lunes, septiembre 25, 2006

Reaprendiendo a amar la lluvia...

…que es lo que nos queda a los que vivimos en Galicia. Dice Sabina que el Otoño dura lo que tarda en llegar el Invierno, y yo digo que tal vez eso sea cierto en Madrid, o dondequiera que él pase sus días, porque en las Rías Altas sólo se conocen dos estaciones: Primavera (con dos semanitas de verano) e Invierno. Y ahora que empieza otra vez este último, acompañando a la vuelta a la normalidad (al cole, a la facultad, al curro o a lo que toque), y que los ánimos decaen un poco, vuelve el Tronante a traer cielos ceniza y lluvias por doquier.

Así que ya podemos volver a encariñarnos con la lluvia, o se nos hará muy largo el Invierno en el fogar de Breogán…

3 comentarios:

Nocciola dijo...

Echo de menos mi paraguas transparente ... joliiin!
...Me gusta la lluvia...música para mis oídos, espectáculo quieto...

Anónimo dijo...

Oiii!!! Tan mona con su paraguas!!!
Jeiri regalale uno nuevo!!!

Lo q hace el aburrimiento, saber lo q tenemos q pagar a la gente q interviene en una peli) menos mal q los productores cobramos más (jiii yo me integro en el grupo)

Noelia

pombi dijo...

no creo que vuelvas a relear esto, pero yo he comenzado hoy con tu blog. La lluvia de estas islas cada día mas sorprendentes, caen como un palo, durante dos horas. No sales de casa. Luego, en 30,00 min todo está seco.
no digo yo qye 10 meses de lluvia no rsulten deprimentes, pero en Galicia, llueve distinto, melancólicamente...A ratos, o sea, dos o tres veces al año, sería vivificante.
Hala! ya te solté rollo que no se si alguna vez leerás!. smuak. Te quiero (y no solo por tus musculitos)