sábado, abril 28, 2012

Los Héroes Más Poderosos de la Tierra

Y entonces llegó un día, un día diferente a cualquier otro, en el que los Héroes Más Poderosos de la Tierra se unieron contra una amenaza común... Para luchar contra un enemigo que ningún héroe podría vencer solo. Ese día nacieron Los Vengadores”.


Assembled

En 2008, la división cinematográfica de Marvel Comics dio el pistoletazo de salida a un ambicioso proyecto de traslación de su universo de ficción a la gran pantalla con el estreno de “Iron Man”. La cinta dirigida por Jon Favreau sentó el tono narrativo y el aspecto estético de lo que finalmente acabaría convirtiéndose en toda una saga de adaptaciones de los super-héroes de la Casa de las Ideas al Séptimo Negocio (Arte, perdón, Arte). A ese primer peldaño de lo que los propios protagonistas del film denominaban “Iniciativa Vengadores” le siguieron otras superproducciones protagonizadas por el increíble Hulk, el poderoso Thor y el Capitán América, así como una segunda entrega de las aventuras del enlatado Tony Stark. Todas ellas, cintas más o menos acertadas o discutibles que apostaban por el entretenimiento camp antes que por las aspiraciones dramáticas de otros super-héroes de celuloide coetáneos, estaban contextualizadas en un universo común, con continuas menciones en unas a los acontecimientos sucedidos en las otras. El objetivo último era sentar las bases para una franquicia que alcanza ahora sus consecuencias definitivas (o ultimate, si se prefiere) con el estreno de “Los Vengadores”, la película en la que todos los héroes presentados anteriormente se reúnen para, como reza la mítica leyenda impresa en los tebeos, hacer frente a un enemigo que ninguno de ellos podría vencer solo.


Tanto es así que, al tener por fin una visión de conjunto del plan cinematográfico marvelita, resulta inevitable percibir las aventuras individuales de estos héroes en pijama casi como un único bloque narrativo, al modo de una primera temporada televisiva que deriva en una season finale, “Los Vengadores”, que llega para cerrar un gran arco argumental y establecer un nuevo punto y aparte en las correrías de sus personajes principales. Las cintas anteriores funcionaban como capítulos piloto para cada uno de sus respectivos protagonistas, pero la auténtica chicha la pone la película que ayer llegaba a las pantallas españolas. Se deduce de todo esto, claro, que afrontar “Los Vengadores” sin tener conocimiento de los films precedentes llevará a más de uno a no situar debidamente caracteres e hilos argumentales y a perderse en las numerosas referencias a hechos pasados que adquieren ahora una absoluta relevancia.



Ultimate Whedon

El encargado de engarzar todas las tramas individuales en un único y mastodóntico crossover es el director y guionista Joss Whedon, conocido entre el fandom por ser el creador de “Buffy Cazavampiros” y “Firefly”, amén de haber realizado un trabajo sobresaliente a los mandos de la cabecera “Astonishing X-Men” (una de las mejores etapas que los mutantes de la Marvel hayan vivido en décadas). Whedon, que también tiene en su currículum el fabuloso libreto de la primera “Toy Story” de Pixar (ahí es nada) y la tronchante serie para internet “Dr. Horrible's Sing-Along Blog”, opta junto a su co-guionista Zak Penn por la solución más obvia, pero también la más lógica, para lograr un equilibrio entre las aportaciones de cada personaje protagonista a la acción y ofrecer el mayor espectáculo pirotécnico jamás visto en un film de super-héroes hasta la fecha: traducir a imagen real las dos sagas de “The Ultimates” con las que Mark Millar y Bryan Hitch establecieron una versión actual e intencionadamente cinematográfica de los Vengadores clásicos.


