viernes, noviembre 07, 2014

Las inevitables consecuencias del tsundoku bloguero

La expresión japonesa tsundoku (no confundir con otra mucho más popular: sudoku), se refiere al acto de comprar libros para después no leerlos. Descubrí esta palabra en el muro de facebook de David B. Gil, blogger vecino y autor de la novela "El guerrero a la sombra del cerezo", que servidor tiene metafóricamente apilada en su Torre de Lecturas Pendientes (léase con voz de ultratumba) junto a muchas otras. Digo metafóricamente, por cierto, porque la novela de David aún no se puede conseguir en formato físico y sólo está disponible de forma digital... lo cual a mí me da cien patadas, porque para el "tema libros" soy un auténtico dinosaurio analógico.

Una aproximación parcial a mi Torre de Lecturas Pendientes: ni están todas los que son ni son todas las que están.

No sólo se me acumulan los libros, claro: tengo una lista de comics, películas, discos y videojuegos pendientes que da auténtico pavor. Títulos que cogen polvo en las estanterías y en el disco duro y que no consigo disfrutar porque a) no tengo tiempo para todo y b) algo se cuela por delante y le doy prioridad. Resulta casi vergonzoso reconocer que tengo la edición 50 aniversario que Norma publicó de "El Eternauta" de Oesterheld y Solano López pendiente de lectura desde las navidades de 2007, o que todavía no he encontrado el momento para leer la primera novela que mi pareja me recomendó cuando empezamos a salir. "Encontrar el momento" es una de esas expresiones eufemísticas que significan "algo se coló por delante y le di prioridad, Wendy, F., querida, luz de mi vida, pero no pienses que no me tomo en serio tus recomendaciones, es sólo que no puedo parar, ¡NO PUEDO PARAR!". Shame on me, lo sé.

Un hombre tan elegante como Karl no puede equivocarse.

En un alarde de estar a la última, después de meses de insistencia por parte de F. y de J. mayúscula, la semana pasada empecé por fin a jugar en la PS3 a "The Last of Us", juego del año para multitud de publicaciones del sector. Del año 2013, quiero decir.

Juegazo. O lo siguiente.

Esta acumulación de tareas pendientes se refleja, por supuesto, en el ritmo de actualización del Abismo, que tiene su propia Torre de Reseñas por Escribir que se amontonan y, a la larga, jamás encuentran su lugar en internet. Tal vez alguno de mis escasos (pero entusiastas... espero) lectores se haya dado cuenta de que en este blog ya no se habla de música. Lo cual no significa, claro, que un servidor haya dejado de escucharla. Como decía antes, "algo se coló por delante" de mis reseñas de "Turn Blue" de The Black Keys, "Lazaretto" de Jack White, "Get hurt" de The Gaslight Anthem, el debut homónimo de Antemasque, "48:13" de Kasabian, "New Crown" de Wolfmother, "Great Western Valkyrie" de Rival Sons, "Songs of Innocence" de U2, "The Hunting Party" de Linkin Park, "Forever for Now" de LP, "Once More 'Round the Sun" de Mastodon, "This is All Yours" de Alt-J, el muy decepcionante "Gonzo" de Foxy Shazam o el estupendo "Royal Blood" de Royal Blood. Por mentar algunos de los que recuerdo, vaya. La intención de escribir unas líneas sobre cada uno de estos álbumes estaba ahí, pero me temo que se quedó en el tintero digital porque, en realidad, la música me da menos alegrías ahora mismo que el cine, el comic o las series de televisión.

Uno de los discos que más he escuchado en 2014.

El formato "batería de reseñas" se va imponiendo en el blog a fuerza de acumulación de títulos, abarcando mucho y apretando poco, y haciendo que inevitablemente se queden por el camino algunos de los aspectos más interesantes de las obras reseñadas. Sin ir más lejos, la entrada inmediatamente anterior a ésta no hacía justicia a ninguna de las cuatro películas mencionadas, las cuales se merecían, cada una y por separado, una de aquellas kilométricas parrafadas que hace un par de años me permitía redactar sobre cualquier cosa que me hiciese mínimamente feliz.

Antes mi vida era así.

He estado pensando seriamente si no sería el momento adecuado para dar carpetazo al blog o, al menos, dejarlo reposar durante una buena temporada. No por falta de ganas, sino de tiempo. Y por una cuestión de prioridades. Cuando se te acumulan tantas cosas buenas (y malas) por descubrir, cuando compras más libros y comics de los que a la larga puedes permitirte leer, y descargas tantísimas series que te apetece ver (todavía no sé cuándo me pondré con las últimas temporadas de "Mad Men", "House of Cards", "Boardwalk Empire", "Utopia", "Girls", "Treme" o "Sherlock", además de nuevas producciones como "1864", "Sonic Highways", "The Passing Bells" o "Constantine"), dedicarle tiempo a escribir sobre las que ya has conseguido despachar en lugar de ponerte con el siguiente título de la lista no es sino otra manera de contribuir a la acumulación; de dejar que el blog "se cuele por delante" de lo que realmente te hace feliz, que es (en un cierto orden de cosas) el puro ocio.

El blasfemo Dr. Thackery, magníficamente interpretado por Clive Owen en "The Knick".

