domingo, febrero 12, 2012

Lote #4637: Familia desestructurada con camisa hawaiana

El cineasta Alexander Payne parece empeñado en labrarse una filmografía centrada en el patético hombre de a pie (enunciado como concepto). Tanto “A propósito de Schmidt” como la estupenda “Entre copas” encajan perfectamente en la categoría de dramedies (mitad drama, mitad comedia) que buscan a un tiempo la ternura y la carcajada partiendo del individuo inseguro, azotado por alguna de las múltiples tristezas/desgracias/frustraciones posibles inherentes a la condición humana.


En “Los descendientes”, su última película hasta la fecha, Payne se lo pone a sí mismo más difícil que nunca para llegar siquiera a la línea de salida. Al contrario que los protagonistas de sus films anteriores, Matt King (un tipo que se apellida Rey en un medio donde esta clase de datos no suelen ser casuales) luce los atractivos rasgos del galán George Clooney, probablemente la estrella masculina cuya imagen está más asociada a la idea del éxito en el panorama cinematográfico actual. A su prestigio profesional y sus generosos honorarios como abogado, King está a punto de añadir una considerable fortuna derivada de la venta de un terreno que él y sus primos han heredado de sus ancestros. Y además vive en la soleada Hawai, un lugar al que el propio King (voz en off mediante) niega la condición de paraíso que el resto de los mortales siempre le hemos concedido. En Hawai también se sufre, nos dice. Su mujer está en coma y al borde de la muerte, y el pobre hombre se ha quedado solo al cargo de sus hijas: una estrafalaria y malhablada cría de diez años y una adolescente rebelde que sólo ve en su padre a un tipo débil y lastimoso.

Como punto de partida a mí me vale.


El desarrollo ya es otro cantar. “Los descendientes” es una cinta entretenida, bien interpretada y con un par de golpes de humor bastante disfrutables. Tiene, además, una de esas estupendas bandas sonoras que tanto sirven para acompañar a un catárquico drama familiar como a un publirreportaje sobre el Estado Aloha (algo de eso hay también en “Los descendientes”). Pero acusa una serie de defectos formales inesperados (inesperados para ser un film de Payne, se entiende) tales como personajes cuya única función es permitir un autoconsciente alivio cómico al espectador (el intragable noviete descerebrado de la hija primogénita de King nunca llega a justificar dramáticamente su presencia en el film) o esa voz en off antes mentada de la que los guionistas se olvidan a la media hora de metraje y luego si te he visto no me acuerdo (que para eso digo yo que mejor no meterla de partida y santas pascuas). Y lo peor: es una película que no ha conseguido conmoverme en ningún momento. Puestos a decir lo de siempre pero revestido de estampado hawaiano, antes me quedo con la versión que “Lilo & Stitch” ofrecía de la misma moraleja. Al menos esa peli sí sabía cómo tocarme la patata.


Total, que un servidor entró a la sala de cine creyendo que estaba a punto de presenciar una película “prácticamente perfecta” (Peter Travers: Rolling Stone), “algo tan fresco como trascendente” (Javier Ocaña: El País), “la mejor película del año” (Luis Martínez: El Mundo)... y salió con la convicción de que:

a) Más allá de su banda sonora y sus sobrecogedoras localizaciones, “Los descendientes” no tiene un solo aspecto particularmente extraordinario. Responde, por tanto, a la definición de la palabra "ordinario" en su primera acepción según la RAE (adj. Común, regular y que sucede habitualmente).


b) Los críticos y los académicos viven en su propio mundo. Al igual que ocurre con “Slumdog millionaire” o “Una mente maravillosa”, nadie recordará dentro de 10, 15 ó 20 años esta película y pensará que se trata de “un gran clásico de la década 2010”. Y si no, tiempo al tiempo.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta es la mia :)

El viernes he visto la pelicula, y tengo que confesar que me gusto y mucho.

Me parecio una pelicula diferente... y sabemos que con diferente vale todo, pero me justifico.
Me gusto ver a Clooney en un papel duro, lo tenia muy encasillado en papeles de chulito - buenorro. Me gusto el argumento, ver como un tema cruel y duro hace descubrir a uno mismo quien es, descubrir sus reacciones y comprender muchas cosas de la vida. Es una situacion dura y casi humillante pero me gusto ver como se reflejaba en el protagonista, a su manere. Y como no, me gusto Sic (o como se escriba),creo que es un personaje que no sabes porque pero te quedas con èl, el amigo-noviete fiel, que te hace reir y mucho, que aunque de fastidio, èl esta ahi, y llegas a descubrir que es hasta entranhable :)

No se si conseguiran tener su sitio en los oscars, como tampoco lo tuvo "The kid are all right" pero para mi ha ganado un pedacito de mis emociones. Aprovecho, como te podras imaginar con esta alusion a los oscars a que nos publiques tus apuestas, aunque se que no te gusta mucho.

Un abbraccio enorme,
Ciao!

Nemo dijo...

Tres de tres. Cine, cómic y televisión. O tú te haces viejo, o yo rejuvenezco. Entretenida no, entretenidilla a lo sumo. Y The Kids Are All Right lo mejor que tenía era el título.

gon dijo...

Estoy de acuerdo, no es una obra maestra ni llegaría a ser la mejor película de ningún año.

Sin embargo tiene una gran virtud. Maneja los elementos del melodrama más hollywoodiense (mujer enferma, marido que recupera el respeto de sus hijas, prota que mantiene una actitud honesta en contra de las presiones de su entorno, etc) con un tono reposado y poco peliculero.

En otras palabras, la historia se podía haber contado con el tono de "Criadas y señoras", por ejemplo, con buenos muy buenos, malos muy malos, justicia poética, catarsis, etc, pero se ha optado por contarlo con un tono más cercano al de la propia vida y más lleno de sabiduría. ¿Que eso la hace menos "espectacular"? Pues sí.

