lunes, febrero 23, 2009

Reflexiones post-Oscar

Contradiciendo lo dicho en la entrada inmediatamente anterior, esta madrugada me tragué enterita la ceremonia de entrega de los Oscar. No por gusto, sino porque pasé la noche en vela ultimando las páginas de una inminente entrega de trabajo y, aprovechando la coyuntura, dejé la radio puesta para irme enterando de los galardones minuto a minuto.

Echando un ojo a mi quiniela, veo que he acertado muy poquito y casi todo en las categorías más previsibles (lo de Heath Ledger y Penélope Cruz estaba cantado).

En general, la sensación que me ha dado esta última entrega de premios es que la Academia tiene muy poco criterio cinematográfico. Ya no tanto por distinguir a “Slumdog millionaire” como la gran película del año (¿de verdad alguien opina que sea una cinta digna de pasar a la historia, al nivel de “El padrino”, “Sin perdón”, “La lista de Schindler” o “Lawrence de Arabia”?) sino por negarle la estatuilla a “Wall-E” en las categorías de mejores efectos de sonido y mejor canción (aunque lo apropiado hubiera sido nominar y premiar a Springsteen, qué carajo), a “El curioso caso de Benjamin Button” en fotografía y a cualquiera de las otras nominadas en montaje. Resulta molesto que los Oscar se entreguen casi siempre en manada a la gran triunfadora de cada edición, como si el resto de cintas no pudieran ser superiores en cada aspecto por separado. Así pasan descalabros como el de este año, o los de “El retorno del rey” o “Titanic”, que se beneficiaron del “donde va Vicente” y se pusieron las botas recibiendo Oscars inmerecidos.

En fin, que están locos estos académicos…


…pero qué bien canta Hugh Jackman.

4 comentarios:

Silvia dijo...

¿Has visto como se lo han dado al Señor Sean Penn? :p

Jero dijo...

He visto, he visto, jejeje... Por cierto, me ha gustado mucho su discurso...

Anónimo dijo...

Hola Jero
Soy Juan, Acabo de ver la Gran triunfadora de estos Oscars y me he dirigido directamente a tu blog, porque necesitaba compartir mi opinión sobre esta obra de arte con alguien con el que lo he hecho en bastantes ocasiones, aunke ahora por un canal diferente, jeje. COMO EN LOS VIEJOS TIEMPOS!!!
Increíble, emocionante, perfecta, redonda, vibrante... cualquier calificativo positivo para esta pedazo de cinta.
Después de Trainspotting, ver esto es volver a sentir el ritmo trepidante, la innovadora manera de narrar, la saciedad de planos torcidos, de montajes del derecho y del revés, el tren que viene y va, los planos imposibles (dentro del agua), la mierda como gran conquistadora de alguna secuencia, la BSO fuerte, enérgica y un final que te carga de positivismo.
No quiero desvirtuar los logros de otras películas, pero esta es evidentemente superior al resto en muchos aspectos. Es un producto audiovisual y por lo tanto es un todo. Es más lógico que se haga un análisis global y que por ello se lleve la palma en aspectos que por separado podría haber sido superada por otras pelis (efectos de sonido- wall-e). ES LA GRAN MERECEDORA.
Creo que me voy a cambiar la chaqueta de Quentin por la de Daniel, jejej.

Un saludo JERO!!

Jero dijo...

¡Juan! ¡Qué alegría tenerte por aquí!

No sé si habrás leído la reseña que hice en este blog de "Slumdog millionaire", en este enlace:

http://elabismotedevuelvelamirada.blogspot.com/2009/02/dickens-en-bombay.html

A mí me decepcionó, la verdad, aunque tampoco va a ser un desacuerdo tan radical como el que tuvimos con "Lucía y el sexo", jajaja.

Pensando un poco en ella estos días, me vino a la cabeza una reflexión que puede ser una paja mental, pero que para mí no deja de tener cierto sentido: desde un punto de vista sociológico, el hecho de que "Slumdog millionaire" resultase gran vencedora de los Oscar pone de manifiesto el panorama político-económico actual. Mientras "Mi nombre es Harvey Milk" y "El curioso caso de Benjamin Button" parecen querer decirnos que nunca es tarde para hacer algo importante con tu vida, pero tienes que esforzarte en conseguirlo, "Slumdog" nos dice que está escrito y si lo deseas lo suficiente se hará realidad.

El mundo occidental no quiere luchar contra la crisis haciendo sacrificios económicos y quiere olvidarse de los descalabros de la administración Bush. Quiere pasar página y sentarse a esperar un milagro porque, aparentemente, ya nos lo merecemos. Es un rollo muy Obama, creo yo. El recién llegado que da un vuelco a la situación americana y que promete acabar con las intervenciones militares y recuperar el empleo y mejorar la sanidad. Algo que parece caído del cielo. Pero al final Obama no cambiará las cosas chasqueando los dedos como un genio de la lámpara: habrá recortes presupuestarios, habrá polémicas en el cierre de Guantánamo y en la retirada de tropas, etc. etc.

Conclusión: "Slumdog millionaire" demuestra que nuestra sociedad no quiere hacer frente a sus problemas, quiere tener fe en el destino y en los milagros. Quiere creer y que sea una misteriosa mano divina la que ponga las cosas en su sitio.

Una cosa: ¿viste todas las nominadas a los Oscar? Dices que "Slumdog" es muy superior en muchos aspectos, cosa que yo no creo, y aún no he visto ni "El lector" ni "Frost contra Nixon"...

Vamos, que yo sigo con Quentin al 100%, jejeje. Y más después de ver las primeras imágenes de "Malditos bastardos".

Un abrazo y nos vemos pronto! (un día de estos voy a Coruña, que tengo unas ganas enormes de veros...)