miércoles, mayo 07, 2008

Giraluna

“Escuchadme, girasoles,
habla vuestro rey.
Conocéis perfectamente
nuestra antigua ley:
Por la noche hay que bajar
la cabeza sin hablar.

Cortaré el maldito tallo
al audaz traidor
que alzó su flor a oscuras
antes del albor.
Pronto lo descubriré:
he citado al comité.

El giraluna
dormía de día huyendo del sol.
El giraluna
giraba y miraba de frente a la luna.
El giraluna,
con pétalos blancos, un día escapó.

La más alta recompensa,
palabra de honor,
al que encuentre sus semillas
negras de impostor.
Una nota nos dejó:
“Acabaréis en un jarrón”.

El giraluna,
con pétalos blancos, un día escapó.

Bellos y sin vida son,
girasoles de Van Gogh.

El giraluna
dormía de día huyendo del sol.
El giraluna
giraba y miraba de frente a la luna.
El giraluna,
con pétalos blancos, un día escapó.”


[Tremendo temazo de los catalanes Sidonie, que sirve de broche de excepción para un disco excelente, “Costa azul”. Ultra-recomendables también la canción que da nombre al disco y, sobre todo, “Los olvidados”, con una letra pasteloso-grotesca que dice mucho más de lo que cuenta. Descubrí esta banda gracias a Creep, que ejerce conmigo de Doraemon musical: cada vez que paso más de diez minutos a su lado empieza a sacarse de su bolsillo mágico un montón de grupos y canciones cojonudos que inevitablemente se convierten en mis nuevos referentes musicales…]

1 comentario:

Quela dijo...

Que envidilla “sana”, en lo del concierto de los “supuestos U2”, aunque bueno, hasta que deje de estar en el paro, me parece que de conciertos, al menos los que tengo interés, no podrán ser, ya sacrifiqué a Marlango y alguna otra cosilla, así que… De Sidonie, puf, me despierto con el Giraluna y ando con los Olvidados, pero bueno, eso ya me pasó con On the sofá, del Cd “Shell Kids”, las letras, puf... hasta pensé poner el giraluna en un trabajo (ya se, estoy como una chota) y la de los olvidados, que decir, mirando la superficie, a alguno nos gustaría ser lobotomizados, y a la vez todos somos olvidados y todos olvidamos, en el otro sentido, el video habla por si sólo (que por cierto me recordó al libro de “los renglones torcidos de Dios”). Ahora ando con Amparanoia otra vez a las vueltas, debe ser porque los tenemos en concierto (gratuito, claro).