martes, junio 21, 2011

HBO, entronizada

“Escuchad mis palabras, sed testigos de mi juramento. La noche se avecina, ahora empieza mi guardia. No terminará hasta el día de mi muerte. No tomaré esposa, no poseeré tierras, no engendraré hijos. No llevaré corona, no alcanzaré la gloria. Viviré y moriré en mi puesto. Soy la espada en la oscuridad. Soy el vigilante del Muro. Soy el fuego que arde contra el frío, la luz que trae el amanecer, el cuerno que despierta a los durmientes, el escudo que defiende los reinos de los hombres. Entrego mi vida y mi honor a la Guardia de la Noche, durante esta noche y todas las que estén por venir.”

(Juramento de la Guardia de la Noche, "Canción de hielo y fuego" de George R. R. Martin)


Como alguno de mis (escasos) lectores recordará, hace unos meses escribí una elogiosa reseña sobre la primera entrega literaria del folletín fantástico-medieval “Canción de hielo y fuego”: “Juego de tronos”. Fue apenas unos días antes de que la cadena norteamericana HBO comenzase la emisión de la adaptación catódica del libro, una costosa producción que prometía echar por tierra todos los prejuicios habidos y por haber sobre fantasía heroica televisiva, una temática que aún no había gozado en la pequeña pantalla de la presencia cualitativa de la que otros géneros como el western, el peplum, el bélico o la serie negra sí podían presumir. Emitido el décimo y último episodio de la primera temporada, es por fin hora de hacer balance.


Vaya por delante que mientras la serie iba llegando con cadencia semanal a las pantallas norteamericanas (y de allí a internet y de ahí directamente a mi disco duro), servidor se leyó con avidez todos los libros publicados hasta la fecha de “Canción de hielo y fuego”, poseído por la naturaleza compulsivamente adictiva de una obra apasionante, absolutamente recomendable si lo que se busca es una lectura de evasión pura y dura. Esto condicionó en gran medida mi experiencia particular con la versión audiovisual, meticulosamente fiel al texto de George R. R. Martin.


Es ahí donde comienzan (y terminan) mis objeciones a la producción de HBO: el “Juego de tronos” televisivo arranca con lentitud y excesiva densidad para el lector no iniciado en la mitología de Poniente, y no es hasta el cuarto o quinto capítulo que inicia la búsqueda de una voz propia y comienza a despegarse ligeramente de sus fuentes literarias, añadiendo pequeños apuntes que no estaban presentes en la versión impresa (una escena nueva por aquí, un dato inédito sobre un personaje por allá). Entiéndaseme bien: no me quejo de un exceso de fidelidad (la fidelidad en sí misma nunca me ha importado demasiado), sino de las carencias en el ritmo de la narración que este exceso de celo conlleva en los primeros episodios de la serie.


Todo lo demás, desde la cuidada puesta en escena (con reminiscencias de “El señor de los anillos” de Peter Jackson y “El reino de los cielos” de Ridley Scott) hasta los soberbios títulos de crédito (elemento orgánico y mutable que aporta información sobre la trama del capítulo al que antecede), pasando por la adecuadamente épica banda sonora y el convincente acabado visual de los efectos especiales, brilla a gran altura. Más aún si se contempla en alta definición, permitiendo recrearse en cada detalle de la prodigiosa ambientación.


Uno, que ya sospechaba que Sean Bean era el tipo adecuado para encarnar al honorable Lord Eddard, tenía no obstante serias dudas acerca de los miembros más jóvenes del elenco actoral. Por suerte, no sólo los muchachos Stark han sido todos elegidos con acierto (incluso el bastardo Jon Nieve y el “huesped” de Invernalia, Theon Greyjoy), sino también la crucial Daenerys Targaryen, personaje de la máxima relevancia en el devenir de la saga y que protagoniza, además, las escenas más susceptibles de caer en el ridículo si no son tratadas con el cuidado que merecen. Por suerte, la actriz (casi debutante) Emilia Clarke aprueba con nota y se gana el favor del espectador con cada una de sus intervenciones.


