miércoles, febrero 02, 2011

Top 10: mis tebeos favoritos de 2010

Echando la vista atrás hacia lo leído durante el pasado año, lo primero que se me ocurre es que, al contrario que con la música y el cine, a lo largo de 2010 se han publicado demasiados tebeos que me apetecían y que se me han escurrido (metafóricamente) entre los dedos. Supongo que es inevitable. Detesto leer comics en la pantalla del ordenador y generalmente me opongo a su descarga por internet (salvo en el caso de material imposible de publicar en nuestro país, léase “Miracleman” o, hasta hace nada, “Flex Mentallo”). No me pasa lo mismo con la música, claro, donde además de las consabidas descargas ilegales existe desde hace un tiempo esa maravilla divulgativa (incompleta pero fundamental) que es Spotify. Ni con el cine, donde lo que a uno se le escapa en pantalla grande (a precios cada vez más prohibitivos) siempre puede ser rescatado pagando un mínimo alquiler en el videoclub más cercano (siempre que éste cuente con un buen catálogo de títulos). Además, qué demonios, no me corto un pelo a la hora de bajarme discos y películas (siempre que éstas hayan desaparecido de la cartelera). Pero no comics, ya digo. La conclusión obvia es que la escasez de buenas lecturas tebeísticas a lo largo de 2010 se ha debido, más que a mi incapacidad para encontrar propuestas interesantes, a mi escasa disponibilidad económica. No quiero parecer un quejica que se lamenta por no haber podido comprar todos lo tebeos publicados en España mientras hay por ahí gente que pasa auténtica precariedad a causa de la crisis, ojo (menudo gilipollas, pensaríais). Lo que quiero decir es que si no he leído títulos tan prometedores como “Rebétiko”, “Notas al pie de Gaza”, “El destino del artista”, “Wilson”, “Hervir un oso”, “Los viejos tiempos”, "Operación Muerte" o “Rosalie Blum” (del que sólo pude disfrutar el primero tomo, editado en 2009) no ha sido, desde luego, por falta de ganas.

De todo ello se deduce que la lista que ahora publico es de una caducidad inminente, más acentuada aún que en el caso de la música y el cine. Recoge, en orden de creciente relevancia, mis 10 títulos favoritos de cuantos se han publicado en nuestro país a lo largo del 2010. En algunos casos son series que ya llevan una larga andadura editorial a sus espaldas pero que han visto la aparición de un nuevo episodio en los últimos doce meses. En otros son libros autoconclusivos que, aunque hayan sido publicados con anterioridad en su lugar de origen, por las razones que fuere no han llegado a España hasta el año pasado. Se quedan fuera las reediciones, tanto o más interesantes que las obras de nuevo cuño, pero que tendrían tan poco sentido en esta lista como el “Darkness on the edge of town” de Springsteen, el “Exile on main street” de los Stones o el “Station to station” de David Bowie encabezando la de mis discos favoritos de 2010. Por consiguiente, títulos como “Hicksville”, “Astonishing X-Men”, “Enigma”, “Blanco Humano”, “Predicador”, “The Sandman”, “Los combates cotidianos”, “Astro City”, “Fin de siglo”, “Dr. Slump” o “Born Again” no entran en el saco.

Aclarado todo esto, vayamos sin más dilación a la pomada:

10- RASL


Tras hacer felices a niños y mayores con su espléndido “Bone” (o el cruce perfecto entre “Patoaventuras" y “El señor de los anillos”), Jeff Smith se embarcó en este proyecto de ciencia-ficción para adultos que poco tiene que ver con las aventuras de Fone, Thorn y la abuela Ben. Rasl es un ladrón de arte que salta entre universos gracias a una sofisticada tecnología heredada de Nikola Tesla mientras una misteriosa corporación lo persigue para hacerse con sus secretos. Lo mejor es que el comic mola tantísimo como su premisa argumental, y si lo que está por venir luce al nivel de este primer volumen publicado por Astiberri a finales de año, quedará plenamente demostrado que Smith es bastante más que un one hit wonder.


9- Blacksad: el infierno, el silencio


Cinco años sin las aventuras de mi detective felino favorito son demasiados. Por suerte, el margen de tiempo que Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido se permiten antes de dar por finalizada cada nueva entrega de este fenómeno editorial (más allá de los Pirineos, claro, que aquí la cosa está como está) hace posible que cada álbum de “Blacksad” sea más bonito, si cabe, que el anterior. Guarnido es un dibujante portentoso y un auténtico genio del color, y las páginas de su tebeo rebosan vida y expresividad. Sin menospreciar el trabajo de Díaz Canales (que cumple con los cánones del género negro pero sigue sin ir ese paso más allá que convertiría este comic en una auténtica obra maestra), llenarse los ojos con las acuarelas que recrean la Nueva Orleans en que se desarrolla este “El infierno, el silencio” es un placer absolutamente recomendable.


