jueves, abril 26, 2012

White on White

John Anthony Gillis es un tipo inquieto. Tras años dedicado al negocio de la tapicería, probó suerte en el mundillo musical como baterista, aunque finalmente sería reconocido por sus habilidades al micro y la guitarra como parte del dúo White Stripes. Casado con la percusionista Meg White, de la que obtendría su ahora célebre apellido, Jack desarrolló una carrera fuertemente influenciada por el blues alla Led Zeppelin en la formación con la que firmó gitazos como “Fell in love with a girl”, “My doorbell” o la archiconocida “Seven nation army” (de la que tantas y tantas versiones hemos escuchado hasta la fecha). A lo largo de la década 2k, The White Stripes se hicieron mundialmente famosos, vendieron discos a cascoporro y lograron ese ansiado cameo en "Los Simpson" que lo acredita a uno como celebridad de pata negra. El divorcio no pareció ser un impedimento para seguir creando música juntos (según se ve, Jack es un tipo que se toma los divorcios con mucha filosofía), y aunque la pareja se había disuelto sentimentalmente en el año 2000, la ruptura que realmente inquietó a sus seguidores fue la que Jack y Meg anunciaron en febrero de 2011: los White Stripes desaparecían como banda de rock. Pese a la existencia de varios proyectos desarrollados en paralelo a sus trabajos junto a su ex (The Racounters por un lado, The Dead Weather por otro, amén de puntuales colaboraciones con otros artistas), los pasos de Jack White parecían inevitablemente encaminados desde entonces hacia una carrera en solitario que cristaliza ahora con “Blunderbuss”.


No deja de resultar significativo que el single de presentación del proyecto, “Love interruption”, contenga un estribillo que reza “I won't let love disrupt, corrupt or interrupt me”. Como si fuera el título de una obra de Malevich, Jack White quiere hacer de "Blunderbuss" un disco suyo y sólo suyo, sin interferencias creativas de ningún tipo (especialmente aquéllas que lleven bragas y sujetador). Un segundo adelanto aparecido hace semanas, “Sixteen saltines”, engañaba al público potencial vendiendo un agresivo trallazo guitarrero en la línea de su trabajo previo con los White Stripes. La canción es tremenda, pero también un espejismo. “Blunderbuss” ofrece un sonido más limpio y sosegado, con un notable protagonismo del piano y claros ramalazos de country y folk. Nada que uno deba lamentar, dicho sea de paso. Teniendo tal vez en cuenta que su debut en solitario sería analizado con lupa por crítica y público, White ha recopilado 40 minutos de carne magra musical en los que no se percibe atisbo de traspiés o relleno. Lejos de diluir el entusiasmo que miles de melómanos profesan hacia el ex-tapizador de Detroit, “Blunderbuss” supone un ilusionante punto y aparte en su trayectoria musical. Quizás el mejor disco, en el global, que este hijo bastardo y yanki de Robert Plant y Jimmy Page haya firmado hasta la fecha.

El tiempo de luto ha terminado: The White Stripes han muerto; larga vida a Jack White.

8 comentarios:

Nemo dijo...

Lo que más me ha interesado siempre de Jack White ha sido su aventura junto a The Raconteurs. Sin duda por la presencia de Brendan Benson, uno de mis músicos favoritos foreverandever. Anda, llámame troll.

Jero Piñeiro dijo...

Yo a The Raconteurs llegué por la vía más obvia. Es decir, el propio White. ¿Brendan Benson tiene una hermana de nombre Breanne? Sea como fuere, desconocía su trabajo en solitario. Curiosamente, acaba de publicar un disco hace apenas 5 días...

Y si no lo has hecho aún, dale una escucha a "Blunderbuss", troll. Tengo la impresión de que te disgustará menos de lo que a priori supones.

Lync dijo...

A rey muerto rey puesto... nunca fueron excesivamente atrayentes para mi. Pero me ha llamado la atención de esta entrada que utilizas mucha jerga y palabros no RAE. Presupongo que ha sido voluntariamente, te ha quedado muy natural... orgánico que se diría ahora entre el moderneo!!! Lync

Nemo dijo...

Yo a Brendan Benson llegué mucho antes que a Jack White. Su primer disco es de 1996 y el power pop ha sido un estilo que siempre me ha interesado. Ya sé que acaba de sacar disco, llevo semanas pinchando el single de anticipo. Como ves, estoy más puesto en su obra que en sus relaciones familiares. Te dejo un par de links para que veas por dónde va lo suyo y a ver qué me dices:

http://www.youtube.com/watch?v=NYzzOkpRCHA

http://www.youtube.com/watch?v=rBZLnN2DiFo

Jero Piñeiro dijo...

Lync: lo de "gitazo" lo sabía, pero descubro ahora que "cascoporro" no viene en la RAE, jajaja. Si Bono puede usarla alegremente, ¿quién soy yo para contradecir al tipo más orgánico del planeta?

Nemo: para nosotros, pobres mortales, resulta muy difícil recordar a bote pronto todo lo que pinchas en tu programa. Además yo estoy un poco decepcionado con el hecho de que sólo hayas radiado el "First of my kind" de Miles Kane en una mísera ocasión: es una de mis canciones favoritas en lo que va de 2012. Los enlaces que me pasas suenan bastante bien (sobre todo "Poised and ready", que entra muy fácil ya de primeras). Habrá que darle una oportunidad al hermano de Breanne (¿o al final no hay lazos sanguíneos?).

Nemo dijo...

Juraría que First of My Kind ha sonado más veces, pero tal vez me equivoque. Hay tantas novedades que con un programa semanal no doy abasto. De todas formas es curioso que lo menciones porque hoy mismo he acabado de preparar la edición del próximo domingo, un miniespecial con lo mejor aparecido en lo que va de 2012, y la canción de Mr. Kane está programada para sonar la segunda la segunda.

Kike Morales dijo...

Vaya, me alegra ver que no soy el único al que los Raconteurs le tiran más por Benson que por White. A mi el paliducho no me había convencido ni en los White Stripes ni en The Dead Weather, pero todo debe decirse, el Blunderbluss es un señor discazo. No se que les ha entrado a los músicos con el folk y el country, pero entre este disco y el "A Wasteland Companion" de M. Ward y el "Born and Raised" de John Mayer (ambos muuy recomentables) ando en un círculo vicioso del que solo me veo saliendo con poncho y sombrero jaja.

Jero Piñeiro dijo...

Me alegro de que coincidamos en nuestra opinión sobre "Blunderbluss", Kike. A los discos que mencionas de Ward y Mayer no les sigo la pista (últimamente estoy un poco 'out' de la actualidad musical), pero intentaré echarles el oído ;) Por cierto: ¿cuándo demonios vas a habilitar la opción de dejar comentarios en tu blog?