¿Escribo una entrada sobre "The Knick", apasionante recreación del ambiente médico en la Nueva York de principios del siglo XX, y posiblemente la mayor sorpresa catódica del año, o me tumbo en la cama y leo, de una maldita vez, "The League of Extraordinary Gentlemen: Dossier Negro" de Alan Moore y Kevin O'Neill? ¿Reseño la última entrega del "Parker" de Darwyn Cooke o avanzo 60 páginas en la lectura del adictivo "NOS4A2" de Joe Hill? ¿Blogueo mis impresiones sobre "Cómo entrenar a tu dragón 2" o me armo de valor y acometo la escucha del temido "The Endless River" de Pink-Floyd-sin-Roger-Waters? ¿Por qué me estoy planteando reseñar "Batman: el Tribunal de los Búhos" cuando aún no he encontrado tiempo para ver "Maps to the Stars", la última de Cronenberg, que tengo en el disco duro desde hace más de un mes?

Sí, hay un dibujante estadounidense de comics que se llama Capullo.

Ya he intentado cerrar el Abismo en el pasado y la cosa no funcionó. Porque realmente me gusta escribir aquí y compartir mis opiniones sobre lo que veo, leo y (en menor medida) escucho. Hoy se estrena en España "Interstellar" de Christopher Nolan: ¿de verdad creéis que podré resistir el impulso de publicar una entrada sobre la película después de haberla visto? Conociéndome como me conozco, resulta bastante difícil de imaginar. Y si no es "Interstellar" será otra. Lo sé del mismo modo en que estoy convencido de que, al dar las campanadas de medianoche del 31 de diciembre, mi cerebro se excitará con la sola idea de reflejar en el blog los ya habituales Top 10 con mis títulos favoritos del año concluido. Pero es evidente que hoy por hoy no puedo mantener el ritmo de publicación que el Abismo tenía hace dos ó tres años, y que lo más probable es que de ahora en adelante tenga que conformarme con publicar cada mes una o dos entradas perezosas. Y a veces ni eso. Mientras tanto, decenas de reseñas que jamás escribiré se perderán en el tiempo como bla bla bla.

Esta pasada de póster se vende aquí. En persona (bueno, en póster) es aún más molón.

¿Es presuntuoso escribir una entrada tan larga sólo para decir que "esto está un poco parado"? Supongo que sí. Éste siempre ha sido un blog bastante presuntuoso (el otro día utilicé la expresión Bildungsroman, maldita sea), así que tampoco debería extrañarle a nadie. Si todo esto ha sonado a disculpa, en parte es porque lo es: mis escasos (y entusiastas, habíamos quedado) lectores se la merecen, sin duda.

A partir de ahora, el Abismo se relaja un poco más. Pero no está muerto, sólo descansa.


7 comentarios:

Jose Joaquin G.H dijo...

Te entiendo mejor que nadie jjajaja... animo, que aunque actualices poco te seguimos leyendo.

David Fernández dijo...

Te entiendo, y me siento muy identificado con el término tsundoku: cualquier día apareceré sepultado bajo las pilas de libros y cómics pendientes de lectura.

Personalmente, te animaría a continuar con el blog, aunque no puedas dedicarle el tiempo que te gustaría: desde un punto de vista egoísta, siempre mola encontrarse nuevas entradas en el abismo.

Un saludo y ánimo con lo que toque.

Niña imantada. dijo...

Ya lo dije en el día D y no lo voy a volver a repetir. Estamos todos en standby, hemos sucumbido a otros placeres pero...el abismo inescrutable siempre seguirá ahí. Buenas noches y buena suerte :)

Lansky dijo...

Me pasa lo que a tí, solo que como soy mucho más viejo lo mío no son columnas de lecturas pendientes, sino muros, laberintos enteros de paredes de pilas de libros. Eso sí, también hace mucho que eliminé mi deseo de estar al día, no vaya a ser que descubrir al último jovencito con cierto talento me impida releer a Lucrecio. Pero mis prioridades no tienen que ver con ninguna rancia academia, la prueba está en que saco tiempo para leer este blog (y enlazarte en el mío)

P.D.- de tu pila de libros de la foto hay una coincidencia del 90%!!! si no excluyo los que ya he leído, como el de Franzen o el de Foster Wallace o los leídos hace mucho, como eld e Kerouak o el Rey mono (en otra edición)

Jero Piñeiro dijo...

Joaquín, David, Srta. Imantada: gracias por seguir leyéndome y animándome para que esto no se vaya a pique. Abrazos :)

Lansky: gracias a ti también. Nunca he leído a Lucrecio, pero tomo nota. De los que no han salido en la foto, que recuerde a bote pronto, tengo por casa pendientes de lectura "Ana Karenina" de Tolstoi, "Vida y destino" de Vassili Grossman, "American Gods" de Neil Gaiman, "Wilt" de Tom Sharpe, "Moby Dick" de Melville, la narrativa completa de H.P. Lovecraft publicada en dos tomos por Valdemar, "Memorias de ultratumba" de Chateaubriand, una recopilación de obras de Flaubert que Catedra sacó en 2005... y seguro que me olvido de alguno más. Tengo asumido que algunos no llegaré a leerlos nunca ^^U

Eldi dijo...

Yo soy una de esas entusiastas lectoras desde hace años! No dejes el blog por favor, me dejaría huérfana de recomendaciones :( Ánimo, yo seguiré pasándome por aquí y alegrándome cada vez que hay una (o más!) actualizaciones nuevas :)

Jero Piñeiro dijo...

Gracias por el entusiasmo, Eldi :) Como habrás podido comprobar no voy a dejar el blog. Como digo en esta misma entrada, no creo que pudiese aunque lo intentase. Pero los tiempos en que escribía 10 ó 12 entradas al mes están ya muy lejanos. La ecuación (ganas+inspiración)/tiempo está cada vez más apretada, jajajaja. Iré actualizando a mi ritmo y sin complicarme la vida. A ver qué tal ;) ¡Un saludo!