domingo, enero 01, 2012

Top 10: mis discos favoritos de 2011

Siendo honesto, debo confesar que durante el pasado 2011 no he estado demasiado pendiente de la actualidad musical. La pereza le ha ganado la partida a la curiosidad en más ocasiones de las que puedo recordar y no he llegado a interesarme ni un ápice por muchos de los álbumes y artistas mejor valorados por las "grandes cabeceras" (entrecomillo y "cursiveo", conste) del periodismo musical (James Blake, The Horrors, Fleet Foxes…). Entiéndase por tanto la siguiente lista como una ordenación hecha con toda la buena intención de que soy capaz, pero obviamente lastrada por mis filias y fobias, mis prejuicios y mi apatía a la hora de forzar un poco el oído y darle una oportunidad a LP’s que, con algunas escuchas más de las concedidas, quizás se habrían ganado un hueco, merecidamente, en este humilde top 10. Considérese además (y valga también esta regla para los inminentes listados sobre cine y tebeos) que, como en años anteriores, sólo he tenido en cuenta los lanzamientos acontecidos estrictamente entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2011 y que las reediciones no entran en ningún caso a concurso. Y una última aclaración: en esta ocasión el orden de los títulos mentados es más caprichoso y circunstancial que nunca. Ni ha habido un destacado ganador entre mi preferencias musicales del 2011 ni considero que el segundo título de este top 10 sea claramente superior al tercero o el primero al cuarto. Al final han sido las simpatías personales y el pie con el que me levanté esta mañana de la cama quienes han decidido la alineación final.

Dicho lo cual, empezamos el repaso a mis discos favoritos del pasado año:

10- Florence + the Machine – Ceremonials


Si el segundo LP es la prueba de fuego a la que todo artista emergente debe enfrentarse para consolidar su posición o hundirse en el actual maremágnum musical, no me cabe la menor duda de que Florence Welch ha logrado con este “Ceremonials” revalidar aquella fama bien ganada con su debut “Lungs”. Un disco enérgico y barroco que raya constantemente el exceso, sí, pero también la excelencia en incontables momentos.


9- PJ Harvey – Let England shake


Tras reinventarse como artista en el etéreo “White chalk”, el torbellino rockero anteriormente conocido como PJ Harvey se convierte con este desconcertante álbum de crecimiento imparable en la cantautora con ínfulas historiográficas llamada (claro) PJ Harvey. Si el célebre dicho “renovarse o morir” sigue tan vigente en el convulso presente de la satisfacción inmediata a un click de distancia como en los viejos días del Imperio Británico, “Let England shake” es un disco repleto de ambición y de vida.


8- Vetusta Morla – Mapas


Al igual que ocurría con Florence + the Machine, el sexteto de Tres Cantos afrontaba en 2011 el duro reto de revalidar o desacreditar los logros alcanzados con un debut tan inspirado como lo fue en su momento “Un día en el mundo”. Siguiendo la senda del continuismo, Vetusta Morla defiende en “Mapas” la legitimidad de su fulgurante éxito ofreciendo una sucesión milimétricamente calculada de singles pegadizos, medios tiempos mágicos y baladas íntimas que muestran su mejor versión en un directo de ensueño.


7- Kasabian – Velociraptor!


La de Kasabian fue, en lo que a mí respecta, una de las sorpresas más positivas del año. Sus tres primeros discos no habían conectado conmigo en absoluto, por lo que de ningún modo podía imaginarme que este “Velociraptor!” se convertiría desde la primera escucha en una de mis perennes compañías musicales durante el último semestre. Sumando a lo mejor de sus esbozos electrónicos previos un indisimulado gusto por el rock y la psicodelia de los 60’s y 70’s, la banda de Leicestershire ha logrado con su cuarto larga duración colarse por méritos propios en la primera división de mis filias melómanas.


6- The Decemberists – The king is dead


“The king is dead” es la clase de álbum que me recuerda a las tardes de domingo de mi infancia, tirado en el suelo del salón, dibujando dinosaurios mientras mis padres y mi hermano merendaban café con magdalenas. El tipo de música que podría sonar en el tocadiscos de mi viejo hace 20 años y en el mp3 de su coche la semana pasada: esa combinación de pop, country, folk y nostalgia que me hace sentir rematadamente bien.


5- Extremoduro – Material defectuoso


Tras el giro progresivo que supuso su obra maestra “La ley innata”, los extremeños liderados por Robe Iniesta volvieron este año a entregar un álbum que los sitúa en una categoría exclusiva dentro de la música estatal: la suya propia. “Material defectuoso” no hace caso a su título y entrega seis largos cortes de un AOR toxicómano cada vez más alejado del kalimotxerismo de barrio: piezas tan delicadas como rabiosas que tensan los nervios y hacen fluir las emociones.