El trabajo de adaptación por parte de Whedon y Penn resulta modélico. Pese a que la estructura del relato beba directamente del tebeo de Millar y Hitch, “Los Vengadores” contiene tantas referencias a la continuidad ultimate de Marvel como a la tradicional, y aspectos tan icónicos como el pasado villanesco de Ojo de Halcón (Jeremy Renner, molando bastante) o el dudoso juego de lealtades de la Viuda Negra (Scarlett Johansson, luciendo palmito) son reinterpretados en el film de un modo tan original como respetuoso. El hecho de que Loki (Tom Hiddleston, más entonado que en su anterior encarnación del personaje), el malvado hermano de Thor (Chris Hemsworth, rubio, supervitaminado y cumplidor), sea el encargado de poner en jaque a la organización liderada por Nick Furia (Samuel L. Jackson haciendo de Samuel L. Jackson) y obligue a éste a reunir a un grupo capitaneado por el supersoldado extemporáneo Steve Rogers (Chris Evans, correcto como el inocente boy scout de las barras y estrellas) y al genio, filántropo, playboy y héroe trash Tony Stark (Robert Downey Jr., perfecto una vez más) es también un evidente reflejo de aquel número 1 de “Los Vengadores” escrito por Stan Lee y dibujado por Jack Kirby en el que la primera formación de los Héroes Más Poderosos de la Tierra se juntaba para soplarle los mocos al dios de las mentiras asgardiano. Esta sensación de ser una película para fans y hecha por fans alcanza sus cotas máximas en una escena post-créditos que dejará absolutamente indiferentes a los espectadores ajenos al material viñetístico original, pero que hará aullar de placer geek al marvelita de pro. Al menos ésa es la intención.


Que cada uno de los héroes tenga su momento de gloria en este circo de seis pistas y que ninguno acabe por adueñarse totalmente de la película es otro de los grandes méritos del guión escrito a cuatro manos por Whedon y Penn. Al menos hasta la gran traca final, en la que un enorme tipo verde vestido con unos ridículos pantalones morados se gana al respetable a base de risas y hostias como panes.


Dr. Banner or how I learned to love the Hulk

Quizás el mayor handicap al que debía hacer frente esta “Los Vengadores” era la traición de Edward Norton, que había protagonizado en 2008 “El increíble Hulk” para posteriormente renegar del film y dejar a Marvel sin su Bruce Banner de carne y hueso. Su sustitución, asignada finalmente al intérprete Mark Ruffalo, era uno de los aspectos que más chirriaban en el conjunto del proyecto Vengadores. La suerte no es que Ruffalo defienda con profesionalidad un personaje cuya mitología siempre ha resultado un poco simple para las necesidades dramáticas de la gran pantalla (de ahí que Ang Lee tuviera que retorcer tanto el concepto original para otorgarle una inesperada ¿e indeseada? profundidad a su adaptación del personaje en 2003), sino que la elección del actor que dé vida a Banner sea, a fin de cuentas, irrelevante. El goliat esmeralda, una portentosa creación CGI que se dedica a destruir todo cuanto encuentra a su paso, no precisa de un trasfondo psicológico especialmente trabajado siempre y cuando su presencia en pantalla esté tan contenida y calculada como en la presente “Los Vengadores”. Reservarse a Hulk para los frenéticos 40 minutos finales del film es quizás el mayor acierto del Whedon guionista en toda la película, pues es el monstruo gamma quien protagoniza las escenas que sin duda más darán que hablar (y regodearse) al público cuando éste abandone la sala.


Si bien hasta el momento la película resulta un derroche de ritmo y precisión narrativa, es en ese último acto, el de la épica y la destrucción masiva, donde el Whedon director ofrece también lo mejor de sí mismo. El cineasta no sólo planifica cuidadosamente la acción para que uno nunca se pierda en medio de una bacanal de brillantes explosiones, coreografías imposibles y líneas de diálogo que ponen a prueba la escala Farnsworth de molonidad, sino que factura además algunos planos de arrolladora potencia visual (como esa magnífica secuencia sin cortes que recorre Manhattan uniendo todos los focos de interés de la contienda gracias a un hábil trucaje digital) que dejan a Michael Bay en el lugar que merece dentro del gremio de artesanos de blockbusters: el lodo. Es francamente meritorio que Whedon haya resuelto así de bien su segunda incursión en la gran pantalla (tras su debut en "Serenity", el largometraje que ponía punto y final a su space-western catódico "Firefly"), más aún si hablamos de un proyecto tan desorbitadamente caro y con tanto hype a sus espaldas como éste.



