martes, enero 12, 2010

Unas palabras sobre "Avatar"

Llegados a este punto, casi se antoja ridículo colgar otra reseña más de “Avatar” que se sume a los chorriticientos millones que ya pueden leerse en internet. Hace casi un mes del estreno de la última megaproducción de James Cameron y, por una simple cuestión de estadística, es harto probable que tú ya la hayas visto y que no haga falta que llegue un servidor a convencerte de que pagues (o no) el billete de entrada al mundo de Pandora.


Por consiguiente, paso muy por encima por aspectos argumentales (ex-marine inválido contratado con la misión de infiltrarse en una comunidad alienígena utilizando un cuerpo controlado telepáticamente denominado “avatar”) o de contextualización (tecnología que hace que te sude el ojo del culo para crear los mejores gráficos generados por ordenador de todos los tiempos; empleo supuestamente revolucionario del 3-D; una década de pre-producción y no-sé-cuántos cientos de millones de presupuesto ya recuperados, sobradamente, en recaudación), para lanzarme directamente a lo que estáis esperando aquellos que, supongo que por pura curiosidad, aún seguís leyendo esta entrada: una valoración.

Quienes sostienen que “Avatar” tiene un guión sencillo, esquemático y previsible, emparentado sin sutilezas con “Pocahontas”, “Bailando con lobos”, los viejos tebeos de “Metal Hurlant”, el cine de Miyazaki (¿o acaso no es Neytiri lo más parecido a una Nausicaä en pantone azulado?), el relato “Llamadme Joe” de Poul Anderson, etc., etc., etc., tienen toda la razón del mundo, peeeeeero… eso no quita para que un servidor haya vibrado, reído, flipado y se haya emocionado con la película.


¿El motivo? Cameron no es un gran argumentista ni dialoguista ni nada que tenga que ver con escribir, pero es un jodido maestro en eso de narrar, y consigue suplir con la fuerza de la imagen la posible simplicidad dramática de su propuesta. Y no me refiero a los fuegos de artificio, el 3-D, las razas imposibles o los vuelos de banshee (todo eso está muy bien, claro, pero no hace por sí solo una película), sino a ese caballo alienígena en llamas cruzando la pantalla a cámara lenta, al turbador plano de las piernas desnudas de un desvalido Jake Sully o a esa “piedad interracial” que escarba en la definición misma de la palabra “amor”. También a conceptos como “ritmo”, “composición” o “fluidez narrativa” (hacía años que no veía una batalla tan bien resuelta en pantalla), piezas fundamentales en el mecanismo de un buen blockbuster.


La sensación principal que se me ha quedado instalada en el cuerpo tras el visionado de “Avatar” (de eso ya hace una semana, con lo cual ya no puede achacarse a la sobredosis de píxel) es el de haber asistido a un film palomitero ejemplar: una película de marcado carácter fabulístico pensada para todas las edades y espectadores, semejante en pretensiones a los clásicos Disney (a día de hoy me siguen alucinando cintas como “Aladín”, “La Bella y la Bestia” o “El Rey León” por muy maniqueas, simples y previsibles que puedan ser) o a las hazañas mitológicas de los héroes greco-romanos. Creo que la palabra adecuada es “atavismo”, pero sospecho que alguno interpretará que la utilizo en relación al mensaje primitivista/ecologista de la peli, lo cual no es del todo cierto.


Al respecto del obvio tufillo new-age de “Avatar” debo reconocer que, si bien el fondo de la cuestión ya ha sido abordado/manoseado mil veces antes (con desigual fortuna), hay particularidades de la cinta de Cameron que me parecen bastante interesantes, como por ejemplo la concepción del planeta Pandora como un sincitio funcional (lo cual legitima esa “intervención natural” que en manos menos capaces hubiera resultado tan cursi como irrisoria) o esa explicación del hermanamiento Na’vi con la naturaleza gracias a unos prácticos puertos USB orgánicos que permiten establecer una suerte de intranet con flora y fauna. Está claro que Cameron no inventa nada, pero maneja con soltura y desparpajo ese enorme montón de referencias y lugares comunes y consigue que todo sea sorprendentemente sólido, pese a la persistente sensación de déjà vu.

