lunes, mayo 02, 2011

Vidas fugaces a la orilla del mar

Con cierto retraso, pues fue publicado en nuestro país a finales de 2010, tuve la oportunidad de disfrutar durante la semana santa, en mis breves vacaciones por tierras gallegas, de “Castillo de arena”, tebeo firmado por uno de mis dibujantes actuales favoritos, el suizo Frederik Peeters, en colaboración con el cineasta francés Pierre Oscar Lévy.


Peeters, que ya ha cultivado con éxito el género autobiográfico (“Píldoras azules”), la space-opera (“Lupus”), el policiaco (“RG”), la fantasía infantil (“Koma”) y el misterio surrealista (“Paquidermo”), afronta en “Castillo de arena” un relato de ¿ciencia-ficción? más preocupado por la lectura filosófica del fenómeno fantástico que por ofrecer una explicación coherente al planteamiento que sirve de punto de partida a la narración.

En esta ocasión, el argumento presenta a varios personajes que acuden un domingo a la playa para disfrutar de un día de sol y mar. Una vez allí, sin motivo aparente, su ritmo de envejecimiento se verá súbitamente acelerado, aumentando vertiginosamente su edad a cada hora transcurrida. Mientras teorizan acerca de las causas de tan extraordinario y aterrador fenómeno, deberán hacer frente al hecho de que, si nada pone freno a la situación, todos ellos vivirán lo que les resta de vida antes del próximo amanecer.


En “Castillo de arena”, Peeters y Lévy de desentienden totalmente de ese lector ávido de respuestas fantacientíficas y dirigen sus intenciones hacia ese otro más pendiente del factor emocional y sociológico. “Castillo de arena” es una pequeña fábula, algo obvia, sobre la fugacidad de la vida y la necesidad de experimentarla plenamente. Todos morimos más tarde o más temprano y morir es la parte fácil, parecen querer decirnos los autores. Lo realmente difícil es vivir.


Pese a lo anecdótico del resultado final, “Castillo de arena” encuentra su justo tono y su mejor virtud en el trazo inigualable de Peeters, que una vez más ofrece una lección magistral de narrativa, expresividad, ritmo y composición de página. Sé que me repito (porque ya lo he dicho unas cuantas veces en este mismo blog), pero no me cabe la menor duda de que el suizo es uno de los mejores dibujantes de comic del mundo hoy por hoy, tanto en color como en el blanco y negro que engalana las páginas de este nuevo álbum, estupendamente editado por la gente de Astiberri.


Tal vez “Castillo de arena” no sea uno de sus mejores trabajos (la comparación con sus “obras mayores” es sumamente injusta), pero incluso en los momentos menos brillantes de este autor (que serían inalcanzables para muchos otros profesionales consagrados), siempre es una alegría poder disfrutar de su buen hacer artístico, y más si éste está a disposición de un argumento sugerente capaz de hacernos reflexionar acerca del auténtico valor del tiempo que se nos ha regalado en este mundo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

He leido "Pillules Bleues", me encanto el dibujo. Me gusto como trata con simplicidad un tema tan dificil como el sida en la vida cotidiana. Tambien trata un poco de la fugacidad de la vida, de los problemas que te toca resolver pero tambien que hay que saber ver los buenos momentos que te da la vida (mini SPOIL: como cuando esta en el balcon y viene el chaval a estar con el Fin SPOIL)

Asi que a ver si encuentro tiempo para ir a leerlo a la FNAC.

Eric Blair dijo...

Mañana me leo la entrada. Ahora quería preguntar dos cosas que no tienen que ver con el post (o tienen que ver sólo un poco):
¿dónde se pueden comprar comics que no sea en el fnac?
y ¿es posible encontrar en algún lado buenas ediciones de la obra de gentes como Milton Caniff, Frank Robbins, Harold Foster y Burne Hogarth?
Gracias.

David dijo...