"Los Vengadores" es, por tanto, una película honesta en su falta de pretensiones dramáticas, gloriosa en su propuesta exclusivamente lúdica y definitivamente incontestable como producto destinado al fanboy que sabe de qué va la cosa. Sería inexacto decir que el film se habría convertido en un claro favorito si lo hubiese visto cuando tenía 15 años, porque disfrutándolo en la enorme pantalla de una sala oscura, con un gran bol de palomitas de maíz regado con generosas dosis de agua carbonatada y edulcorante con sabor a cola, he vuelto a sentirme como si aún tuviera 10.


'Nuff said!

16 comentarios:

marguis dijo...

Yo salí ayer entusiasmada del cine.
Confieso que no he seguido los Ultimates, o como yo los llamo los reboots de Marvel, pero sabiendo todo lo que se de los Vengadores clásicos, y sabiendo todo lo que se de Whedon me ha encantado.
Como dices, al final el rey de la fiesta es un inmenso y verde Hulk, y su tramo final de machaques. Me reí un montón.

Saludos!!

David dijo...

Vaya!
Pues la vi ayer con los amigos.
No había visto la de Hulk pero cuando salió el Dr.Banner ya me dije: "¿este no había sido Edward Norton?"
Pero bueno, da igual.
Es entretenidilla, sí. Y los cinco que me acompañaban en el cine creo que la disfrutaron mucho más que yo (que reconozco que me reí con alguna cosa, y no me lo pasé mal)...
De verdad que creo que estoy muy mayor para estas pelis. O igual no tenía el día, o qué sé yo...porque la última de de Misión Imposible también era "honesta en su falta de pretensiones dramáticas" y me lo pasé pipa.
Ayer me lo pasé bien, sin más... Esta semana, el miércoles, vi dos clásicos de Ford... Igual es porque los tenía demasiado recientes, y ya me dijo uno de los amigos que no eran la misma liga y que no debía compararlas (y es verdad, pero no podía evitarlo)... pero claro, Los Vengadores me pareció una película para niños y yo no pude sentir que tenía 10 ó 15 (igual es porque tengo ya uno de 16).
Un saludo.

Jero Piñeiro dijo...

Marguis: si no los has leído, te recomiendo encarecidamente los dos volúmenes de "The Ultimates" de Millar y Hitch. Junto a las primeras sagas de "The Authority" (las de Ellis/Hitch y Millar/Quitely/Adams), son el paradigma de lo que un tebeo de "widescreen action" del siglo XXI puede ofrecer. Divertido es poco. Y, grosso modo, son la base argumental para la peli de Whedon (aunque ésta suavice la incorrección política y el humor irreverente made in Millar).

David: lo siento, ésa no es la mentalidad. ¿Dos clásicos de Ford, dices? Me parece lo mismo que comparar "Regreso al futuro" con, yo qué sé, "Érase una vez en América". Supongo que depende de los clásicos a los que te refieras, pero en el fondo sigue siendo un asunto de "culo y témporas". Al final el que se lleva la peor parte, me temo, eres tú, porque si hubieses visto "Los Vengadores" con el cerebro reptiliano probablemente la habrías disfrutado de cabo a rabo. A mí particularmente me pareció mucho más divertida que "M:I. Protocolo Fantasma" (que tampoco está nada mal como entretenimiento de encefalograma plano, pero que no me dejó esa sensación de "WOOOAH!" instalada en el cuerpo). No digo que "Los Vengadores" sea una película perfecta ni una obra maestra del Cine (con mayúscula inicial). Lo que digo es que la película ni siquiera se lo propone; prefiere ser una obra maestra del entretenimiento sin complejos. Y ahí, para mí, sí acierta de pleno. Por cierto: ¿a tu hijo le ha gustado?

David dijo...

