jueves, mayo 26, 2011

Alex Turner muerde el relámpago

"(...)
Bite the lightning and tell me how it tastes,
Kung Fu fighting on your roller skates,
Do the Macarena in the devil's lair
But just don't sit down 'cause I've moved your chair."


Pareciera que Alex Turner esté en racha. Desde que publicó el estupendo “The age of the understatement” a cuatro manos con Miles Kane (bajo el nombre artístico de The Last Shadow Puppets), sus trabajos han sido de una calidad cuanto menos notable. “Humbug”, tercer LP de la banda con la que saltó a la fama, Arctic Monkeys, era un duro catálogo de melodías oscuras con un toque stoner aportado por el productor Josh Homme (líder de Queens of the Stone Age e integrante de la superbanda Them Crooked Vultures). Luego vino el amable EP folkie “Submarine”, banda sonora de la película homónima y publicado por Turner en solitario. Y ahora, apenas un par de meses después, el cuarto larga duración de los monos árticos, “Suck it and see”, vuelve a cerrar bocas y a suponer un pequeño paso adelante en el sonido de la banda, que en esta ocasión se endulza y abraza por momentos una luminosidad ausente desde su debut, “Whatever people say I am, I'm not”. Desde el cautivador arranque con “She's thunderstorm”, la impresión que ofrece el nuevo trabajo de estudio del cuarteto de Sheffield (Inglaterra) es la de una investigación en la música pop de décadas anteriores, desde el brit tarareable de Blur en “Black Treacle” hasta el rock de principios de los 70 de Jimi Hendrix o The Doors en “Brick by brick” (curiosamente, el siguiente corte del tracklist). Con todo, estas influencias se acoplan perfectamente a la personalidad musical característica del grupo, rastreable en temas como “Library Pictures” (que remite al “Do me a favour” de “Favourite Worst Nightmare”) o el single “Don't sit down 'cause I've moved your chair”, al que pertenecen los versos que abren esta entrada. Pudiera ser que los Arctic Monkeys hayan estado más preocupados por construir un álbum sólido y de calidad uniforme que por componer un par de pepinazos aderezados con algunas melodías de relleno. Así, y pese a no contener necesariamente las canciones más inmediatas que el grupo haya compuesto, “Suck it and see” se postula, en conjunto, como su mejor trabajo hasta la fecha, susceptible de ser escuchado de principio a fin sin detectar ni un solo bajón cualitativo a lo largo de sus 40 minutos de duración. O tal vez me equivoque, porque cada vez que estos muchachos sacan nuevo disco opino de él exactamente lo mismo: que es el mejor. Sea como fuere, el futuro musical de Turner luce hoy más prometedor que nunca, merced a otro inminente lanzamiento discográfico en compañía de Dizzee Rascal, Lily Allen y el teclista y vocalista de Klaxons, James Right. Se ve que Alex es incapaz de estarse un segundo quieto...

2 comentarios:

charlie furilo dijo...

¿Pero ya se puede descargar? ¿dónde?
no me entero de nada últimamente

Jero dijo...

Yo probaría a teclear en Google "lo que sea + taringa". Allí puedes encontrar de todo, desde discos clásicos que no conoce ni el tato hasta instrucciones para fabricar explosivos caseros, jajaja...