David dijo...

Lilo&Stitch mucho mejor, desde luego.
Esto... esto que viene después de haga su comentario ¿estaba antes de que soltara yo aquello de la peli de No habrá paz para los malvados?
Estoy con Nemo: entretenidilla a lo sumo (a mí en realidad me aburrió bastante).

tenenbaum dijo...

Bastante de acuerdo. Creo que lo mejor de la peli es Clooney, y eso (al menos para mí) ha dejado ya de ser una sorpresa. Si ha levantado buenas críticas y expectación ha sido gracias a él, más que nada.
Su última película como director, "The Ides of March", en la que también actúa y con un espléndido Gosling como protagonista, me parece uno de los peliculones de 2011, por mucho que en Hollywood no interese una visión tan crítica de sus campañas presidenciales.

Jero dijo...

Anónima: yo creo que Clooney es buen actor. Todavía no ha hecho nada que me parezca realmente genial, pero tiene una vis cómica que me gusta (en los títulos que filmó con los Coen está muy bien) y en otras cintas (me viene a la cabeza "Syriana") cumplía también en un registro más dramático. Aquí se implica con su personaje y eso se nota, pero creo que el guión no da para más. De hecho, para mí el problema de toda la peli es el guión. El caso del personaje que comentas, Sid (he buscado el nombre en IMDb), me chirría especialmente: casi pareciera que en un primer borrador ni aparecía, pero cuando Payne lo releyó se dio cuenta de que hacía falta un contrapunto cómico a tanto drama y se sacó de la manga al personaje para poder introducir sus dos escenas graciosillas. ¿Y luego? Luego nada, el personaje desaparece totalmente de la acción y el actor que lo encarna se limita a estar en segundo plano mientras los demás sueltan sus frases. La de "The kids are all right" no la he visto. Mi madre me dijo que estaba bien. Nemo (el del careto de Caligaaaari que comenta justo después que tú) le hizo una reseña más bien tibia. A mí me dio pereza y pasé, pero me la anoto (para poder opinar, básicamente, y también porque siento especial debilidad por Mia Wasikowska). Habrá quiniela para los Oscars, no lo dudes: la Jenny se lo merece.

Nemo: cuatro, de hecho. Y aunque es posible que tú estés viviendo una segunda juventud, yo tengo claro que estoy envejeciendo a marchas forzadas. En plan molón, como el vino.

Gon: el problema no es el tono. Porque a grandes rasgos es el mismo que Payne empleaba en "A propósito de Schmidt" y "Entre copas", que en su momento me gustaron bastante y muchísimo respectivamente (aunque tendría que revisarlas para corroborar aquella primera impresión; no las he vuelto a ver desde su estreno en cines). De hecho los primeros compases de "Los descendientes" (hasta que el personaje toma la decisión que cambia el rumbo de la peli) hubieran sido perfectamente válidos si lo que viniese a continuación tuviese más enjundia. Me reafirmo: el problema es el guión. "Criadas y señoras" aún no la he visto. La tengo pendiente para antes de hacer mi quiniela de los Oscar, pero reconozco que me da bastante pereza...

David: ya sabía por tus comentarios en otros blogs "del barrio" que a ti no te había gustado demasiado. La frase de los comentarios es nueva: la puse justo después de publicar la entrada sobre "American Horror Story", que es una serie bastante spoileable. Me pareció buena idea, la verdad, así si alguien me acusa de tener "la piel muy fina" no podrá decir que no estaba advertido de antemano, jeje.

Tenenbaum: cierto. Esta misma peli la interpreta, yo qué sé, Val Kilmer, y no habla de ella ni el tato. "Los Idus de Marzo" la veré cuando se estrene por aquí (en marzo, precisamente) y si cuadra comentaré algo al respecto. Le tengo ganas.

Ahora que lo pienso: ¿Val Kilmer sigue vivo?

Nemo dijo...

Si envejecer es empezar a parecerte a mí, no te arriendo la ganancia. Y a Val Kilmer se lo zampó un tipo con aspecto de orangután.

Anónimo dijo...

No he visto esta, aunque leer lo que se escribe por aquí me quita las ganas. Fui a ver la de Eastwood ( bso de Ludovico Einaudi ) se ha recuuperado tras su última peli. Cine en estado puro.. espero tu crítica de J. Edgar. Lync

tenenbaum dijo...

Sí, Val Kilmer sigue vivio. Pero parece haberse engullido a sí mismo:
http://perezhilton.com/2011-12-12-val-kilmer-pays-up-his-debt-to-the-irs-and-might-be-ready-for-a-comeback

Nemo dijo...

Juraría que yo había dicho algo parecido hace un par de días...

Jero dijo...

Se corrobora: Val Kilmer ha conocido días mejores. Y no seas picajoso, Nemo, que juraría que Tenenbaum no había leído tu comentario (¡plagio! ¡plagio! ...ay, es que estoy sensible...)



Link: estaba entre "J. Edgar" y "Caballo de batalla" (Eastwood Vs. Spielberg!), pero tu comentario ha inclinado la balanza en favor de la peli de Clint. A ver cuándo saco tiempo para verla y, sobre todo, para escribir unas líneas sobre ella. Hay bastantes cosas interesantes ahora mismo en la cartelera y todavía tengo pendientes de reseña algunos títulos que ya he visto...

Nemo dijo...

Sí, yo juraría lo mismo.

tenenbaum dijo...

Pues no, no había (no he, mejor dicho)leído el comentario del sr. Nemo. El comentario me salió porque me recuerda a Mónica de Friends en sus años mozos (aquello de manejar los mismos referentes que has dicho recientemente). No todo tiene intención de plagio, cáspita!