Si es todo lo que tú dices.
¿A mi hijo? Ja,ja... Mi hijo no va al cine. No lee tebeos. Quiere ir a Madrid a ver la final de Copa. Así que no sé si le gustará. De entrada creo que sólo ha visto la de Iron Man (que la vimos aquí en casa)... Y el viernes comentaban sus amigos de ir a ver American Pie y alguno debió decir la de "Los Vengadores" y él soltó: "Pero si ni mi padre me ha dicho nada de Los Vengadores" (así que algo en cuenta sí me tiene)... pero llega a casa a cenar y le digo que me voy mañana a ver la de Avengers (tenía reservada la entrada desde hacía una semana; fui con friki-amigos).
Tienes toda la razón en lo que dices. Es divertida, entrenimiento vacuo y demás, y yo no estaba en el modo indicado para verla. Pero de vez en cuando no podía dejar de pensar que esa peli era una gilipollez comparada con las que acababa de ver el viernes (es que estamos en pleno ciclo John Ford; bueno, ya está acabando)...
"Regreso al futuro" es mejor que "Érase una vez en América". El drama de Edipo soterrado que hay en la primera no lo puedes encontrar en la segunda (ja,ja)....

Anónimo dijo...

Señor, no son santo de mi devoción este tipo de pelis, pero hasta me dejas con curiosidad. Lync

Kin G. Haro dijo...

Creo que hace muuuucho tiempo que no coincidimos tanto con una pelicula... jajja... por cierto apoyo tu comentario de que "Ultimates" es imprescindible..

Un abrazo crack

marguis dijo...

No si yo ya hace tiempo que cai rendida a los pies de Millar, desde Wanted, Kikck Ass y por supuesto The Autorithy (http://moriacity.blogspot.com.es/2011/05/authority-volumen-2-mark-millar-y-frank.html) solo que los Ultimates me dan ¡una pereza! Mas que nada porque se qeu si empiezo no voy a poder parar (y con lo que me gustan los mutantes...)


Por cierto, Estoy leyendo Libertad (la subí a lo alto de mi torre particular de libros), como me recomendaste... me está encantando. Gracias.

David dijo...

Jero, acabo de encontrarme con tu reseña al rato de colgar la mía, y he acabado sinceramente preocupado. Una gran reseña por cierto, pero tantas coincidencias trascienden la casualidad XD Creo que ha partir de ahora te puedo considerar mi doppelganger bloguero.

David dijo...

Por cierto, a los que no hayáis leído los Ultimates de Millar, desde mi punto de vista es uno de los cómics clave de la pasada década. Sienta las nuevas bases del concepto de grupo superherocio, más incluso que The Autohority o Planetary.

Jero Piñeiro dijo...

David: pero "Érase una vez en América" tiene un regusto Shakespeariano que ríete tú de Edipo McFly... Yo acabo de ver hace un rato "Dos en la carretera" de Stanley Donen y me lo he pasado en grande. Pero oye, eso no quita que "Los Vengadores" siga siendo un pepino de blockbuster palomitero... ¿Tu chaval es del Athletic? Porque yo espero realmente que el Barça se lleva la final de calle...

Lync: tal vez me equivoque, pero me da en la nariz que esta peli no te va a hacer tilín. Además, tendrías que tragarte antes las cinco (o al menos tres) de las precedentes para verla en condiciones. Y conociéndote como te conozco, por ahí sí que no vas a pasar: "Iron Man" sí, pero "Thor" y "Capitán América"... :P

Kin: parece que "Los Vengadores" está consiguiendo que muchos cinéfilos/tebeófilos nos pongamos de acuerdo. Hay conatos de insurrección por la bloguesfera, es verdad, pero no creo que prosperen, jejeje... Un abrazo de vuelta ;)

Marguis: con los Ultimates me refiero a las dos sagas que se titulan literalmente "The Ultimates" y "The Ultimates 2", con guión de Millar y dibujos de Hitch. Son 26 números en total (o un par de recopilatorios bastante gordos de Panini), que se leen estupendamente del tirón y sin tener que hacer tie-ins con otras series. El resto de material del sello Ultimate ("Ultimate X-Men", "Ultimate Spider-Man", las secuelas de "The Ultimates") son muy irregulares y, en general reina la mediocridad. Pero esos dos arcos argumentales son, como bien dicen Kin y David (el que comenta después de ti, no el otro), absolutamente recomendables. Bastante mejores que "Kick-Ass", desde luego, y prácticamente al nivel de las sagas de "The Authority" escritas por Millar (que para mí son lo mejor que el escocés ha parido nunca, y que además cuentan en la mitad de sus números con un dibujante tan maravilloso como Frank Quitely). Sobre "Libertad": me alegro mucho de que te esté gustando. Es gratificante saber que mi recomendación ha servido para algo. Espero leer tu reseña en cuanto lo termines ;)