En lo que respecta al sistema de visionado 3-D, su empleo me ha parecido más sutil de lo que a priori me había imaginado, y en líneas generales me ha resultado un añadido muy agradable aunque no determinante para el buen funcionamiento de la película. Matizo: está claro que merece (y mucho) la pena pagar esos 3 euros de más y disfrutar a tope de la alucinante experiencia de inmersión tridimensional en la jungla de Pandora, y resulta bastante obvio, desde esa primera gota de agua suspendida en gravedad cero, que "Avatar" fue pensada desde un buen principio para ser vista en 3-D, pero sospecho que seguirá siendo un plato tremendamente disfrutable cuando la revise en Blu-Ray en una pantalla bien grandota y en alta definición.


En relación al plantel de actores que intervienen en la cinta, mi veredicto es moderadamente positivo: aunque Sam Worthington no sea precisamente el tipo con más carisma del planeta Hollywood, su Jake Sully me resulta bastante convincente, mientras que profesionales más reputados como Sigourney Weaver o Giovanni Ribisi no necesitan despeinarse para cumplir con su asequible cometido. Tampoco los anodinos Stephen Lang o Michelle Rodríguez tienen la opción de subir o bajar la nota del conjunto (se limitan a hacer lo que deben y no estorbar demasiado), dejando que sea Zoe Saldana la que cargue a sus espaldas con prácticamente todo el peso dramático de la cinta. La fusión entre interpretación y gráficos computerizados consigue que su personaje, Neytiri, se convierta en la auténtica estrella de la función, respaldada por la debilidad que Cameron siente por las féminas de armas tomar. Al igual que ocurría con los adorables seres peludos de “Donde viven los monstruos”, la sonrisa o el llanto de esta alienígena azul genera más simpatía o compasión que muchas de las interpretaciones que servidor haya podido ver a lo largo del pasado año, haciendo buena esa máxima cinematográfica que sentencia que la tecnología siempre debe estar al servicio de la narración (incluso aunque aquí, debo reconocerlo, el canadiense de oro se haya masturbado algo más de lo estrictamente necesario).


Sobre la banda sonora compuesta por James Horner hay muy poco (y nada especialmente bueno) que decir. Uno hubiera deseado que Cameron tuviera de su lado a un John Williams en plenas facultades para realzar las espectaculares imágenes del film, pero lo cierto es que la música de "Avatar" pasa completamente desapercibida, lo mismo que ese excesivamente meloso tema cantado por Leona Lewis que acompaña a los créditos finales.

A estas alturas nadie sabe cómo envejecerá “Avatar”. Teniendo en cuenta que un porcentaje abrumador de su atractivo corresponde, cierto es, a su indudable perfección visual, es probable que cuando la tecnología que la hizo posible quede desfasada (cosa que ocurrirá, sea en el 2015 o en el 2050) sus limitaciones se hagan más patentes. O puede que le pase lo mismo que a “Parque Jurásico”, “El imperio contraataca”, la primera “Terminator” (y ya puestos también la segunda) o “Conan el bárbaro”: que siga siendo una buena película y que los valores y sentimientos que transmite no pasen nunca de moda.

Ahora bien: ¿es “Avatar” todo eso que se nos había prometido? (Recordemos: “el futuro del cine”, “una revolución en términos narrativos”, “la película de la década”…)


Desde luego que no. Es, si acaso, una de las películas más divertidas del 2009, un blockbuster modélico y el recordatorio de que el tite Cameron sí sabe hacer las cosas a lo grande (ensombreciendo los pobres resultados obtenidos últimamente en el mismo terreno por gente como George Lucas, J.J. Abrams o el mismísimo Steven Spielberg). Pero no es la cúspide creativa del Séptimo Arte.