Tampoco era sencillo lograr una representación convincente del minúsculo y carismático Tyrion Lannister, pero el actor Peter Dinklage defiende de forma notable a un personaje que se beneficia de algunas de las mejores líneas de guión de la novela y de la serie, mientras que otros caracteres más físicos como Khal Drogo o Gregor Clegane cobran vida en las musculosas anatomías de Jason Momoa y Conan Stevens. La palma, de todos modos, se la llevan el versátil Aidan Gillen (que encarna a un Petyr “Meñique” Baelish delicioso) y el veterano Mark Addy (que personifica al concupiscente rey Robert Baratheon). Puestos a buscarle aspectos negativos al reparto, me inclino a pensar que tal vez Lena Headey y Michelle Farley no hubieran sido mis primeras opciones para encarnar a Cersei Lannister y Catelyn Tully, respectivamente. Se trata, no obstante, de una apreciación muy personal, y temo que responda más al subjetivo criterio del fan caprichoso que habita en mi interior que a motivos puramente interpretativos.


No es “Juego de tronos” una fantasía para toda la familia. Hay en ella escenas sexuales bastante explícitas y una estimulante querencia por la violencia física, acompañada de importantes cantidades de hemoglobina. Quien espere de ella un “Señor de los anillos” televisado se llevará más de una sorpresa. Poniente es un reino demasiado cruel para Frodo, Légolas y compañía, y los elementos mágicos apenas hacen acto de presencia durante los diez episodios que componen este primer acto de la saga. Por ficticio que sea, el mundo de “Canción de hielo y fuego” está bastante más próximo al nuestro de hace ocho o nueve siglos que a los descritos por los Tolkien y los Hickman que nutren los tópicos de la literatura fantástica.


Decía unos párrafos más arriba que la lectura previa de la novela “Juego de tronos” condicionó irreversiblemente mi experiencia con la serie de televisión. Conocer de antemano los múltiples giros argumentales de una trama plagada de conspiraciones y personajes que resultan ser mucho más de lo que aparentan impidió que disfrutase de su desarrollo con la inocencia que hubiera sido recomendable. Las sorpresas no me sorprendieron lo más mínimo, claro, y los cliffhangers no me dejaron sin habla, como posiblemente hubiese ocurrido si no supiese perfectamente cuáles serían sus consecuencias a corto, medio y largo plazo. No obstante, y he aquí una enorme virtud de la serie, determinados momentos sí consiguieron emocionarme, sacarme de mis casillas (para eso Joffrey Baratheon siempre ha sido único) o henchirme el pecho del hálito épico que una vez sentí con las novelas en la mano (al respecto, la última escena del capítulo décimo, que además pone fin a toda la temporada, me ha parecido simplemente perfecta).


Es cierto que la primera entrega de “Canción de hielo y fuego” no es más que el prólogo de una historia mucho mayor que aún debe defender a capa y espada (sobre todo espada) su validez catódica. Si la adaptación del primer libro resultaba una apuesta ambiciosa, el segundo y el tercero prometen grandes quebraderos de cabeza para sus responsables, empezando por un inevitable aumento presupuestario que permita reproducir en pantalla algunas de las escenas principales del relato.

De cualquier modo, entendida esta temporada como un todo, mi veredicto no podría ser más favorable: la HBO ha vuelto a revalidar su trono televisivo entregando la que posiblemente sea la mejor serie de fantasía heroica jamás rodada.

10 comentarios:

Teresa dijo...

Ufff, creo que no puedo opinar bien bien del todo porque ni leí los libros ni sabía de su existencia, pero empecé a ver la serie por recomendación y no fui capaz de pasar del 5º capítulo...y confieso que al 5º llegué a marchas muy forzadas. En fin, que no le cogí yo el gusto a la serie...se ve que no debí alternarla con Los Tudor :)

charlie furilo dijo...

