domingo, abril 19, 2009

De terrores espaciales y otros asuntos videojueguiles

De pequeño me flipaban los videojuegos.


Desde los 9 años, momento en que me trajeron los Reyes la Super Nintendo con el “Street Fighter II”, el “Super Mario World” y el “Super Castlevania IV” (uno de mis juegos favoritos de todos los tiempos), hasta que entré en la carrera, una parte importante de mi ocio estaba directamente relacionada con los videojuegos. En todo tipo de plataformas, además. Recuerdo con gran cariño las horas pasadas con la mencionada Super Nintendo (a los anteriores debería añadir otros títulos de los que guardo un grato recuerdo como “Mortal Kombat”, “Megaman X”, “Illusion of Time”, “Yoshii’s Island” o el indispensable “Super Mario Kart”), con la Game Boy (donde el “Tetris” era el rey, aunque también tenía un “Castlevania” estupendo) y también con la posterior PlayStation de Sony (imposible no mencionar los dos primeros “Resident Evil”, el primer “Tomb Raider”, el revolucionario “Metal Gear Solid”, un nuevo “Castlevania” subtitulado “Symphony of the Night” o, por encima de todos, “Final Fantasy VII”, sino el mejor al menos sí el juego que más me ha hecho disfrutar en toda mi vida). También me lo pasé como un enano con algunos juegazos de ordenador como “The Curse of Monkey Island” (el único de la saga que conseguí terminar), “Commandos”, “Grim Fandango” o “StarCraft” (del que, por cierto, ahora se anuncia una secuela que pinta estupendamente).

Pero, una vez en la universidad, poco a poco vi como mi interés por los juegos decrecía y otras cosas iban ocupando su lugar (curiosamente no los comics ni el cine, que ya eran desde hacía años mi mayor motivo de alegrías). No le saqué mucho partido a la PlayStation 2, más allá de las indeludibles partidas al “Pro Evolution Soccer” de turno (el único juego al que he seguido jugando sin descanso y de forma casi diaria en todas las consolas que he tenido) y el muy puntual “God of War” (impresionante, eso sí), último videojuego con historia de fondo que había jugado íntegramente hasta esta semana.


Puedo decir sin miedo a equivocarme que en los últimos 7 años no he prestado casi ninguna atención al mercado consolero, y las pocas noticias de que tenía constancia provenían de amigos que estaban mucho más interesados que yo y, principalmente, de mi hermano. Éste se compró hace un tiempo una X-Box 360, la consola de Microsoft que parece estar ganándole la partida a la PlayStation 3 de Sony gracias a un catálogo de juegos más variado y competitivo (hablo sólo por referencias, así que si me equivoco sois libres de corregirme). He visto a mi hermano pasar sus buenas horas delante de juegos con un aspecto espectacular como “Gears of War”, “Bioshock” o “Assassin’s Creed”, pero debo reconocer que, por muy buena pinta que éstos tuviesen y por muy divertidos que mi hermano jurase que eran, ninguno conseguía acaparar mi atención durante más de unos minutos. He echado también algunas partidas francamente divertidas con la Wii de mi madre, pero ahí influye un componente de actividad colectiva que impide ese vicio compulsivo que sí te atrapa cuando estás enganchado a una aventura con argumento (ya sea un shooter, un RPG o un plataformas). Por lo que a mí respecta, jugar solo a la Wii es como hacerlo al “Parchís” o al “Scrabble”: poco recomendable.


Ese desdén hacia el asunto videojueguil desapareció con la llegada de “Dead Space”. Desde que mi hermano me enseñó las primeras imágenes en movimiento sentí el pálpito de que ése podía ser el videojuego que me atrajera de nuevo al redil (o al lado oscuro, si lo preferís).

Para los que no estén muy al tanto del mundo consolero, aclararé que “Dead Space” es un survival horror (de terror, vamos) ambientado en algún momento distante del futuro de la humanidad. El protagonista es Isaac Clarke (cuyo nombre homenajea a los escritores de ciencia-ficción Isaac Asimov y Arthur C. Clarke), un ingeniero enviado a una misión de rescate en el espacio: la nave USG Ishimura, destinada a una lejana colonia, ha perdido todo contacto con la civilización y alguien debe acudir a dilucidar lo sucedido. Tras un ajetreado aterrizaje en el interior del mastodóntico navío interestelar, Clarke y sus compañeros de misión se encontrarán con una extraña plaga que ha convertido a los pasajeros de la Ishimura en monstruosas (y peligrosísimas) formas de vida no humanas (y de ahí, claro, el terror que emana todo el asunto).

