lunes, marzo 16, 2009

Shit happens

Hay noches en las que todo parece salir a pedir de boca. Tus amigos te parecen más simpáticos que nunca (y eso que siempre te parecen la hostia de simpáticos), las conversaciones que tienes te resultan fascinantes, los bailes son divertidísimos, te encuentras con conocidos que te reciben con sonrisas y abrazos, esa chica te pone ojitos y te invita a dormir en su casa... y vas tú y entrando en un local te caes por las escaleras (perfectamente sobrio; alguien te pisó los bajos del pantalón y te hizo tropezar) y te machacas la pierna.

Después de pasarte la mañana en urgencias, viendo todo tipo de dramas médicos que te hacen sentir extrañamente afortunado (casi te entran ganas de irte a tu casa sin que nadie te examine porque, al fin y al cabo, lo tuyo no es para tanto), el médico te da la primera buena noticia en 6 horas: nada roto. Esguince severo, una buena temporada con bendaje y muletas, la pierna en alto y el mayor reposo posible. El médico parece complacido pero, claro, él no sabe que en 7 días tenías previsto ver a The Killers en concierto en Madrid y que su diagnóstico acaba de estropearte totalmente el plan. Tampoco ayuda el que por fin estuvieras recuperando el ritmo en tu rutina de ejercicio físico diaria, después de esa temporada paranormal que pasaste encerrado en tu estudio dibujando sin poder pisar el gimnasio...

Volviendo a casa de tus padres, recuerdas que tienes una montaña de comics y libros pendientes por leer, que hay como 20 películas y series que no habías tenido tiempo de ver y que con la pierna inmovilizada se sigue pudiendo dibujar (aunque vayas a tómártelo con mucha calma, claro). Mamá te hará la comida y la cama. Papá te pondrá los dvd's en el reproductor mientras tú le pides que vaya al congelador a por un poco de hielo para ponerte en el tobillo. Antes de llegar a casa ya tienes un montón de llamadas de tus amigos (tan simpáticos como unas horas antes), preguntando por tu estado (y riéndose de ti porque un esguince te haya dejado sin conocer la casa de la chica que te ponía ojitos).

La verdad es que, incluso cuando la mierda nos salpica, algunos no podemos quejarnos.

Total, Brandon Flowers es un jodido hortera...

4 comentarios:

El chache dijo...

Solo espero que nadie se riera de ti cuando te hostiaste.
Bueno, esperemos que te lo pases bien viendo todos esos dvds, series y leyendo esos comics.
Un saludete

Silvia dijo...

Me ha gustado mucho el título, jajaja... pues oye, está muy bien que a pesar de todo sepas ver la parte positiva de las cosas "malas" que te pasan... ¿al concierto ya no irás? porque siempre puedes ir con las muletas... y la chica de los ojitos podrá esperar unas semanas más digo yo :)
Mejórate!!....


....Si es que a quién se le ocurre llevar pantalones que te los puedan pisar, cómprate de pitillo como hago yo...jajaja...

emma dijo...

Cuidate y aprovecha pa dibujar :-)
biz !

Jero dijo...

Chache: siempre hay algún gilipollas que se ríe. Como ya me lo esperaba, conseguí contener el irrefrenable impulso de romper una botella de cristal e incrustársela en la cara a la altura de los ojos. Desde aquí doy gracias a mi papá y a mi mamá por haberme educado en el pacifismo...

Silvia: lo del concierto es inviable. El esguince, por lo que me dijeron mi médico de cabecera y mi fisio (que además es uno de mis mejores amigos) es de los gordos y ni siquiera puedo apoyar el pie en el suelo sin que me duela. Por otro lado, he conseguido entradas para la próxima gira de Springsteen, así que bien está lo que bien acaba... Si vuelvo a ver a la chica de los ojitos se lo preguntaré, jajajaja...

Emma: en cuanto me anime un poco dibujaré, por ahora estoy concentrado en rascarme los huevos, jejeje...

Y gracias a los tres por comentar y darme ánimos!