Ni falta que hace.

17 comentarios:

Timón dijo...

Tenía ganas de leer tu crítica como amante de los comics y la fantasía (pasión que comparto).

No tengo tele, casi no salgo del estudio, así que no había sufrido el bombardeo publicitario, me invitaron y... bueno.

Estoy de acuerdo en muchas cosas, mi primer pensamiento fue, ¿por qué este hombre se gasta tanto en efectos y no paga a un guionista decente? sí, pensé en Pocahontas desde el comienzo, hasta el Sauce aparece en escenas similares y como conexión con la Naturaleza.
Argumento pueril.

Pero sí, me encanta la fantasía, las navecitas y los dibujos animados, así que disfruté.
Seguro que el marine no era 3D? me parecieron más reales esos gatos azules que los actores. Cómo hacen para que un ser pintado lleve pinturas de guerra y yo distinga una cosa como piel y otra como pintura?, flipo! y esos dientes!

Y me gustó el ver a unos protas realmente guapos a pesar de tener las orejas demasiado altas, el tabique demasiado ancho y el ombligo demasiado abajo y la piel azul. Confirma que la belleza no depende de patrones impuestos.

Ah! y me alegré de ver a Sigourney (no sabía que aparecía) en un contexto mecánico y azulado y cerca de gatos de nuevo.

Un saludo!

marguis dijo...

Me alegra que coincidamos en todo esta vez... el guion es sencillo pero agradable y Cameron demuestra una vez mas que es buen narrador de historias, y la música... cuánta razón tienes!! A mi no me pareció gran cosa, y lo raro es que la gente suele destacarla en su crítica de la película, no debieron oir lo mismo que yo...
Creo que ya ha pasado un mes o así desde que la vi, así que... ha llegado el momento que la vuelva a ver... si toda esa espectacularidad permanece en mi retina después, será que la peli verdaderamente lo vale...
Un saludo.

Kiryu dijo...

Desde mi punto de vista creo que se trata de un film que destaca unicamente por su imponencia visual, de la cual es cierto que disfruté gratamente, pero que carece de una trama argumental que sustente el interés por que como ya has dicho, es más que predecible y carece de un guión recalcable.

En este sentido, no estoy de acuerdo en que pueda "ensombrecer" a George Lucas, aunque parece que es lo que pretende el acrecentado Cameron (Según he podido observar en una entrevista en la revista Cinemanía de este més).

Finalmente decir que por estas razones me ha parecido un insulto a la propia industria del cine el hecho de que el Sindicato de Guionistas de EE.UU la haya nominado a mejor guión original y repito, original....creo que en ese caso me metí a una sala errónea.

Un saludo!!!!

Timón dijo...

En serio Kiryu? ¿La han nominado los propios guionistas? uyy, eso me hace pensar que su huelga laboral de hace un tiempo se convirtió en huelga mental, o quieren que Cameron les contrate, o asegurarse que el próximo guión mediocre que creen sobresalga (lo bueno de tener un listón tan bajo).
Y siento ser tan mala, pero joer! hay tantos escritores buenos sin poder vivir de sus ideas...

Jero dijo...

Timón: tengo entendido que los actores reales también están digitalmente retocados para parecer ligeramente más sintéticos y que así no haya tanta diferencia entre humanos y Na'vi. Lo de la pintura sobre un rostro azul es pura textura (muy bien aplicada, claro): no es el color lo que hace que la pintura parezca pintura, sino la rugosidad y el brillo de la superficie. Es cierto que los Na'vi son guapos incluso siendo alienígenas (bueno, Zoe Saldana ya está tope buena en carne y hueso y supongo que eso ayuda, jajaja). Hay quien ha criticado este aspecto de la película (que los Na'vi son demasiado humanoides/cercanos y pierden la condición de "alienígenas" en el sentido más específico de la palabra). Sinceramente, a mí los diseños me parecen una jodida maravilla. A propósito de Sigourney: estaría cachondo que alguno de los gatunos se hubiese llamado Jonesy, ¿no?