A grandes rasgos, se puede definir el argumento de “Dead Space” como una violenta historia de terror y ciencia-ficción que bebe directamente de películas como el “Alien” de Ridley Scott, “La cosa” de John Carpenter, “Horizonte final” (única cinta visible del realizador Paul W.S. Anderson y curiosamente bastante maja) y “2001: una Odisea en el Espacio”. La ambientación y la atmósfera son sencillamente increíbles, los gráficos son espectaculares (aunque a estas alturas soy incapaz de juzgar los gráficos de un juego con un criterio fiable, todo lo que veo en las nuevas generaciones me parece la caña) y la tensión que todo el juego transmite es insuperable (en alguna ocasión he estado a punto de cagarme de miedito, y conste que soy un espectador de cine de terror y fantástico bastante curtido). El control del juego es muy bueno y además incorpora algunos detalles como la acción en entornos de atmósfera cero (conseguidísima) o los menús holográficos desplegados en tiempo real que consiguen que siempre te mantengas en estado de alerta. Otro factor positivo es que el juego está totalmente traducido y doblado (bastante bien) al castellano.
Quizás el único pero que pueda ponérsele es que el argumento es algo manido (recurriendo a veces a lugares comunes del género), sobre todo si se conocen las obras en que se inspira. De todos modos, la experiencia es tan absorvente y adictiva que cualquier posible ligereza de guión se le perdona sin dudarlo.

Después de 18 horas de vicio codo con codo (18 horas de juego divididas en muchos días, no 18 horas ininterrumpidas, ¿eh?), ayer mi hermano y yo llegamos al final de “Dead Space” y servidor se sintió como cuando se terminó el primer “Resident Evil”, o “Final Fantasy VII”, o aquel lejano “Super Castlevania IV”: la hostia de satisfecho.

Antes siquiera de que pudiera preguntarme si esto sería un gran final o un nuevo y prometedor comienzo en mi errática trayectoria videojueguil, me vi de forma casi inconsciente diciéndole a mi hermano: “ey, tío, ¿ ha salido ya el “Resident Evil 5”?


Una aclaración y una pregunta retórica

1/ Existen un tebeo y una película de animación que sirven de precuela a lo narrado en el juego “Dead Space”. No he leído el primero (firmado por el a-veces-genial-a-veces-lamentable guionista Warren Ellis), pero la peli es un auténtico truño, sólo apta para cinéfilos coprófagos del máximo nivel.


2/ Para ser la primera reseña de un videojuego en El Abismo no me ha quedado tan mal, ¿verdad? De aquí a “Hobby Consolas” sólo hay un paso, jajaja...

7 comentarios:

El chache dijo...

Yo pienso y opino que los videojuegos de antes eran mejor que los de ahora... si, los graficos ahora son impresionantes, pero es que no me gusta pensar.
Un saludete

Jero dijo...

Supongo que la nostalgia tambíén hace lo suyo... A veces se echan de menos esos juegos de 8 ó 16 bits, con sprites mazacotes y fases en scroll horizontal... Pero también es cierto que ante algunas cosas que se ven hoy en día en las consolas y ordenatas de última generación a mí, sencillamente, se me llenan los ojos y se me cae la baba, jajaja...

Cada día los videojuegos se acercan más a las sensaciones que pueden aportarnos una buena película o una serie de tv (con las limitaciones dramáticas propias, cada vez menores, de una aventura interactiva), con protagonistas con personalidad, una puesta en escena apabullante y bandas sonoras que compiten en igualdad de condiciones con las de las pelis...

No me extrañaría que en pocos años se hablase de los videojuegos como un décimo arte, si es que no se hace ya (nunca pensé que acabaría dándole la razón a mi buen amigo Xeo, pero a veces la obviedad se impone...)

Jesus dijo...