A mí no me convenció (y el de Paquidermo tampoco). Y eso que se lo regalé a un amigo y le gustó mucho. Él lo veía un poco como un poema, lo que tú dices, sobre la fugacidad de la vida y todo eso.
Tiene detalles y estéticamente la verdad es que está muy bien...pero no sé, no me acabó de convencer.

Eric Blair dijo...

Ya leí la entrada. Muy buena, as usual. Hace bastante tiempo que no leo comics, y nunca me gustaron especialmente los de superhéroes. Pero al leer este blog tengo ganas de volver a frecuentar ese medio con tantas posibilidades expresivas, y que tan bien analizas en cada entrada.
Saludos.

Jero dijo...

Anónimo: a mí "Píldoras azules" ("Pilules bleues") sigue siendo el que más me ha gustado de Peeters, aunque "RG" y "Lupus" me parecen también sobresalientes. Este "Castillo de arena" está uno o dos peldaños por debajo, pero aún así sigue pareciéndome muy recomendable.

Eric Blair: el comic de super-héroes es como el cine comercial norteamericano. Hay muchísima basura, pero eso no significa que no se cuele alguna que otra gran peli por en medio. Si se sabe elegir, se pueden encontrar unos cuantos tebeos de supers absolutamente recomendables. Sobre tus dudas: Planeta de Agostini publicó hace no demasiado una edición (creo que) completa de "Terry y los piratas" de Caniff en álbumes apaisados. No sé qué tal será la edición, no la he leído. Respecto a Foster, todo el mundo habla maravillas de la edición que Manuel Caldas está llevando a cabo (cuando puede permitírselo) de su "Príncipe Valiente". Tampoco la he tenido entre las manos (yo piqué con un coleccionable que sacó hace unos años Planeta y lo dejé al poco tiempo porque la edición era bastante mala), pero ya digo que está considerada como una joya. También Planeta publicó en tomos el "Tarzan" de Foster, seguido a continuación por el de Burne Hogarth. No he leído nada al respecto de esa edición y no puedo pronunciarme. Sobre Robbins lo cierto es que no tengo ni idea, pero a bote pronto no me suena que hayan reeditado nada últimamente. Quizás alguno de mis lectores más puestos en el tema pueda echarte una mano; ya ves que yo tengo serias lagunas respecto a los clásicos... Sobre alternativas a la FNAC: yo en Madrid conozco unas cuantas librerías especializadas bastante buenas, y siempre que puedo compro allí mis lecturas. No tengo ni idea de dónde vives, pero posiblemente en ESTE ENLACE puedas encontrar alguna que te quede a mano. Espero haberte sido de ayuda.

David: sí, yo también lo veo más como un poema o una fábula (el final es bastante claro al respecto) que como un relato convencional. Y a mí sí me gustó, pero sobre todo porque me encanta el dibujo de Peeters. Posiblemente si estuviese ilustrado por un dibujante que no me transmitiese nada me habría dejado totalmente indiferente, porque ya digo que el argumento al final es un poco anecdótico... Para tener mayor calado le haría falta un desarrollo de personajes más complejo (e, inevitablemente, bastantes más páginas).

Jero dijo...

Eric: le he pasado tus dudas a Fran G. Lara (autor del blog El Pequeño Misántropo en el País de los Sueños), que está muchísimo más puesto que yo en comic clásico, y su recomendación es que si no tienes problemas con el inglés, acudas directamente a Amazon. Cito sus palabras textualmente: "IDW ha publicado una edición inmejorable de Terry and the Pirates. Fantagraphics está editando una versión bastante buena de Prince Valiant. La de Caldas se quedó en el número 6 ...y los primeros son inencontrables. Hermes Press está con The Phantom y Buck Rogers. Otras editoriales llevan Bringing Up Father, Little Orphan Annie, Dick Tracy, The Spirit y muchos otros más. Pero siempre en inglés. Y está anunciada una edición de babear del Flash Gordon de Alex Raymond con su topper, Jungle Jim."