domingo, julio 06, 2008

El secreto está en la Masa

Tras la excelente sorpresa que resultó ser el “Iron Man” de Robert Downey Jr. (uy, perdón, de Jon Favreau, es que uno se olvida de quién era el auténtico responsable del asunto…) servidor iba a ver “El increíble Hulk” envuelto en un mar de dudas.


Siendo el segundo proyecto oficial de la división cinematográfica de Marvel, ¿mantendría el alto nivel de diversión y frikismo de la película del latas? ¿Sería una secuela de la reciente y olvidable adaptación dirigida por Ang Lee y protagonizada por el soso Eric Bana? Si no lo era, ¿contaría una vez más el origen del personaje, sacrificando con ello buena parte del metraje? ¿Tardaríamos de nuevo hora y media en poder disfrutar de una mísera escena de acción? ¿Sería el director Lou Leterrier (artífice de pelis de acción para individuos con encefalograma plano como “Transporter”) el mejor candidato posible para realizar una película que tiene a Edward Norton (actor superdotado y muy crítico con los resultados de sus propios trabajos) como protagonista?

Todas estas incógnitas tienen su respuesta en los primeros 15 minutos del film.

La película no es una secuela, pero tampoco está desvinculada de la anterior (vamos, que ni sí ni no, sino todo lo contrario). Podría decirse que ocurre algo parecido a lo que sucedía con “Posesión infernal” y “Terroríficamente muertos” (ambas de Sam Raimi). En “El increíble Hulk” los créditos recrean, mediante flashback, el origen de los poderes del personaje, ligeramente reescrito para la ocasión (y añadiendo un nuevo factor de coherencia respecto al resto del universo cinematográfico Marvel) y acto seguido la acción se desplaza a Brasil (donde concluía la cinta de Ang Lee), con un Bruce Banner fugitivo que vive en una favela, trabaja en una fábrica de embotellamiento de refrescos y busca, gracias a la meditación y a un pequeño laboratorio casero, una cura para su enorme y verdoso problema.


Ya en las primeras escenas puede advertirse lo que será, a nivel cualitativo, la tónica general del film: interpretaciones tibias por parte del elenco actoral (exceptuando a Edward Norton, que hace todo lo humanamente posible por dotar de vida al arquetípico héroe), una dirección absolutamente despersonalizada (y que confirma a Leterrier como el mercenario audiovisual que es), un guión esquemático y predecible que, no obstante, tampoco contiene ningún momento de vergüenza ajena, y un montaje apresurado que obvia cualquier posibilidad de indagación en la psique y motivaciones de los personajes en su afán de “tirar palante” y llegar cuanto antes a los puntos fuertes de la peli: la acción y los FX.


Porque si hay algo claro (para todo el mundo menos para Ang Lee) es que cuando uno va al cine a ver una película de Hulk, lo que espera es poco diálogo y mucho “¡Hulk aplasta!”, y de eso aquí tenemos en cantidad.

El goliat esmeralda corre, salta y reparte hostias como panes gracias al holgado presupuesto del film. Las últimas técnicas de animación digital permiten que, pese a ser un puñado de bytes superpuestos sobre imagen real, el monstruo verde logre cotas de interpretación superiores a las de, por ejemplo, su compañera de reparto Liv Tyler (lánguida y sin carisma alguno, siempre a punto de hacer pucheros en élfico). Además, la pelea final entre Hulk y el villano Abominación (que hasta esos últimos minutos en que da el salto al digital puro y duro estaba interpretado por Tim Roth, que pasaba por allí) es tan espectacular como cabría esperar tras lo prometido en los trailers.


En cuanto a guiños frikis, la película tiene su buena ración, desde los inevitables cameos de Stan Lee y Lou Ferrigno hasta el chiste a costa del pantalón morado, pasando por menciones a Rick Jones y Doc Samson (al parecer lo veremos en la versión extendida para DVD) o la presencia de las conversaciones por chat entre Mr. Green y Mr. Blue (que remiten directamente a la etapa de Bruce Jones en los comics) y del “momento helicóptero” tan recurrente en las aventuras recientes del personaje (me vienen a la cabeza, así a bote pronto, “Banner!” de Azzarello y Corben y “The Ultimates” de Millar y Hitch).

Así que sólo puedo concluir diciendo que, pese a ser una película que se olvida al minuto de abandonar la sala, “El increíble Hulk” es entretenida, luce músculo cuando la situación lo requiere y sirve bastante bien como precuela no sólo para una más que evidente segunda parte (en la última media hora ya queda presentado el futurible nuevo villano, otro enemigo clásico del personaje) sino también para el enorme proyecto que Marvel Studios empezó a insinuar en “Iron Man” y que aquí vuelve a dejarse entrever…

6 comentarios:

laura v.v dijo...

yo me llevé un gran disguto al ver que Eduard Norton se había metido en tal empresa.....para mi era mi rey David, que todo lo que toca lo convierte en oro....el único actor que su presencia, garantizaba que me gustase o no la película.....así que....no se como será pero ,desde luego HULK, no es de las películas que pague un cine por verla, ni siquiera gastar energía en bajármela por internet....por eso de que,, ojos que no ven....
todo para no bajarlo del pedestal.
Un beso

CristianIglesias dijo...

Querido sempai:

Después de hablar con Xeo sobre tu cómic, teniendo ahora tan buenas referencias, ya me tarda recibirlo.
Así que: ¡Ratita, enseña la colita!
No te olvides, karasu, que uno no es de piedra...
Atentamente:
Un humilde lector (y feroz crítico)

Jero dijo...

Laura: supongo que Norton, como actor que es, necesita mantener su cuota de popularidad en lo más alto, y hoy por hoy eso se traduce en salir en una peli de a) elfos y orcos; b) pirats; o c) super-héroes. De todos modos, "El increíble Hulk" es una digna película palomitera (a la que no se le puede pedir más de lo que promete) y que está muy por encima de otros trabajos de Norton como "The Score" o "The Italian job", terribles se mire por donde se mire...

Cristianiglesias (asítodojunto): ...la rata ha enseñado la cola. Repito: la rata ha enseñado la cola...

Jero dijo...

Quería decir, obviamente, "piratas"...

Jero dijo...

Otra cosa, Anti-Cristian!

¿Que es eso de escribirme en la entrada de Hulk y no en la de Lost? ¿Acaso no crees que merezca ni un mínimo comentario por tu parte? De hecho confiaba en que tú sí habrías captado el asunto numérico...

emma dijo...

Por fin he visto Hulk !
ROAAAARRRRR q guay es cuando se cabrea !
El principio en las fabellas, cuando le persiguen y cuando se transforma es estupendo. Me encanta como no se le vé del todo, solo sombras y gritos. Norton se hace muy simpático, me gusta como trata al personaje.
En cambio Tyler.... argh, que sosa es por dios !
Sino, la intriga del final en la que Stark viene a hablarle de The Shield... uffff eso promete !