martes, septiembre 18, 2012

(Battle) Born in the USA

The Killers ya no molan.

No lo digo yo, ojo, sino la crítica musical seria y los bloggers entendidos. Molaban antes, al principio, cuando dieron el campanazo con “Hot Fuss”, un LP del que resulta realmente difícil destacar algo más que esos tres singles portentosos que los auparon a la fama. The Killers empezaron a no molar con su segundo disco, según muchos, porque “Sam's town” (que así se llamaba) dejaba de lado la tendencia indie para abrazar el rock de estadios alla Springsteen. Porque buscaba la épica, una cosa que no mola nada en estos tiempos en que lo cool es ser un cínico por vocación o un simpático nihilista. Para otros, The Killers dejaron de molar cuando publicaron hace cuatro años un single titulado “Human” que se convirtió en el último grito en politonos para el móvil y que supuso el derrumbe de su credibilidad como banda respetable de música pop. Para la inmensa mayoría de sus detractores, sin embargo, The Killers no molan porque Brandon Flowers y compañía (esos tres cuyo nombre nadie recuerda... ni siquiera el del tipo que parece hermano gemelo del actor Jason Lee) son unos horteras. Y mormones. Y republicanos (y amiguetes de Mitt Romney). Y porque hacen música para quinceañeras.


Pero a mí sí me molan The Killers. Me gusta moderadamente su primer disco (“Hot Fuss”) y me divierte bastante el tercero (“Day and Age”). Me vuelve loco “Sam's town”, el segundo (el de la épica para estadios; el que recuerda al Boss). Y me gusta mucho el que sale oficialmente hoy a la venta: “Battle Born”.

No voy a negar que The Killers sean unos horteras. Tú también lo serías si hubieses crecido en Las Vegas, maldita sea. Tampoco puedo desmentir (como si importase lo más mínimo) el hecho de que al menos uno de ellos, Flowers, sea mormón y republicano. Ni siquiera que hagan música para quinceañeras. Pero ¡ey! yo una vez tuve quince años y tampoco estuvo tan mal. Bueno, vale, reconozco que podría haber estado mejor. Ejem. Corramos un tupido velo.


“Battle Born”. Sí, a eso iba.

Un disco que es todo lo que uno podría esperar a estas alturas de The Killers: una colección de baladas románticas para bailar apretaditos y medios tiempos ampulosos que terminan infinitamente mejor que como empiezan, todo ello sazonado con guitarras y teclados de inconfundible aroma ochentero, ligeros arreglos electrónicos, "coros al estilo Queen" (alguien debería registrar esta frase y hacerse de oro cobrando derechos) y toneladas de épica. Y en medio, cuatro cortes arrolladores: “Flesh and bone”, “Runaways”, “The Rising Tide” y el titular; definiciones perfectas del término “grower” que quedarán de pinga junto a “Somebody told me”, “For reasons unknown” y “Spaceman” en el futurible greatest hits.

Así, “Battle Born” es un cruce (im)perfecto entre “Sam's town” y “Day and age”. Un álbum incapaz de decepcionar a cualquier fan de la banda que no se haya ido quedando en la cuneta tras cada nueva decisión creativa de Flowers y cía. a lo largo de la última década. Sin duda, un éxito a muchos niveles.


Mmm.

Para ser una reseña sobre un disco tan grandilocuente como “Battle Born”, esto ha quedado un poco soso. Toca sacarse de la manga una bottom line epatante: si Bret Easton Ellis hubiese escrito “American Psycho” la semana pasada, The Killers serían el grupo favorito de Patrick Bateman. ¿Cuenta eso como una recomendación?

6 comentarios:

Nemo dijo...

El tipo que parece hermano gemelo del actor Jason Lee se llama Ronnie Vannucci, es el batería y tiene un proyecto por su cuenta la mar de interesante, Big Talk. Recomiendo para iniciarse los dos singles extraidos del LP, Getaways y Replica. En El País de los Sueños han sonado bastante.

Y sí, el nuevo disco de The Killers no hay por donde cogerlo.

Jero Piñeiro dijo...

Pues si este disco te da dentera, ya verás el próximo que asomará por aquí, Fran. A mí ya digo que "Battle Born" me ha gustado mucho, y eso que después de "Flamingo" (el LP de Flowers en solitario) no me esperaba nada bueno. Yo creo que éste es el típico álbum que tienes que darle 3 ó 4 escuchas antes de emitir un veredicto. Al menos en mi caso las impresiones han pasado de un "buf, qué horterada" a un "¡qué horterada, cómo mola!" en cuestión de días.

Lo de Vannucci era retórico, pero acabo de escuchar los dos temas que comentas de Big Talk (eso sí que no lo sabía) y no suenan nada mal, aunque si te gustan esos no entiendo qué puedes ver de malo en "Battle Born". Tampoco están tan alejados, en realidad.

Nemo dijo...

Cierto, no están tan alejadas en sonido, pero, oh, las de Big Talk son buenas canciones.

Jero Piñeiro dijo...

¿Sí? Bueno...

Nemo dijo...

Oh, te repites, babe...

Jero Piñeiro dijo...

;P