Marguis: por esta vez coincidimos, pero que no sirva de precedente, jejeje. La música es flojita, flojita. Yo supongo que la volvería a ver (quizás en 35 mm, por eso de hacer la comparativa y ahorrar unos eurillos) si no fuera porque se nos vienen encima un montón de estrenos que me llaman bastante (a "9" y "Un tipo serio", ya en cartel, se sumarán en breve "La cinta blanca", "Sherlock Holmes", "Nine", "Up in the air" e "Invictus"). Teniendo en cuenta que casi seguro que no podré verlas todas, lo de repetir peli ya me parece para nota...

Kiryu: aunque no estemos de acuerdo en nuestra valoración global sobre la película, lo que está claro es que la nominación del Sindicato de Guionistas a mejor guión original es un auténtico sinsentido. Estoy seguro de que este año pueden encontrarse decenas de libretos mucho más "originales" que el de "Avatar". Lo cual no quiere decir, ojo, que no me haya parecido perfectamente funcional. No como la nueva trilogía de "Star Wars", que me resulta irrespetuosa con las cintas originales y decepcionante desde todo punto de vista. Creo que "Avatar" posee, por sí sola, el doble de méritos que los Episodios I, II y III juntos (teniendo exactamente las mismas ambiciones). De ahí la comparación con Lucas.

Ѕilυiα dijo...

Pues me alegro mucho de que te haya gustado, pensaba que al tardar tanto en ir a verla irías con un montón de ideas preconcebidas y eso iba a hacer que no la disfrutaras tanto.
Es verdad que no es la película de la década, pero entretenida lo es un rato. Besos!

Jero dijo...

Silvia: más bien todo lo contraro. Creo que el haber oído hablar tanto de la peli (bien y mal) consiguió que me liberase de prejuicos. Probablemente si la hubiese visto el día del estreno estaría mucho más sometido al hype que se formó con la descomunal campaña de marketing. Viéndola simplemente como una peli más (y no ese supuesto "antes y después" en la historia del cine) he podido apreciarla como creo que se merece.

Por cierto, mientras la veía me acordé un mazo de ti (y de tu madre: ahora entiendo que volviera a verla al llegar a casa, jajaja). Yo tambien la vi con mi progenitora e igualmente ella se lo pasó genial... ¡Besos!

Ѕilυiα dijo...

Pues igual ha sido eso, como sueles tener razón no te voy a discutir nada :p Me alegro de que te acordarás de mi y de mi madre en el cine... jajaja... ¡y sobretodo de los emoticonos! por cierto, ya te he contestado, ¡a dormir!

¡Besos muchacho!

Kiryu dijo...

Jero, entiendo tu postura y me parece respetable aunque como ya he dicho anteriormente no la comparto. Es ciero que los Episodios I, II, III de Star Wars están por debajo de los anteriores pero de ahí a comparar la creatividad, la elaboración real de una serie de alienígenas, armamento etc. con una tribu amazónica llevada a un planeta llamado Pandora... Seré atrevido pero creo que hay una laguna muy grande, la laguna de la genialidad.

charlie furilo dijo...

¡Hombre! ¡Por fin! Ya pensaba que no iba a publicar tu reseña.

Me alegra ver que tu opinion es más positiva que la mía. Igual es que yo fui demasiado "contaminado", no se, pero, aunque el fuerte de Cameron no sea el guión, si que esperaba algo menos convencional y para todos los públicos. Como puro entretenimiento palomitero la peli funciona que te cagas - tiene momentos geniales, como la batalla final, que como bien dices está rodada de la hostia - pero ni de coña es lo que nos habían vendido. Y que la hayan nominado al mejor guion original es para mear y no echar gota. Bochonorso, es poco. En todo caso, que la nominen al mejor al mejor guion adaptado (porque fusila el unas cuantas pelis, jejeje)

La música me pareció una auténtica castaña, sin más. Todos recordamos la banda sonoro de Aliens o Terminator, o incluso Titanic. Esta caerá en el olvido, fijo.