Bueno quiero decirte qu el dead space es ciertamente uno de los mejores juegos que he jugado (aun me queda el ultimo episodio XDXD), pero si te ha gustado este entonces juega al Bioshock, si esta hisoria te parecio buena y dices que es inmersivo, te aseguro que el Bioshock le varias vueltas, tanto en historia como en ambientacion, simplemente impresionante. Y otro aun mejor el Fallout 3, en ambientacion y horas de juegop inigualable, excepto puede que por el TESIV: OBlivion, otro juegazo, aunque para mi le spuera el Fallout 3, de verdad si tu hermano tiene el Bioshock no dudes en pasartelo, aunque si te empiezo a decir no paro XDXD. (PD: Ya estoy termianadome la tercera temporada de The Wire, impresionante XDXD)
Saludos desde el sur XD.

Jesus dijo...

y se me olvido decirtelo, pero si no quieres que te destrocen tu idea sobre lo que es el resident evil no pienses en jugar al 5, juegue a la demo y el que casi se pega un tiro soy yo XDXD, y los comentarios de la gente en general no dicen nada bueno, en realidad es lo mismo que el 4, con mejores graficos y con enemigos que ya no son ni zombies XDXDXD, asi que antes de nada dile a tu hermano que se baje la demo por el xbox live y pruebalo x ahi, saludos y si quieres dime el gamertag que usas en la xbox que por ahi podemos hablar gratis XDXD. Saludos

Jero dijo...

Jesus: el problema del "Bioshock" es que, a medida que iba jugándolo, mi hermano me iba contando detalles del argumento, por lo que ahora tampoco me apetece mucho ponerme con una historia de la que ya conozco tantas cosas. De todos modos, por lo que vi la ambientación y los diseños son de quitarse el sombrero. No sé si has leído lo de la peli que se está haciendo, dirigida por Gore Verbinsky. Si es respetuosa con el aspecto visual del juego puede ser un auténtico espectáculo.

El "Fallout 3" es uno de los candidatos para próximas adquisiciones. Ahora estamos exprimiendo a tope el "Street Fighter IV", que ha sacado mi lado nostálgico y me tiene totalmente enamorado.

Sobre "Resident Evil 5", ayer por la tarde estuve leyendo reseñas y viendo vídeos del juego y la verdad es que me ha decepcionado un poco. Parece más un juego de acción que un survival horror, ya no tiene esa atmósfera terrorífica y por lo visto los controles son bastante horribles (no se puede correr y disparar a la vez y cosas así). El problema es que en el piso no tenemos internet (yo actualizo el blog cuando vengo a casa de mis padres, lo que pasa es que este último mes he estado permanentemente aquí por lo de la pierna) así que lo de X-Box Live ni lo olemos, jajaja. Más quisiéramos (sobre todo mi hermano).

Ah, y "The wire" es increíble. Yo voy al ritmo de la edición española en DVD (soy un tiquismiquis: no quiero verla en castellano, no encuentro los capítulos en inglés con subtítulos acoplados y no soporto ver las series en el ordenador, jajaja, así que hasta que no salga en tiendas la tercera temporada no creo que la vea), pero las 2 primeras me han parecido lo mejor que he visto nunca en televisíón (y si mantiene el nivel, acabará por destronar a "Lost" en mi ranking particular). La que por fin he empezado es "Los Soprano", pero como la estoy viendo con mi hermano (al fin y al cabo se la regalé yo a él por Navidad) y estas semanas él ha estado en nuestro piso, en Santiago... Cuando vuelva allí supongo que ya la veremos del tirón, al ritmo de 1 ó 2 capítulos al día.

En fin, menudo ladrillo, jajaja.

¡Un abrazo desde el norte!

Anónimo dijo...

ola jero yo opino que el dead space y el bioshock tienen una buena historia... pero el dead space tiene mucha intriga y demasiaados sustos. Luego el bioshock lo que mola son los poderes y el eve pero como juego de intriga nada comparado con el dead space... bueno un saludo del pequeño saltamontes de NK besos java

Anónimo dijo...

ola jero yo opino que el dead space y el bioshock tienen una buena historia... pero el dead space tiene mucha intriga y demasiaados sustos. Luego el bioshock lo que mola son los poderes y el eve pero como juego de intriga nada comparado con el dead space... bueno un saludo del pequeño saltamontes de NK besos java