8- La Liga de los Extraordinarios Caballeros. Century: 1910


Alan Moore retoma uno de sus “mejores comics de América” presentándonos una nueva encarnación de los Extraordinarios Caballeros británicos. Como sucediera con las dos miniseries precedentes, esta “Century” rebosa guiños y homenajes a mil y un personajes y autores de la literatura fantástica de los siglos XIX y XX, esta vez bajo la apariencia de un espectáculo musical repleto de acción, humor y violencia. Para redondear la faena, Kevin O’Neill dibuja mejor que nunca y el Orlando de Virginia Woolf se queda a gusto despachando un chascarrillo detrás de otro. La receta perfecta contra el aburrimiento.


7- Dios en persona


Más antropológico que teológico, más socioeconómico que metafísico, Marc-Antoine Mathieu realiza en este “Dios en persona” un certero retrato de la conducta humana en torno al concepto de divinidad y arroja sus dardos envenenados con ironía y sarcasmo a la yugular de los medios de comunicación, el marketing, la industria literaria, el mercado artístico y el desarrollo tecnológico. Parafreaseando a Woody Allen: “si Dios existe, espero que tenga una buena excusa”.


6-Daytripper


Los gemelos brasileños Gabriel Bá y Fabio Moon abordan en “Daytripper” una propuesta tan ambiciosa como afortunadamente bien resuelta: un fresco integral de la vida de una persona (el aspirante a escritor Brás de Oliva Domingos) a través de sus muchas vidas (y muertes) posibles a lo largo de varias décadas, desde su nacimiento hasta su vejez. Más allá de sus atributos puramente estéticos, “Daytripper” es una experiencia sensible e inspiradora que le reconcilia a uno con la vida y el universo. Y para mí eso vale su peso en oro.


5-Los muertos vivientes


La serie regular más exitosa del sello Image es ahora también una producción para televisión bajo el amparo de la cadena norteamericana AMC. Pero lejos de echar el freno en su versión de papel para dejar paso a su hermana catódica, el título capitaneado por el guionista Robert Kirkman (con la inestimable ayuda del dibujante Charlie Adlard) continúa sorprendiendo y aterrando al lector número tras número sin manifestar síntomas de agotamiento (y hablamos de una colección que va camino de los 80 episodios). Venga lo que venga a partir de ahora, “Los muertos vivientes” ya es, por méritos propios, un clásico moderno del tebeo estadounidense.


4-En mis ojos


Aquí va a haber gresca, lo sé. Visionario para unos, fraude para otros, Bastien Vivès continúa con “En mis ojos” la exploración del enamoramiento adolescente/juvenil que tan buenos resultados le había dado en 2009 con la superlativa “El gusto del cloro”. Ahora, en un retruécano estilístico que identifica a protagonista y lector gracias a una sinestésica narración en primera persona, el jovencísimo autor galo nos sumerge en una anecdótica, sí, pero sentida y veraz trama de chico-conoce-a-chica que le deja a uno el corazón en los huesos y el sentimiento romántico a flor de piel. Un tipo que consigue eso con apenas una docena de lápices de colores se merece todos mis elogios, maldita sea.


3-Asterios Polyp


El comic elevado a tesis sobre la forma y el fondo. El regreso a primera plana de actualidad de David Mazzuchelli (célebre tanto por sus trabajos en el comic mainstream como por sus acertadas aproximaciones al tebeo independiente y experimental) es una obra tan rica en matices como sencilla de leer, tan trascendental como divertida, tan hermosa a la vista como profunda al entendimiento. Formalmente perfecta y merecedora de tantas lecturas como uno esté dispuesto a otorgarle, peca quizás de una indisimulada aspiración al calificativo “obra maestra”. No obstante, es probable que el tiempo acabe dándole la razón…


2-Scalped


Un año más, las desventuras del agente infiltrado Dash “Caballo terco” se superan a sí mismas en una curva de crecimiento cualitativo que parece no conocer límites. En compañía del hábil dibujante R.M.Guerá, el escritor Jason Aaron continúa enrevesando la vida de los habitantes de la reserva Paerie Rose al tiempo que ofrece escalofriantes escenas de violencia, odio, traición, amores destructivos y rencillas familiares. Por decadente que se muestre en la actualidad el sello Vertigo de DC Comics, mientras “Scalped” continúe regalándonos lecturas tan absorbentes, trepidantes y rematadamente adictivas como “Triste y solo” o “Roído”, servidor no perderá la fe en el que antaño fuera bastión del comic mainstream de calidad.