Por otra parte, cinematográficamente hablando Cameron al juguetero Lucas le da no mil, sino dos mil vueltas. Y la segunda trilogía de "Star Wars" no resiste la comparación con "Avatar", pese a sus defectos.

Jero dijo...

Silvia: eso de que suelo tener razón es muy considerado por tu parte, pero juraría que es bastante inexacto, jajaja... Un beso ;)

Kiryu: en mi opinión, la genialidad de Lucas se hizo patente en los 70 y los 80 cuando reinventó el cine fantástico y de aventuras. De todos modos, no conviene olvidar que también él mamó de Alan Quatermain y otros héroes pulp para su "Indiana Jones" y de "Flash Gordon", "El Cuarto Mundo" de Jack Kirby, "La fortaleza escondida" de Kurosawa o "Valerian" de Mezieres y Christin para construir el universo de "Star Wars"... La nueva trilogía no sólo no aporta absolutamente nada a lo ya visto en la original (incluso los diseños de especies, armas y vehículos me parecen muy inferiores y en absoluto revolucionarios), sino que en términos de argumento, ritmo y narrativa está al nivel de unos "Piratas del Caribe" cualquiera... lo cual para "Star Wars" es MUY POCO. Vale, hay escenas como la de la carrera de vainas o el enfrentamiento entre Obi-Wan/Qui-Gon/Darth Maul que están dirigidas de la hostia, pero por cada una de ésas tienes cuatro o cinco en "Avatar".

Por otro lado, yo creo que Cameron no tiene ningún reparo en admitir sus influencias (porque son muy obvias) y parece claro que "Avatar" no es más que una reinvención en clave fantástica de la conquista del Oeste y del clásico conflicto entre indios y vaqueros... Pero, en fin, dudo mucho que vayamos a ponernos de acuerdo, jejeje...

Charlie: ¿cómo iba a dejar pasar la oportunidad de hablar de la peli del momento? Jejeje. Más allá de que estemos de acuerdo en la comparación entre Cameron y el Lucas actual, lo cierto es que posiblemente el mayor enemigo de "Avatar" haya sido su propia leyenda (previa al estreno). Creo que durante mucho tiempo la peña se fue construyendo una peli distinta en su cabeza, muy próxima a lo que cada uno consideraría la cinta de ciencia-ficción y aventuras definitiva, algo que para la gran mayoría "Avatar" no será. El hecho de verla después de leer críticas positivas y negativas consiguió que me hiciese una idea más aproximada de lo que más o menos podía esperarme de la peli (argumento convencional y envoltorio de lujo), por lo que al recibir luego bastante más que eso (como ya he dicho, el hecho de que no invente nada nuevo no implica que no haya conectado conmigo al 100%) ha supuesto una tremenda sorpresa positiva. Como le decía a Silvia: si la hubiera visto el día del estreno, posiblemente me habría convencido menos. Un poco al revés de lo que me ocurrió con la primera "The Matrix", que la vi el primer día, antes de que se convirtiera en un fenómeno de masas, y me pareció una peli cojonuda. Si la hubiese visto un mes después, cuando ya media España adolescente vestía de cuero negro con Ray-ban oscuras, me hubiese cebado en sus similitudes con "Dark city", "Ghost in the shell", "Los invisibles", "Blade" o "Terminator", o en la imposibilidad de que Cifra se meta en Matrix para conversar con el agente Smith sin que nadie lo desconecte después, advirtiendo su traición... En fin, cosas de las expectativas.

¡Wow, tremendo tocho he soltado!

la tentacion de eva dijo...

