sábado, enero 08, 2011

Ofensa e indignación

No busquéis más conexión que la que estableció mi propia mente.

Leí en la contraportada de “El País” de hace un par de días un titular que sentenciaba que “esta generación ya puede dejar de ofenderse por todo”. La frase es un extracto de la entrevista que Sergio C. Fanjul realizó a Jan Martí, a quien algunos conocerán por ser miembro del grupo de música Mendetz y otros por ser el fundador de la editorial Blackie Books.

Al día siguiente, descubro que en Francia arrasa un librito de apenas 30 páginas, escrito por un tal Stéphane Hessel, titulado “Indignez vous!” (“¡Indígnese!” en la lengua de Cervantes).

Y yo me pregunto, claro, qué razones pueden haber llevado al primero (28 años, músico con apreciable éxito comercial, empresario en fulgurante ascenso en el mundo editorial) y al segundo (93 años, funcionario de la ONU, insurgente durante la ocupación alemana en Francia, superviviente por los pelos del acoso y tortura de la Gestapo y redactor de la Declaración de Derechos Humanos) a alzar la voz con consignas tan aparentemente irreconciliables.

Igual no significa nada. O igual sí.

5 comentarios:

David dijo...

Yo estoy con el de 93. Pero hay que indignarse por los motivos adecuados. Por las situación económica y la precariedad laboral, por ejemplo... no por cosas como qué portada usan en el EPS, como otro ejemplo.
Saludito.

Kiko Nuñez dijo...

Serendipia, Man!!!!

Anónimo dijo...

pero tiene algo que ver ofenderse con indignarse? quizás se podría ver ofenderse algo estático y como indignarse algo que te lleva a la acción

Jero dijo...

David: yo creo que hay mucho por lo que ofenderse e indignarse. Pero mucho, mucho. Lo que pasa es que a veces no sabemos distinguir qué causas lo merecen y cuáles no...

Kiko: no me refería tanto a la coincidencia temporal como a la lectura que se pueda sacar de ambos mensajes, qué dicen de cada uno de sus protagonistas y por qué uno y otro opinan cosas tan dispares...

Anónimo: ciñéndonos a lo que dice la RAE, "ofender" sería ESTO e "indignar" ESTO OTRO, así que la relación, como las meigas, haberla hayla. Conste que tu apreciación sobre la "movilización" que implicaría indignarse me parece que está implícita en el mensaje de Hessel.

la tentacion de eva dijo...

porque en realidad somos pura contradicción ...y yo, como buena gallega que soy, subo y bajo ;)