domingo, noviembre 14, 2010

Pared o espada

Sabrán los habituales de este blog que servidor no suele dedicarle mucho (prácticamente nada) de su espacio a la política (ni nacional ni internacional). Esto sucede principalmente por dos razones. La primera es que no me considero capacitado para hacer reflexiones realmente interesantes sobre el tema. La segunda, que probablemente todo lo que yo pueda decir, alguien lo habrá escrito ya antes y, con certeza, mucho mejor.

Es el caso de este artículo de Javier Marías que he leído hoy en la versión impresa de "El País Semanal" y cuyas palabras suscribo al 100%. Se titula "Suerte que no votamos mañana".

4 comentarios:

Viti dijo...

Amén, hermano.

Doy fe de que en el Reino Unido lo de los trenes es de traca. Impuntuales, lentos, y, encima, caros.

Lo de que los ferrocarriles sean públicos no es un asunto menor.
En manos privadas, ocurriría que probablemente se eliminarían las líneas poco rentables, por lo que quien quiera ir en tren a su pueblo ya se podría jorobar.

Salud!

Jero dijo...

¡Cuánto tiempo, camarada! Qué bueno leerte por aquí. Supongo que tú habrás sufrido en carnes propias ese descalabro del sistema ferroviario británico. En el caso particular de Galicia, la comunicación por tren me parece el mejor modo de salvar algunas de las mayores distancias de toda la Comunidad Autónoma, y eso que echo en falta (y mucho) multitud de conexiones que, sencillamente, no existen. No quiero ni pensar en cómo acabaría la cosa en manos de una empresa que pusiera los beneficios por delante del servicio público...

Por otro lado, la lectura que hace Marías de la "oferta" política actual en nuestro país es tan real como desoladora. Temo al día en que tenga que decidir a quién votar, si a los malos o a los peores...

Un abrazo, crack ;)

charlie furilo dijo...

Completamente de acuerdo con el Sr. Marías. Vaya un panorama desolador que tenemos...

Jero dijo...

...y no parece que vaya a mejorar :(