miércoles, mayo 27, 2009

Fringe

J.J.Abrams es un señor muy listo. Sabe qué teclas hay que pulsar y qué manos apretar para llevar sus proyectos a buen puerto (comercialmente hablando; cualitativamente la cosa es más discutible). En los últimos meses ha estado muy atareado. Tanto, que ha dejado la dirección de “Lost” en manos “más capaces” (lo cual, de nuevo, es discutible). Además de su revitalización de la franquicia “Star Trek” (de la que ya di mi opinión unos días atrás), hace unos meses se embarcó en la producción de un nuevo y exitoso serial televisivo: “Fringe”.

La primera temporada de “Fringe” consta de 20 capítulos y narra las andanzas de un grupo especial del FBI dedicado a la investigación de sucesos (prácticamente) inexplicables. El referente que viene inmediatamente a la cabeza ante este planteamiento es “Expediente X” pero, al contrario que en aquella, en “Fringe” el “prácticamente” de mi último paréntesis cobra todo el sentido del mundo: los personajes de la serie siempre encontrarán una explicación pseudo-científica (dentro de los amplios límites de la ciencia-ficción, claro) a aquello a lo que se enfrentan en cada episodio. Esto, sumado a la habitual querencia de Abrams por las tramas conspirativas globales y los misterios dentro de secretos dentro de mentiras (al más puro estilo matrioshka), supone un estimulante y adictivo valor añadido a la propuesta.

La producción es vistosa (los presupuestos son muy elevados y eso se nota positivamente), la dirección es efectiva y las premisas argumentales suelen ser siempre atractivas (aunque los guiones de cada capítulo oscilen entre lo mediocre y lo excelente). “Fringe” es, a grandes rasgos, una serie muy divertida y fácil de seguir, con giros argumentales sólidos (aunque rara vez le desencajen a uno la mandíbula) y un acabado formal casi impecable (me chirrían las escenas de acción cuerpo a cuerpo, pero eso es algo a corregir en casi el 100% de series de acción y aventuras que se emiten en la actualidad… si exceptuamos “Lost”, claro).

En el plano negativo encontramos un obvio desequilibrio en cuanto al atractivo de sus protagonistas principales (mientras que el profesor Walter Bishop es un personaje golosina brillantemente interpretado por John Noble, su hijo Peter y la agente del FBI Olivia Dunham, encarnados a su vez por Joshua Jackson y Anna Torv, no consiguen ir más allá de la caracterización de brocha gorda), además de la sensación de que no todos los capítulos que integran esta primera temporada son estrictamente necesarios para el desarrollo de la trama principal (aunque eso no se podrá comprobar, claro, hasta contemplar la imagen de conjunto, ocurra esto cuando ocurra).

Con todo, se trata de una serie cuya primera temporada termina con buena nota y que, si no se pierde demasiado en su propio juego de engaños y mcguffins, puede darnos a los espectadores más proclives a la ciencia-ficción un montón de alegrías en el futuro. Oh, y además tiene una de las cabeceras más elegantes que he visto nunca en una serie de televisión (con un acompañamiento musical sublime, único argumento de peso que a día de hoy he encontrado para comprarme un teléfono móvil con tonos reales… así que me quedaré con mi patata-móvil de toda la vida hasta que la cosa no esté muy a huevo…)

5 comentarios:

marguis dijo...

Desde luego tiene potencial para convertirse en serie de culto a la Expediente X. A mi la rubia al principio no me parecía gran cosa, ahora tampoco pero ha mejorado sensiblemente, debe ser por la droga que le dieron de pequeña!!

Saludos.

Ѕilυiα dijo...

Pues empezaré a verla a ver qué me parece... buena pinta tiene..

Becker dijo...

Fringe esta genial,yo la estoy disfrutando como un enano.Desde el cuarto episodio todo empieza a mejorar,espero que el final no me decepcione y que pueda durar lo suficiente para que cuenten lo que quieren.

Jero dijo...

Marguis: totalmente de acuerdo. El nivel de soserío de la agente Dunham ha ido disminuyendo a medida que la serie indaga en su pasado. Algo parecido ocurre con Peter (aunque en su caso parte de mi tirria se debe a que a Joshua Jackson no puedo ni verlo desde los tiempos en que hacía de Pacey). Con los últimos minutos de la season finale te habrás llevado un alegrón, ¿no?

Silvia: yo te la recomiendo, siempre y cuando te guste la ciencia-ficción. No esperes unas relaciones entre personajes tan curradas como las de "Lost". Aquí lo que prima es el misterio fantástico...

Becker: ante todo, ¡bienvenido y gracias por tu comentario! Con tu imagen de perfil te has ganado totalmente mi respeto, jejeje. Es verdad que la cosa mejora bastante desde el capítulo del Observador (deduzco que los guionistas han leído muchos tebeos de Marvel, porque el concepto en sí recuerda horrores a los Vigilantes). A mí el final de temporada me pareció bueno, aunque quizás algo precedible. De todos modos, confirmada la renovación, la segunda temporada promete...

Jesus dijo...

Ya me termine de ver la temporada, el final sobretodo me ha parecido genial