miércoles, mayo 07, 2008

Taaa naaa tananán, tanatanatana tana tananán…

Yo tenía la intención de escribir un poquito sobre “La familia Savage”, una peli típicamente indie (ya sabéis, ese género que se ha puesto de moda en EE.UU. desde que existe el festival de Sundance y en el que cabe de todo siempre que los personajes citen a Proust o Bretch mientras lloran por su homosexualidad-reprimida/secuelas-de-maltrato-infantil/fragmentación-del-núcleo-familiar/poned-aquí-lo-que-os-apetezca) que me dejó un muy buen sabor de boca: bien escrita, bien dirigida, excelentemente interpretada y con música de Stephen Trask… si además le sumamos un fantástico cartel para su distribución en yankilandia obra de mi admirado Chris Ware (en España, incomprensiblemente, se publicita con una foto de lo más sosa en la que salen los dos personajes protagonista), pues punto y minipunto para el equipo de los pajilleros pedantes.


Como decía, yo tenía la intención de escribir un poquito sobre “La familia Savage”, pero la verdad es que ayer por la tarde fui al cine a ver “Iron man” (la última adaptación de un super-héroe Marvel a la gran pantalla) y se me quitaron de golpe todas las ínfulas de trascendencia.
Ya sabéis lo que pasa: uno, como devorador de comics que es, se ve una de estas pelis que adaptan las aventuras de alguno de sus personajes viñeteros favorito y se retrotrae a los 6 años y a aquellas sesiones de peleas de muñecos articulados en la bañera hasta que el agua estaba fría y se le quedaban los deditos arrugados como a un viejuno; y claro, no puede separar el frikismo y la nostalgia de la capacidad crítica… y luego la gente lee sus reseñas blogueras y se piensa que el pobre es un débil mental que se pone bruto cuando Tobey Maguire o Christian Bale se enfundan unas mallas y se ponen a dar saltitos por un decorado.

Pues bien, no puedo negarlo: me pongo bruto, es la verdad. Me gustan los super-héroes desde que tengo uso de razón y siempre seré compasivo al juzgar estos productos de marketing enlatados (nunca mejor dicho, dado el film que hoy nos ocupa) y listos para que el gran público se lo pase pipa durante dos horitas dejando que las neuronas se tomen un merecido (o inmerecido, según) descanso.

¡Pero es que me lo pasé de puta madre viendo “Iron Man”! No es “El Padrino”, eso por descontado, pero la peli tiene ritmo, el director cumple (vamos, que no la caga y demuestra “oficio”, que es el eufemismo que se usa en el cine para la mediocridad), los efectos especiales están muy bien integrados y el diseño de producción es notable. El argumento se desmenuza en un par de líneas y la (supuestamente) climática batalla final está carente de toda épica y emoción, pero tales errores se perdonan gracias a tres virtudes de las que toda adaptación super-heroica debería aprender:

1-El casting es perfecto, y punto pelota. Robert Downey Jr. es Tony Stark. Es tan Tony Stark que ya era Tony Stark, sin saberlo, antes de que se iniciara siquiera el proyecto de una película sobre el personaje. Juerguista, arrogante, borracho, semental y, sobre todo, brillante, Tony y Robert son uno. Visto ahora, está claro que su elección para encarnar al vengador dorado no sólo era obvia, sino que era la única posible si la película quería llegar a buen puerto. El resto del reparto también cumple con nota, pero es que Downey Jr. se come la pantalla y no deja espacio para fijarse en nadie más (un poco a la manera de Johnny Depp en “Piratas del Caribe”).

2-Aunque el argumento sea lineal y previsible, los diálogos son chispeantes. Al contrario que en otras olvidables adaptaciones Marvel precedentes (véase “Daredevil”, “Fantastic Four” o la muy despreciable “Ghost Rider”), aquí los guionistas se lo han tomado en serio y han hecho salir a flote unas situaciones pasadísimas de rosca imponiendo con muy buen criterio un equilibrio entre el humor (descacharrante en ocasiones, sobre todo en lo que a la actitud de playboy de Tony se refiere) y los momentos serios (sin ponerse nunca excesivamente dramáticos), dotando al film de un aire de aventura intrascendente y un poquito naif (su simplificación de los tejemanejes de la industria armamentística o la reconversión de Tony en abanderado del pacifismo están tratados con tal ingenuidad que no pueden sino entenderse como ramalazos puramente “camp”) que se agradece enormemente.