Con un poco de suerte esta será la próxima serie con la que me ponga, cuando acabe con "Boardwalk Empire" (de la que por cierto, me quedan 3 capítulos, y de momento, me está pareciendo acojonante...)

Como no me he leído (todavía) los libros, iré virgen, jejeje... y espero se confirmen mis elevadas expectativas con "Game of Thrones"

Saludos

Quela dijo...

Por mucho que quiera comentar algo, me has dejado sin palabras, sublime en toda la crítica maestro. Yo estoy acabando de releer los libros (puro vicio jajaja) y la verdad, el segundo libro no sé pero la puesta en escena del tercero... si llegan a hacerlo será digno de ver.
Bicos y no me pierdo un solo comentario d nuestros comic :D

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con tu reseña (no podría describirse mejor).
Aunque yo todavía estoy con el libro 1º(algo así como el guión de la 1ª entrega?)y aún no he visto todos los capítulos(la sigo por canal+),me parece fantastica la adaptación por las magníficas interpretaciones de todos los personajes y la soberbia puesta en escena(cuidando hasta los detalles mas infimos).
Me conmueven:la joven Daenerys Targaryen y el bastardo Jon Nieve;me agrada la pequeña de los Stark Arya y también me gusta(por ahora)Ser Jorah Mormont.
Pero,bueno, sigo intrigada:quiero leerme toda la saga y ver en la tv las entregas siguientes.
Volveré a este blog a comentar mis impresiones antes de que llegue el invierno...

Jero dijo...

Teresa: para gustos, ya se sabe, los colores. De todos modos, yo te propondría que intentases al menos llegar hasta el final de esta primera temporada, porque como digo en la entrada, cada capítulo es casi siempre mejor que el anterior.

Charlie: ya suponía que "Boardwalk Empire" te gustaría, jejeje. "Juego de tronos" no me parece TAN buena como la producción televisiva de Scorsese, pero lo cierto es que apenas hay series que sí lo sean. De todos modos, son proyectos muy distintos y con intenciones diferentes. Como bien apunta Octavio Beares en su inteligente reseña, "Juego de tronos" es un trabajo más comercial, menos de autor. Y como trabajo comercial es sencillamente espléndido. Los libros me parecen superiores a la serie, aunque bien podría ser porque los he leído antes y fue con ellos con los que vibré en cada inesperado giro de guión y me emocioné en cada escena épica. Desde luego, leyéndolos se entienden mejor muchas cosas que quizás en la serie se plantean muy por encima, sobre todo en lo relativo a los 15-20 años anteriores al inicio de la acción. Si tienes ocasión de leerlos, no la deja pasar.

Quela: gracias, gracias :) El tercer libro tiene algunos momentos muy icónicos que deberán cuidarse al milímetro en su traslación a la pantalla. Visto el resultado de la primera temporada, no dudo que lo harán del mejor modo posible. Ciertamente, me interesa más saber cómo van a ser tan fieles a los libros como hasta ahora sin empezar a cortar subtramas por lo sano. "Tormenta de espadas" son 1.200 páginas plagadas de acontecimientos relevantes. ¿Quizás una temporada de 16 episodios? Y con "Festín de cuervos" van a tener un problema bien gordo; supongo que alternarán sus tramas con las de "Danza de dragones". Si no, van a perder audiencia por un tubo...

Anónimo: lo bueno de seguir los capítulos en Canal + es que con iPlus pueden verse en gloriosa alta definición, y el aspecto visual de la serie gana muchísimo en dicho formato. Yo he visto un par en HD y es un gustazo. Además, el ritmo de emisión respecto a USA va bastante ajustado, con apenas tres semanas de diferencia. Por otro lado, Ser Jorah es un personaje que a mí personalmente me encanta. Aunque, honestamente, casi todos los personajes de "Canción de hielo y fuego" me gustan por unos u otro motivos. Incluso los más unívocamente malvados como Tywin Lannister o los hermanos Clegane tienen su aquél... Te tomo la palabra y espero conocer pronto tu opinión sobre el final de la serie ;)

marguis dijo...