4- The Black Keys – El Camino


El álbum más enérgico y genuinamente guitarrero de 2011 vino firmado por el tándem Auerbach-Carney, dos amantes del rock de la vieja escuela que han pasado de idolatrar la crudeza low-fi del dios Hendrix a componer junto al productor Danger Mouse auténticos hits bailongos para las nuevas generaciones. Y si no que se lo pregunten a Derrick “estrella-de-YouTube” Tuggle.


3- Girls – Father, Son, Holy Ghost


No contentos con componer mi canción favorita del año, Christopher Owens y Chet “JR” White han decidido acompañarla de otras diez gemas sonoras que van del surf edípico al hard rock desatado pasando por bonitas tonadas con letras emo, redondeando un disco heterogéneo, excesivo y trufado de talento que ha conseguido cautivarme sin remisión desde el primer puchero.


2- Sidonie – El fluido García


Lo venían anunciando con sus últimos trabajos, pero no fue hasta 2011 que Sidonie logró concretar su gran disco, su “Sgt. Pepper’s…”, su “Pet Sounds”. Delirios de psicodelia, guiños autoconscientes a la British Invasion y juegos vocales de un gusto exquisito se combinan en un álbum conceptual que lleva un paso más lejos la sensibilidad musical que hasta ahora había hecho del trío catalán una de las bandas de referencia dentro del (mal llamado) indie español. Con “El fluido García” Sidonie abraza el universo y le pega un monumental beso de tornillo.


1- Tom Waits – Bad as me


…o a la mierda el hype, el moderneo y los grupitos de niñatos compungidos con voces de algodón y caras de no haber roto nunca un plato. Con una extensísima trayectoria musical a sus espaldas y un carisma en el que no hacen mella ni las modas ni los vasos de licor, el cantautor californiano publicó en 2011 otra nueva joya que enmarcar dentro de un itinerario vital único e irrepetible. Al igual que Dylan, Springsteen o Bowie, Waits se ha convertido con el paso del tiempo en algo más que un compositor inagotable o un letrista tocado por el verbo divino: es una actitud, un icono, una leyenda. 40 años después, el viejo pirata Tom sigue siendo la última hoja en el árbol.


Se han quedado fuera, por la mínima, tres discos que quizás habrían entrado en este top 10 si la hora de redactar estas líneas me hubiese pillado de un humor diferente. Me refiero a “Circuital” de My Morning Jacket, “Veronica Falls” de Veronica Falls y “Suck it and see” de “Arctic Monkeys”.

En el terreno de las grandes decepciones, la palma se la llevan mis (habitualmente) idolatrados Radiohead con su insípido “The King of Limbs”, Coldplay con el vacuo y facilón “Mylo Xyloto” y el combo Lou Reed + Metallica con ese engendro musical que responde al nombre de “Lulu”: confieso que aún no he sido capaz de escucharlo al completo ni una sola vez.

10 comentarios:

Gatoni dijo...

me gusta la selección... muchos los he oído/descubierto en el trabajo... y ahora me toca seguir al día... (aunque he de decir que no son los más vendidos... Adele (que me consta que te gusta), Amy Winehouse, Pablo Alborán, Julio Iglesias o el Dúa Dinámico se llevan la palma...)

Niña imantada. dijo...

La verdad es que el 2011 ha sido algo flojillo..a ver si las cosas que esperan publicarse el año que viene captan algo más mi atención porque, al igual que comenta usted en su introducción, este año he estado muy desconectada y desganada en este aspecto (con lo que era antes..ais).

Yo destacaría Explosions in the sky, Beirut, Fleet Foxes, M83 y (aunque se salga algo de la línea) Adele.

Espero que en este 2012 siga usted haciendo recomendaciones para que sus fieles lectores :P podamos seguir descubriendo cosicas.

Cuidese!

David Pose dijo...

Pues a mi el 2011 me parecio un año DPM aunque mi Top1 es PJ de calle, como publique xDD a saber las veces que lo habre escuchado (el de M83 me dejo>> :o )

En decepciones yo meto también a Strokes, que el de Radiohead me encanta xD

Anónimo dijo...

Hi porca!

Que sepas que un servidor toma buena nota de tus recomendaciones: The Black Keys ya están (¡¡por fin!!) almacenados en mi disco duro y gran parte de los integrantes de tu lista ya lo estaban. Habrá que darle chance a Sidonie y a su "García's Floyd"

Mmm... Espero saber de tus impresiones de Drive. A mí, particularmente, no me parece estar a la altura de esas críticas (Boyero, ¿te sientes generoso?) que la ponen por las nubes.

¡Falamos!

tenenbaum dijo...

Buen top 10 (y bien distinto de muchos otros). Conste que creo que "The King of Limbs" no ha sido mejor porque a Thom Yorke no le ha dado la gana, que yo creo que si juntásemos posteriores singles y remezclas de sus canciones hubiese quedado un disco la mar de majo, pero eso de quedarse en 8 que tampoco son temones, luego sacar remixes a cuentagotas y después singles ha sido una maniobra de marketing más que otra cosa. Veo una coincidencia fija, otra más que probable y otras dos posibles con mi top 10.