1-Planetary


Después de una década pendiente de las andanzas de Elijah Snow, Jakita Wagner y The Drummer, servidor tenía las expectativas por las nubes respecto a la conclusión de la serie (fantásticamente) escrita por Warren Ellis y (maravillosamente) ilustrada por John Cassaday. Por suerte dichas expectativas no sólo fueron plenamente cubiertas sino ampliamente superadas en el segundo recopilatorio publicado hace apenas dos meses por Norma Editorial que ponía fin de la mejor manera posible a una de las series capitales de la década 2000. Para el abajo firmante, “Planetary” no es sólo el comic del año. Es, también, uno de los comics de su vida.


Pese a que en un top 10, como su nombre indica, sólo hay sitio para 10 títulos, me gustaría aprovechar la ocasión para destacar otras lecturas que han quedado fuera de la lista por poco y que, no obstante, me parecen absolutamente recomendables. Me refiero a los últimos tomos del “Invencible” de Robert Kirkman y Ryan Ottley, “Sócrates el semi-perro: Edipo en Corintio” de Joann Sfar y Christophe Blain, “Alta sociedad” de Dave Sim, “The Umbrella Academy: Dallas” de Gerard Way y Gabriel Bá, “Powers” de Brian Michael Bendis y Michael Avon Oeming, “Criminal” de Ed Brubaker y Sean Phillips, el crossover “La noche más oscura” de Geoff Johns e Ivan Reis o el alocado “Scott Pilgrim” de Bryan Lee O’Malley.

Por el bando de las decepciones, cabe mencionar una muy notoria, “Ultimate Vengadores” de Mark Millar, Carlos Pacheco y Leinil Yu, y otra relativa, el hermosísimo pero gélido (en más de un sentido) “El invierno del dibujante”. Me apena no haber encontrado en él esa obra maestra (casi) sin discusión de la que (casi) todo el mundo habla, pero a mí personalmente es un tebeo que no me ha transmitido nada desde el punto de vista emocional. Con lo que me gusta Paco Roca…

3 comentarios:

fer1980 dijo...

De la lista he leido la mitad y menos el de Moore (que me gusto pero no tanto) también estan todos en mi lista, de los que no, me llaman mucho Daytripper (que en su momento deje escapar por el precio) y Rasl que he de reconocer que no me había enterado siqueira de su salida, supongo que los dos terminaran cayendo.

charlie furilo dijo...

Ahora que lo pienso, no he publicado un post con mis comics favoritos del año ¿no? A ver si lo remedio. Solo coincido contigo con "Scalped" y "Los Muertos Vivientes", of course. El de "La Liga..." ya sabes que me pareció aburridísimo y los otros no los he leido, aunque dudo mucho que el último de "Blacksad" estuviera entre mis favoritos. El dibujo de Guarnido vale su peso en oro, pero las historias de Canales (salvo el segundo volumen, creo) me parecen bastante convencionales y del montón.

Personalmente, le daría a "The Umbrella Academy: Dallas" un puesto en la lista. "Powers" y "Criminal" aunque me encantan, lo tendrían algo más dificil.

Jero dijo...

Fer: ya te comenté en su momento (a cuento de tu propio top 10) que este año coincidíamos más que nunca. Espero que te gusten "RASL" y "Daytripper": a mí me parecieron, cada uno a su manera y sin descubrir la pólvora, dos soplos de aire fresco viñetero.

Charlie: pues a ver si es verdad y hace tu propio top 10, ¿eh? Que ya sabes lo mucho que me gustan las listas estas, jejeje... Lo de la Liga va a ser irreconciliable, y en lo de "Blacksad" no puedo negarte cierta parte de razón: con un dibujante mediocre sería un tebeo absolutamente prescindible. Pero Guarnido es una debilidad y a mí consigue meterme, con sus acuarelas, hasta en la trama más predecible. "The umbrella academy" se quedó fuera por poco, aunque reconozco que antes que ese título yo hubiera incluido el "Invencible" de Kirkman y Ottley, un grandísimo tebeo de super-héroes (canónicos) que se quedó fuera a última hora debido a la grata sorpresa que supuso "Daytripper"...