¡Vaya! No se porqué no había leido tu reseña.
Fantástica como siempre, por cierto.
Con tu permiso, te enlazo en la mía (en vista de los visto bastante pobre... debe de ser el día y mi inspiración)

Y es verdad lo de los títulos de crédito, yo me di cuenta enseguida de su cambio y así se lo hice notar a mi hermano (por una vez me adelanté a él en fijarme en los detalles).

¿Hay otra forma de mirarla que no sea en HD?
Te aseguro que todos los lunes por la noche mi poyector echaba humo... una pantalla de cine y en HD, una gozada!!!

Jesus dijo...

Jero, para variar comparto tu opinion con esta crítica XD, cuando pusiste la priemra reseña a esta saga me entro curiosidad de leerme los libros, aunque tampoco he sido muy fan de la literatura fantastica me han enganchado completamente, vamos que ahora estoy esperando el tercer libro, despues de mover cielo y tierra para encontrarlo, porque se ha agotado en todos lados y aparece como descatalogado.... pero encontre uno por una pagina y me va a llegar dentro de unos dias :D, espero que antes del viaje a NY porque sino se me va ha hacer muy largo el avion XD. Respecto a la serie en si, me ha gustado bastante, cumple las expectativas que tenia al ser serie de HBO, que y me van quedando menos para ver la gran mayoria de su cadena :D, pero como dices antes, al conocerme la historia por el libro, no te sorprenden los giros argumentales, pero aun asi al estar bien hecha me gusta ver lo que ya he leido, aunque al principio iba un poco floja luego remontó con los ultimos capitulos increibles :D

PD: Tio a lo mejor creo un blog para contar el viaje a N, y de ahi par adelante XD, pero tengo que mirar si lo voy a poder llevar, porque tiene pinta que esto consume mucho tiempo... ya hablamos!!!

Saludos desde el sur!!!

Jero dijo...

Marguis: ya sabes que siempre tienes permiso para hacer publicidad gratuita de mi blog, jajaja. Faltaría más. Suerte la tuya de tener un proyector en casa: las series descargadas en HD y las pelis en Blu-Ray tienen que ser un auténtico festín para los sentidos...

Jesús: me alegro de que te haya gustado la serie, pero más aún de que gracias a mi recomendación te hayas adentrado en los libros. El tercero es espectacular, aunque ya te aviso ahora que el cuarto es una especie de interludio que sabe a muy poco. Por suerte el quinto se publica la próxima semana en inglés (fíjate que igual hasta te lo puedes comprar en NY y ganas tiempo respecto a quienes sigamos la edición española). Me parece una idea genial lo del blog de viaje. Sabes que aquí tendrás un lector fiel ;) Y si luego se prolonga en el tiempo más allá de tu estancia en el Nuevo Mundo tanto mejor, ¿no?

Saludos desde la capital (Desembarco del Rey, vamos).

Anónimo dijo...

Ayer vi en el c+ el ultimo episodio de la 1ª entrega.Me pareció el mejor capitulo.
Increible final!.
Hace algun tiempo conocí a un niño que cada vez que veia una "criatura" o un bicho impactante se ponía a dibujarlo como un poseso (papel y lapiz y tirado en el suelo)...

un abrazo

Jero dijo...

A mí el último capítulo también me pareció uno de los mejores (el mejor, posiblemente, junto con el séptimo). La de "Juego de tronos" es una de esas historias que me da unas ganas increíbles de ponerme a dibujar (de hecho, hace unas semanas hice unos bocetillos tontos de Nieve y Fantasma mientras remoloneaba ante el ordenador). Es una pena que ahora no tenga mucho tiempo para dibujar sólo por el placer de hacerlo. Es algo que se echa de menos...

Un abrazo :)