martes, julio 14, 2009

El koala, el lémur y los Héroes del Zodiaco

Hola a todos. Me llamo Jero y soy un pagafantas.

Ésa es la conclusión a la que he llegado después de ver la película dirigida por Borja Cobeaga y protagonizada por un impagable Gorka Otxoa.


El argumento de la cinta se centra en las humillantes desventuras de un pringado (no se me ocurre otra palabra para definirlo, aparte de ésta y la que da nombre a la peli) enamorado de una guapísima e hiperactiva muchacha argentina (interpretada por Sabrina Garcierena) que lo quiere -ay- como a un hermano.

Se trata, por supuestísimo, de una comedia marcadamente cañí (y bastante muchachera); lo cual no significa, sin embargo, que en ningún momento pierda la compostura, la clase y un elegante sentido del humor. Abreviando: esto no es “Torrente” ni “Isi/Disi”, ni falta que hace. “Pagafantas” no busca la escatología ni el humor grueso, sino la risa que surge de aquello tan patético que casi podría confundirse con ternura si no fuera porque, carajo, es muuuuy patético.


La película está dirigida con solvencia (sin pasarse), interpretada con oficio (salvo el mencionado Otxoa y Óscar Ladoire, que están espléndidos) y contiene algunos gags y expresiones que desde ya forman parte de mi vocabulario cotidiano. Además, se marca unas risas muy sanas a costa de mi admirado Bunbury y, lo que es más importante, es traumáticamente real.

Porque uno no debe olvidar que todas las situaciones que presenta la película, por improbables que parezcan, provienen de las propias experiencias de sus responsables. Experiencias que muchos hemos compartido, quizás con variantes que las minimizan o agravan, pero obviamente basadas en los mismos patrones. ¿A quién no le han hecho alguna vez “la cobra” o “el abrazo del koala”? ¿Quién no ha tenido su noche de “lémur”? Yo, desde luego, he vivido unas cuantas.

Pero, como decía al principio, servidor es un pagafantas. De tomo y lomo. Canónico, ejemplar, puro y destilado. Por eso Chema, el personaje de Otxoa, me resulta tan insoportable y adorable a partes iguales. Porque contiene cosas que no soporto de mí mismo y otras tantas que me hacen ser lo que soy y que no puedo menos que adorar. Al menos ahora que lo he visto en carnes ajenas tardaré una buena temporada en volver a caer en los tópicos más ridículos del pagafantismo. O quizás eso es lo que me digo a mí mismo como buen pagafantas encasillado que quiere escapar de su rol y no sabe cómo lograrlo…


Concluyendo: si quieren pasar un rato divertido de desconexión y risas a tutiplén, “Pagafantas” es una opción excelente. Si lo que buscan es algo tipo “La vida de Brian”, “Una noche en la ópera” o “Annie Hall”, mejor quédense en casa sacándole brillo al DVD. Yo, por mi parte, he obtenido exactamente lo que iba buscando y me he quedado totalmente satisfecho.

4 comentarios:

charlie furilo dijo...

Tengo ganas de ver esta peli; me temo que en el pasado, cuando todavía estaba en el mercado, yo también he tenido más un momento de auténtico "pagafantas", mientras mis colegas de entonces se lo comían todo, yo me tenía que conformar con el "te quiero como amigo", o "que majo, y que simpático, eres, que dulce" (pero, prefiero enrrollarme con este amigo tuyo tan guapo, y tan cabroncete que se las lleva a pares).

Además, Gorka Otxoa, me encanta, me parece un crack. Y el amigo Julián de "Muchachada", bueno, solo con verle el careto me parto. Por cierto, no sale también Ernesto Sevilla?

quela dijo...

No he visto Pagafantas, pero la verdad es que ya tenía ganas antes de leer la entrada. La verdad es que escribo para advertirte sobre Harry Potter y el principe mestizo, a ver, para mi Harry e como para ti Superman (intocable), digamos que no puedo ser objetiva, así que para mi siempre habrá algo bueno en las pelis que hagan. Peeeero…. Si ya fue “durilla” por decirlo de alguna manera la entrada que le dedicaste a la entrega anterior, la de esta puede ser de órdago, porque bueno, no seré objetiva pero si que tengo ojos en la cara, ojos que acaban de salir del cine bastante decepcionados. Si al final decides verla (creeme seria mejor que cogieras el libro), pues ya comentaremos, yo lo único que pediría es que volviera a dirigir Cuarón, puesto que para mi fue el mejor.
Por el resto, muy buena la entrada de las canciones, yo de hombres g pillaría “Marta tiene un marcapasos” (a veces se la tengo cantado a los pekes, cualquier día me traen los padres al loquero) jaja.

Jero dijo...

Charlie: es que a veces ser un semental y tener principios no se llevan demasiado bien... También sale Ernesto Sevilla y, aunque tiene poco papel, con sólo verlo en pantalla ya no puedes reprimir el impulso carcajero.

Quela: sobre Harry Potter aún no puedo opinar, pero las críticas que he leído por ahí no la ponen nada mal, e incluso hacen una comparación clara con la anterior, a la que dicen que supera con creces. De todos modos no esperaba que Yates superase el estupendo trabajo de dirección de Cuarón (aunque a mí la que más me divirtió fue "El cáliz de fuego" con esas olimpiadas mágicas y el combate final con Ralph "no tengo nariz" Fiennes. Quizás lo mejor hubiera sido que finalmente "Las reliquias de la muerte" la hubiese dirigido Guillermo del Toro. Precisamente lo que Harry Potter necesita es que le saquen partido a su imaginería visual, que bien aprovechada puede lucir mucho...

quela dijo...

Totalmente de acuerdo contigo; puf, Guillermo de Toro podría hacer maravillas, al igual que hizo Cuarón, reformulando todo el estilo y siendo copiado por sus sucesores; supongo que mi decepción es debida a la lectura del libro, y a que ya me tenía yo montada mi película en la cabeza (aunque sigo opinando y ya me darás tu opinión,que la coordinación de sucesos es algo...caótica), Ah!, a ver si este año te nos animas a la Maruxaina, que creo que Miriam ya te lo ha dicho, pero por si acaso, también te mandamos invitación desde estas lejanas tierras.