Yo ahí no veo comodidad (ni transgresión, desde luego). ¿Que es más de "enfant terrible" decir que el mejor disco del año es uno de jazz birmano que no conoce ni la madre del artista? Pues oye, igual sí. Pero como a mí lo que me gustan son las moderneces éstas... pues tendré que mirarme la lista de Q, seguro que descubro algo tope cool, jejeje. Estoy deseando leer cómo destripas el de Kanye West en tu blog. Doy por sentado que no te va a gustar ;) (oh, y es un error muy frecuente escribir KaYne aunque realmente sea KanYe; de hecho yo tardé años en darme cuenta...)

David: feliz año a ti también. Y no te preocupes, que yo de las cosas buenas que diga Fran no me creo ni la mitad (de las malas tampoco, ya puestos). Parece que te tomes lo de leer el blog como un trabajo extraescolar. Te digo lo de siempre: ni yo paso lista a mis lectores ni creo que uno deba leer ni más ni menos que lo que le apetezca.

Charlie: fíjate que en estos últimos días ya he descubierto un disco, "I learned the hard way" de Sharon Jones & the Dap-Kings, que quizás con más escuchas se hubiera merecido un puesto en este top 10, así que mejor entender estas listas como lo que son: un pasatiempo con caducidad inminente. Y del 2009 también se me escapó el "Sigh no more" de Mumford & Sons, que cuando menos hubiera merecido una mención... Los Planetas generan una reacción distinta por oyente e incluso por álbum: a mí los dos últimos me gustan más que todo lo anterior, pero también entiendo al resto de gente, desde los de "sólo me gustan los primeros" hasta los de "los odio y decoraría las paredes de la casa de J. con sus vísceras". Yo, por suerte o por desgracia, aún no he sido contaminado por su directo, jejeje. El de Sufjan es, desde luego, un álbum denso y complicado. También genera reacciones extremas completamente comprensibles, tanto las positivas como las negativas. Yo lo amo, qué le voy a hacer. y Titus Andronicus recomendadísimo por mi parte. Estoy casi seguro de que te gustará (casi...)

tenenbaum dijo...

Magnífico top 1 (ahora con el doble vinilo en la mano me da pena haberles relegado a un tercer puesto) y probablemente el mejor concierto del año. Con Sufjan si que ya me cuesta más, aunque reconozco que canciones como "I Want To Be Well" o "Impossible Soul" (a pesar de su duración creo que tiene partes realmente alucinantes) son una pasada. No conocía a Foxy Shazam y "Bye Bye Symphony" me suena a Queen puro y duro, tendré que escuchar más. Titus Andronicus sí que creo se convertirá en una de mis ausencias destacadas del 2010, a ver si lo remedio pronto escuchando su disco.
Buena lista, espero que pronto caiga la cinéfila.

Un saludo

Jero dijo...

Foxy Shazam son enormes, Tenenbaum. Me sorprende no haberlos visto en prácticamente ninguna otra lista de lo mejor del año en internet (sólo en la de Fran G. Lara, creo). Y el de Titus Andronicus a mí particularmente me atrapó desde la primera escucha (y eso que su debut no me gustó en su momento; tendría que revisitarlo). Mi número 1 estaba cantado (tanto o más que el tuyo, jejeje) y, tal y como le decía a Charlie, el de Sufjan es un disco denso y complicado, de los que generan opiniones extremas.

La lista cinéfila está al caer ;)

Mauricio Milano dijo...

A mí también me gusta mucho esto de hacer listas, son un pasatiempo increíble! Aunque nunca las publico en mi blog, sin saber por qué. Hace unos días no me quedó más opción que comprarme "The Suburbs", porque lo vi encabezando tantas pero tantas listas que la curiosidad me ganó. Ya había escuchado hablar de Arcade Fire pero nunca había escuchado la música. Me parece bastante interesante, aunque todavía no termina de gustarme al 100%, quizás porque no es música como la que suelo escuchar... pero pienso dedicarle un poco más de paciencia.

Un placer haber descubierto este blog. Saludos!

Jero dijo...

Bienvenido, Mauricio, y muchas gracias por comentar. Sin tener ni idea de qué tipo de música es la que sueles escuchar habitualmente (ahora tengo curiosidad, jeje), yo creo que Arcade Fire, sobre todo en este tercer disco, tienen un sonido lo suficientemente personal como para sonar a ellos mismos (lo cual podría echar atrás a más de uno) y lo suficientemente comercial para enganchar a cualquier tipo de oyente con un poco de paciencia (lo cual compensa lo anterior). Pero claro, hablamos de mi disco favorito del 2010 así que yo no soy precisamente objetivo... Si te interesa saber algo más sobre el grupo, yo te recomendaría también su primer disco, "Funeral", más directo y pegadizo y con más canciones de esas que se consideran "himnos".

Un saludo ;)

charlie furilo dijo...

Como TMCAF!! está poco más o menos en situación de "blogus interruptus" y no se cuando le podré sacar de esa situación, aprovecho tu sitio para comentar un par de cosillas:

Apenas llevo un par de días escuchando el disco de Titus Andronicus, y las impresiones no pueden ser mejores. Seguro que gana con nuevas escuchas, pero así a bote pronto, ya desplazaría sin apenas esfuerzo a por lo menos a los 2 últimos lps de mi lista (Vampire Weekend y Hurts).

Y tienes toda la razón: no se me hace dificil imaginar a McNulty y cía, coreando ese tema que dices y algun otro, con una birra en la mano y un chupito de whisky en la otra, velando a un compañero caído en un tugurio de mala muerte...

Por cierto, otro grupo también de New Jersey, y que practica un estilo similar, a caballo entre el rock del "boss" y el punk, aunque con dejes más melódicos y poperos, es The Gaslight Anthem. Muy recomendables. Su anterior lp "The '59 Sound" es cojonudo y su nuevo trabajo "American Slang" también promete, por lo poco he escuchado sería un firme candidato a entrar en la lista de mis favoritos del 2010.

¡Que efímeras son estas listas!

Jero dijo...

Me alegro de que te hayan gustado los Andronicus, Charlie. Yo, desde que los descubrí, no hay día que no lo escuche al menos una vez. Y eso que ahora estoy en plena "descompresión de moderneces": me ocurre siempre después de publicar la lista con mis favoritos del año, que me entran ganas de descubrir música de hace décadas que desconocía. Y normalmente suena mucho mejor que el éxito indie del momento :P

Me anoto esos Gaslight Anthem. Tal y como los describes resultan muy prometedores ;)

la tentacion de eva dijo...

...solo echo en falta a Fanfarlo

Fran G. Lara dijo...

Anda, sí, Jero, dinos porqué no está fanfarlo, venga.

Jero dijo...

Esto... eh... Fanfarlo está mencionado en la entrada. Al final del primer párrafo.

Fran G. Lara dijo...

Y eso que el único disco de Fanfarlo fue editado en abril de 2009.

la tentacion de eva dijo...

...pues sí que lo mencionaste ...pero se merecen una reseñita para ellos sólos, no? :D

Jero dijo...

Ay... ;)

Jero dijo...

Y, ahora que me fijo, lo peor de todo es que tú ya la habías leído y hasta comentado, jajajaja... ¿Dónde tienes la cabeciña?