David: tienes razón; acabo de leer tu entrada y la verdad es que coincidimos tanto que asusta. Eso sí: yo no soy nada partidario de comparar el trabajo de Whedon con lo que Nolan viene haciendo en la saga de Batman en los últimos años. Me parece un poco como poner en una balanza a "Los profesionales" de Richard Brooks y el "Sin perdón" de Clint Eastwood (por comparar otras dos películas de un mismo género). Son visiones tan distintas y tan válidas ambas que no sé hasta que punto tiene sentido enfrentarlas... Por lo demás, muy de acuerdo en todo, "doppelganger" :)

Angel dijo...

peliculón...yo disfruté como un enano mientras la veía...
No llega al nivel de lo que Millar y Hitch hicieron en el comic, porque esa actitud tan cabrona que tienen los pesonajes en el comic dificilmente se podría aguantar en una peli que que coje los elementos más modernos propios de Ultimates junto a los elementos mas tradicionales del universo Marvel de toda la vida.
Esos dos tomos de Panini son una autentica joya que pueblan mis estanterías

Jero Piñeiro dijo...

Ante todo, bienvenido y gracias por tu comentario, Angel. Dada la trayectoria del gran proyecto marvelita en el cine, yo creo que sería imposible trasladar el humor políticamente incorrecto de Millar a una versión de "Los Vengadores" con las miras puestas en hacer una taquilla tan brutal como la que el film de Whedon está consiguiendo. Lo de la "A de Francia" o las referencias a la sexualidad de Hulk distan mucho del tono para todos los públicos (y todos los países) que la franquicia ha venido siguiendo a rajatabla. Aún así, creo que el trabajo de guión para congeniar la versión Ultimate con la versión del Universo 616 (la Marvel tradicional) ha resultado modélica.

Kike Morales dijo...

Amén. Esa regresión molona de dos horas y media es impagable, y eso que yo no daba un duro por Wheedon: bien a gusto que me como mis palabras.

Por lo que leo por aquí el comic de Millar merece mucho la pena ¿no? Lo tuve en mis manos el otro dia en Paz (ya que eres de por aquí me permito tomarme esta licencia jeje) y me quedé con ganazas de hincarle el diente.

Jero Piñeiro dijo...

A mí Whedon me conquistó con la serie "Firefly" (y la posterior película "Serenity") y luego remató la faena con su etapa junto a John Cassaday en el comic "Astonishing X-Men". "Dr. Horrible's sing-along blog" también es muy divertida, pero el resto de lo que le he visto ("Buffy Cazavampiros", "Dollhouse") ni fu ni fa. Bueno, y el guión de "Toy Story" (la primera) era una maravilla...

El comic de Millar y Hitch está muy bien, Kike. Sobre todo si quieres enlazar los Vengadores de la peli con los de los comics. Me refiero a "The Ultimates" y "The Ultimates 2", estrictamente. Las secuelas (algunas a cargo del propio Millar, como "Ultimate Vengadores") son una basura, así que no dejes que te den gato por liebre... ¡Cuánto hace que no me paso por Paz, maldita sea! Durante la carrera fue mi esquina habitual donde comprar drogas viñeteras, jajaja... Ay, qué nostalgia :_(

Anónimo dijo...

Hi, guantanamera121212

Anónimo dijo...

Bonjour elabismotedevuelvelamirada.blogspot.ru. J'ai trouvé votre site Web via Google tout en recherchant une affaire semblable, votre site web arrivé ici en place. Il semble bon. J'ai un signet dans mon google bookmarks de revenir plus tard.