3-“Iron man” es, posiblemente, la adaptación más fiel (que no la mejor, ahí se encontraría por debajo de “X-2” y “Spider-man 2”) de un personaje Marvel a la gran pantalla: una película hecha por fans del personaje y, sobre todo, para fans del personaje. Aquellos que nunca hayan leído un tebeo del super-héroe metálico pueden acercarse al film sin miedo a perderse: todo está explicado con una claridad meridiana y está pensado para ser 100% disfrutable sin conocimiento previo de la mitología Marvel. Ahora bien, quienes lo pasarán como auténticos enanos serán aquellos que conozcan la trayectoria del personaje en su medio original, pudiendo reconocer alusiones al Mandarín, Máquina de Guerra, S.H.I.E.L.D. (aquí traducido como “E.S.C.U.D.O.”), la saga “Extremis” (aquellos seis divertidos números guionizados por Warren Ellis y dibujados por el espectacular Andi Granov) o… bueno, me callo, que tampoco quiero joderle a nadie la gran sorpresa de la peli. Simplemente diré que después de los créditos finales hay una última escena que ha hecho que mi tierno corazón friki diera un mortal con triple tirabuzón dentro de la caja torácica.

En fin, que las pelis de super-héroes viven un momento dorado (joder, hoy estoy de un ingenioso que asusto, ¿verdad?), más si atendemos a la buena pinta de los últimos trailers de “The Incredible Hulk” (¡escrita por el propio Edward Norton, eso tengo que verlo!), “Hellboy 2: the Golden Army” o la muy prometedora “The Dark Knight”.

Si son tan divertidas como este “Iron man”, servidor y el niño de dedos arrugados que un día fue se sentirán más que satisfechos.

(Por cierto, si el título de esta entrada os ha parecido indescifrable, aquí encontraréis una pista de a qué carajo me estaba refiriendo).

5 comentarios:

Home de xeo dijo...

Dado mi estado económico, dudo mucho que vaya a verla al cine, pero lo cierto es que la de Iron man me da buenas vibraciones. No como con Hulk o los 4F que ni siquiera por curiosidad me dio por echarles un vistazo...

El juego también tiene buena pinta, y teniendo en cuenta los productos derivados que salen de este tipo de producciones, es toda una sorpresa.

Saúdos

Quela dijo...

Se me había hecho la boca agua, tenía previsto y veía necesario ir al mágico mundo del cine para abrir boca antes del 18 de junio… La verdad es que ando a pies juntillas desde mi terrible desencuentro con “ghost rider”, mal recuerdo en demasiados sentidos. Por otra parte tengo que admitir que me ha sido imposible visualizar su recomendación (algo que supongo ya sabía que me pasaría ;). No obstante, he redescubierto una peliculita, ya sabe de las de blanco y negro “El pueblo de los malditos” de Wolf Rilla, si no la ha visto, (algo que me extraña) es aconsejable. Y para ir finalizando solo decir que por fin he visto la versión de Blade runner (en la que me quito el sombrero, no sé con cual de los DvDs disfruté más). Ah!, sigo visitando la página del país, a lo que prefiero no hacer comentarios, pues soy algo ignórante en la materia, pero no puedo evitar que se me salte el hígado al ver algunos de los favoritos y ver que no está uno de los que más me gustan entre ellos (no le diré de quien es, jeje). Sobre Retranca, espero seguir viéndola en los quioscos por mucho tiempo, aunque por estos lares aún no ha llegado el último número. De recomendaciones musicales...estoy descubriendo a Rachid Taha,pero suena bien la recomendación de Adele19,tendré que pobrar.

Jero dijo...

Home de xeo: no sé si te gustará, no sé por qué me da que esta tampoco es de tu estilo. Y "Hulk"... bueno, a mí no me había parecido mala, la verdad. Un poco lenta y demasiado profunda, pero se dejaba ver. Con todo, creo que la nueva se adapta mejor (al menos el trailer) a lo que debe ser una peli de Hulk.

Quela: ¡cuánto tiempo! Ya pensé que habías dejado de pasarte por aquí en tus ratos libres (quizás verme en plena euforia de SingStar te dio una imagen equivocada de mi persona, jajaja).
"Ghost rider" es infumable, no hay por donde cogerle. Además, cada vez que veo a Nicolas Cage haciendo el ridículo me pongo de mal humor, porque este señor ya ha demostrado que puede lograr interpretaciones excelentes ("Leaving Las Vegas", "Adaptation"...)
De "El pueblo de los malditos" conozco la versión en color dirigida por Carpenter y protagonizada por Christopher Reeve y Mark Hamill. Seguro que la original es mejor, no me cabe la menor duda.
De "Blade Runner" no tengo nada que decir (sólo me pongo de rodillas y alzo los brazos como el impuro adorador que soy), y espero que la "Retranca" llegue pronto a Burela (pero claro, es que a Burela...) y que le guste el disco de Adele, que a mí me parece la mar de majo.
Bicos! (y a ver cuándo se repite una escapada a la nieve/donde sea para poder hacer el payaso a gusto)

Emma dijo...

Por fin he visto Iron Man !!! bua genial. Me lo he pasado en grande

Por cierto, te quedaste hasta el final de los créditos ? Dan una pequeña pista sobre lo que puede pasar a continuación, y uuffff, dá mucho de que pensar ;-)

Biz desde Paris !

Jero dijo...

Emma: ay ay, léete la reseña, que comento explícitamente lo de la escena final, jejeje. Y mucha suerte en tu nueva vida parisina!