Jero dijo...

Gatoni: del disco de Adele me gustan unas cuantas canciones ("Rolling in the deep", "Someone like you", "Set fire to the rain" o la versión de The Cure) pero el conjunto me parece muy irregular; el póstumo de la Winehouse no lo he catado, y los otros que mencionas, sorry, ni con pinzas...

Mademoiselle Imantada: no sé si flojillo. Igual he sido yo el que no ha sabido rebuscar un poco más. El de Explosions in the sky lo escuché poco (pero no me aportó nada que los anteriores no me hubiesen ofrecido antes), el de Beirut me pareció más de lo mismo, de Fleet Foxes pasé olímpicamente y el de M83 me gustó a rachas: tiene canciones estupendas ("Midnight city" la primera, claro) pero se me hace demasiado largo y disperso...

David Pose: ante todo, bienvenido y muchas gracias por comentar :) El de PJ Harvey lo empecé a escuchar hace apenas un par de semanas porque lo veía en todas las listas de lo mejor del año (en el momento de su publicación fue uno de los que me dio pereza, no recuerdo muy bien por qué) y todavía no le he sacado todo el jugo que está demostrando tener. Quizás con más tiempo y escuchas habría escalado unos cuantos puestos en este top 10. Al fin y al cabo, la lista la elaboro desde la honestidad de "los discos que más me han enganchado" y no desde esa perspectiva algo snob de "qué creo que es objetivamente mejor". Por eso se llama "mis discos favoritos de 2011" y no "los mejores discos de 2011". Esos no tengo ni idea de cuáles son. El disco de Radiohead no me parece horrible, pero sí lo suficientemente soso como par ser consciente de que, si no lo firmasen Yorke, Greenwood y comañía, no le hubiese dado ni la cuarta parte de oportunidades para convencerme. Por otro lado, me he dado una vuelta por tu blog y me ha gustado mucho. Con tu permiso, lo enlazo en la columna de la derecha para poder echarle un vistazo a las nuevas entradas que vayas añadiendo (aunque te advierto yo que soy más de leer agazapado "behind the musgo" que de comentar a diario).

Porca: aún no he podido ver "Drive". Espero no compartir tu opinión, porque llevo meses dejándome crecer los dientes ;) A ver si te gusta el de Sidonie; la verdad es que no sé si será de tu rollo musical.

Tenenbaum: ¿podría "The king of limbs" haber sido mucho mejor de haberle añadido los singles posteriores? Posiblemente. Pero a la hora de juzgar el disco en sí mismo, me parece un razonamiento del tipo "si mi abuela tuviera cojones sería mi abuelo". Es decir, que ya sabemos que Radiohead puede hacerlo mucho mejor, pero desgraciadamente no lo ha hecho. Esperemos que hayan aprendido la lección y que para la próxima vuelvan a sorprendernos con un "Hail to the thief", un "Amnesiac" o (en menor medida) un "In rainbows". Tengo ganas de leer tu top 10 del año. No tengo muy claro cuáles de los que menciono en esta entrada pueden aparecer por allí (aunque sospecho que Extremoduro y The Decemberists se quedarán fuera... quién sabe, igual me equivoco). Anda, no te demores mucho en subir tu lista ;)

Jero dijo...

Perdonad los errores de redacción (cosas como "Yorke, Greenwood y comañía" o "aunque te advierto yo que soy más de leer agazapado"). Los fallos del directo, u know ;)

charlie furilo dijo...

Coincidimos en muchos, camarada. Joder con la PJ Harvey, sale en los primeros puestos de innumerables listas. A mi nunca me ha dicho gran cosa, pero habrá que probar.

Quien si me apetece escuchar a priori, y no conozco nada de sus trabajos, es Florence & The Machine...

Jero dijo...

Te lo había comentado en tu blog, Charlie: parece que nos hemos pasado el 2011 escuchando los mismos discos, jejeje. "Let England shake" ha arrasado en las listas de mejor valorados del año de muchísimos medios (desde revistas de prestigio hasta blogs amateurs como el mío) y creo que ha sido un éxito merecido. Vamos, que muy recomendado por mi parte aunque con cierta paciencia: no es un disco de asimilación inmediata. Totalmente lo contrario a los dos LP's que lleva publicados hasta ahora Florence + the Machine, que entran como agua. El primero es ligeramente mejor que el segundo (por la novedad, en parte) y creo que sería el punto de entrada perfecto para adentrarse en su discografía...

charlie furilo dijo...

Te he hecho caso y estoy escuchando el primero de Florence+the machine vía Spotify y la verdad es que mola un rato. Gracias!!!