Vale, reconozco que tiene mucha similitud con Pocahontas, no sólo argumental,...pero tío, no me digas que en algún momento no te vino a la cabeza un "no siento las piernas" Rambero o toda la épica del "Último Mohicano"...que quiero decir con todo esto, que independientemente de las nuevas herramientas para contar una historia, de la estética, la idea,etc...uno no deja de ser quien es, así que me imagino que para el señor Cameron sería muy difícil desprenderse por un momento de ese sello de cine fantasmada americano o esos clichés patrióticos(no sé si esa es la palabra más apropiada)también tan americanos, en mi opinión prescindicr de ellos hubiese "globalizado" la historia, incluso la hubiese embellecido,porque vería a toda la raza humana representada en ella y lo único que veo es un montón de Estado Unidenses librando una más de sus batallas...


Respecto al aspecto tan humano de los bichitos azules cuyo nombre no me sale...si te fijas a lo largo de la película apenas se usa el término "alienígena" para referirse a ellos, es más, esa palabra la usan los Na´vi? para nombrar a los humanos (esa y "demonios")...los científicos se refieren todo el rato a ellos por el nombre de la raza y los militares les llaman indígenas...creo que se juega un poco con la idea de que el espectador se sienta más identificado con ellos, y al mismo tiempo con la paradoja de que apesar de no ser humanos demuestran más humanidad que los propios humanos...ya me estoy liando!

Al grano, la película es espectacular, el guión sencillo y ya más que manido a lo largo de la historia del cine, pero funciona, que eso al final es loq ue importa.E entretenida y consigue que por lo menos durante dos horas y media te metas totalmente en L pantalla y te olvides del mundo exterior, o por lo menos del que no puese puede ver en 3D.

Jero dijo...

Tentadora: no puedo coincidir contigo respecto a ese supuesto "sentimiento patriotero" que dices ver en "Avatar". Primero, porque en todo caso lo que sí identifico yo es una crítica a la expoliación de los recursos naturales de los territorios vírgenes (pocos quedan ya) por parte del primer mundo (con los EE.UU. a la cabeza). Segundo, porque Cameron es canadiense (ergo, no USAmericano), con lo cual el asunto patriotero me parece que está más en el ojo del que ve que en el objeto visualizado. Sí contiene ese hálito épico del cine comercial americano, pero asumo que eso es parte del intento de rentabilizar a tope la inversión (si no, que la hubiese dirigido Haneke). En lo que sí estoy totalmente de acuerdo contigo es en los dos ultimos párrafos de tu comentario.

la tentacion de eva dijo...

me expresé mal...es precisamente lo que quería decir, el obvio tirón comercial de sello americano (es que a mi lo de expresar mis ideas en palabras se me da fatal :(...de todos modos ya sabía que Cameron es canadiense, pero habita y desarrolla su actividad en EEUU... y ya sabes lo que dicen, todo se pega menos la hermosura...

Es evidente que hay una cierta alusión al colonialismo, ya lo hay en el simple hecho de llamarles indígenas a los serecillos azules,jijiji...de ahí una de las similitudes con Pocahontas...

Ya la comentaremos en persona, que esto da para mucho, y en Febrero me dejo caer por ahí..

besos!

la tentacion de eva dijo...

Por cierto, que ayer en el cine me lo pasé como una enana!!!la peli la disfruté un montón...hasta llegué a sentir vértigo!

Nico dijo...

tio mucho rollo te echas pero a leerlo todo se k enmi blog deberia hacerlo asi

es un poco cutrillo "como el tuyo al principio" pero ya ira tirando

Jero dijo...

Nico: tienes razón en que mis entradas a veces son bastante largas, jejeje. A mí, más que decir si algo me ha gustado o no, me parece importante explicar por qué me ha gustado o por qué no. Además, cuanto más escribo, más fácil me resulta escribir. Es como cualquier actividad: cuanto más corras, más nades, más estudies o más dibujes, más fácil te será después correr y nadar más rápido, estudiarte un tema o dibujar lo que tienes en tu cabeza. Como se suele decir, "la práctica hace la perfección". Tú sigue escribiendo, tío, aún tienes mucho tiempo para mejorar y conseguir que a la gente realmente le interese lo que expresas en tu blog ;) ¡Nos vemos en Semana Santa!