jueves, mayo 28, 2009

Romper un silencio así no tiene perdón

“Romper un silencio así no tiene perdón gracias, esto... ¿cómo empezar? me despierto en un gran estadio un saludo, gracias, esto... ¿Cómo escapar? cuánta vanidad, digo, vida yo propongo un tropezón mira, mamá, sin suerte romper un silencio así no tiene perdón Era 19 de Noviembre y tú soltaste que "lo importante son los goles y no los colores" romper un silencio así no tiene perdón diga lo que diga romper un silencio así no tiene perdón con la cara tropezada ya no hay nada que vender aunque nada tengo que esconder bueno, casi, pero eso no viene al caso yo sólo quería un aplauso gracias, bueno, gracias mira, mamá, sin suerte se parten de risa y encima les pido perdón... mientras el universo ronca ¿no te importa oír mi voz? voz ¿voz? ¿diga lo que diga? romper un silencio así no tiene perdón diga lo que diga.”

[Standstill es otra de esas acertadísimas recomendaciones que cada cierto tiempo me hace KikoCreep. Enganchado como estoy al sonido de Vetusta Morla (mañana tocan en Ourense, por cierto), Creep me pasó “Vivalaguerra”, quinto y hasta el momento último disco de esta formación, sugiriendo que si los madrileños me alucinaban estos catalanes también me iban a gustar. Y lo cierto es que encuentro muchas semejanzas entre ambos grupos, empezando por su vocación de músicos “indie”, la autopublicación de sus trabajos y la voz de su cantante (que a mí particularmente me recuerda mucho a la del vetusto Pucho). Entre las diferencias, una mayor dureza en su sonido (tirando al post-hardcore) y una estructura de los temas compleja y abigarrada que los emparienta también con grupos como The Mars Volta. La letra de ahí arriba (tan bizarra como sugerente) pertenece a la canción “¿Por qué me llamas a estas horas?”, un subidón de endorfinas con el que arrancar un disco que crece a cada nueva escucha.]

2 comentarios:

charlie furilo dijo...

Creo recordar que este disco fue considerado por la revista "Mondosonoro" como el mejor disco español del año 2006, pero la verdad es que no los he escuchado todavía.

Habrá que pobrar...

Jero dijo...

Pues teniendo en cuenta las filias y fobias de los redactores de "Mondosonoro" (que en algunos casos comparto), no me extraña nada que este disco les haya gustado. Échale un oído, Charlie, que te puede interesar (además, tal y como está la "disponibilidad musical" hoy en día, tampoco es que el esfuerzo vaya a ser terrible, jejeje...)