sábado, agosto 08, 2009

Abecedario personal: V de (Don) Vito Corleone

Hace ya un tiempo, cuando le tocó a la letra B en este abecedario personal que marca el ritmo vital de El Abismo, solté una afirmación tan irreversible como que “Blade Runner” era mi película favorita de todos los tiempos. Y aquello, si bien no era mentira, tampoco era totalmente cierto. Me faltó decir entonces dos palabras que hubieran restado, quizás, rotundidad y grandilocuencia a aquella entrada: “ex aequo”.


Lo confieso: “El padrino: parte 1” también es mi película favorita de todos los tiempos. Me diréis ahora que eso no puede ser, que no se pueden tener dos películas favoritas de todos los tiempos. Pues qué le vamos a hacer: yo las tengo (y además me gustan lo mismo los Beatles que los Rolling… ¡aaah, herejía, herejía!).

De hecho, y aunque “Blade Runner” y “El padrino” estén para mí igualadas en lo más alto, confieso que una parte de mi ser está convencida de que la segunda es mejor película que la primera (la misma parte de mí que sabe que “Lawrence de Arabia” es mejor que “Conan el bárbaro”, pese a que a mí me guste más la cinta de Milius que la de Lean, sin desmerecerla en absoluto).


Si alguno de vosotros, caros lectores, no ha visto la trilogía de “El padrino”, ha de saber que ya tiene 9 horas de deberes por hacer. Los que la conozcáis posiblemente ya sepáis por qué las partes 1 y 2 son dos de las películas mejor consideradas de la historia del cine de forma prácticamente unánime (de hecho yo sólo conozco a una persona que no le gusta “El padrino”… y se trata de Peter Griffin). Al igual que los protagonistas de “Los Soprano”, servidor pertenece además a ese curioso grupo de defensores a ultranza de la tercera (y última) entrega de la saga, otro peliculón como la copa de un pino que no obstante resultó incomprendida por la crítica y parte del público pese a estar sólo un peldaño por debajo del nivel de sus predecesoras (o quizás de ahí venga esa incomprensión).


Supongo que hacer una sinopsis argumental de “El padrino” a estas alturas puede parecer innecesario, pero quizás haya quien no sepa que esta trilogía realizada por Francis Ford Coppola (ese señor ítaloamericano y barbudo que en la década que fue de 1970 a 1980 era el jodido rey del mambo) narra la vidas de Vito Corleone y su hijo Michael, fundador y heredero, respectivamente, de un imperio económico y empresarial basado en el crimen organizado.


Mientras Michael es interpretado a lo largo de la trilogía por un solo actor, el descomunal (aquí más que nunca) Al Pacino, la responsabilidad de dar vida a Vito recayó en dos bestias pardas de la interpretación como Marlon Brando (durante la vejez del personaje) y Robert de Niro (en los flashbacks que en la segunda entrega se intercalan con la andanzas de Michael). Los tres lograron con sus papeles conquistar las cotas más altas que la interpretación ha dado jamás en el cine y traspasaron el medio convirtiéndose en auténticos iconos de la cultura popular (sobre todo Brando, cuya imagen quedó desde entonces asociada a la del capo maduro y elegante).


Tratándose de “El padrino”, obviar a los secundarios sería poco menos que blasfemo: James Caan compone un Santino Corleone inolvidable, Diane Keaton una perfecta e inocente esposa para Michael y Robert Duvall un consigliere contenido e igualmente brillante… y así podríamos seguir hasta citar a todo el reparto de la trilogía salvo (¡exacto!) esa Sofia Coppola algo fuera de lugar, ejerciendo de “niña de papá” tanto dentro como fuera de la pantalla.


Técnicamente, cualquier halago posible se da por sobreentendido. La dirección escapa a los más elevados calificativos y el guión contiene innumerables escenas y diálogos que uno a uno y por sí solos ya lograrían que cualquier película resultase digna de mención. Tampoco exagero si afirmo que probablemente la primera escena de “El padrino, parte 1” (aquí en una versión MUY alternativa) sea la mejor fotografiada de la historia del cine (de nuevo es mi opinión personal e intransferible; y de nuevo se impone un “ex aequo”: el plano inicial de “2001: una odisea en el espacio” bien podría merecerse el mismo elogio). Tanto da si es cierto como si no; lo que sí es verdad es que “El padrino” es una trilogía visualmente perfecta.


Al igual que sus escenas y personajes, su inolvidable banda sonora ha adquirido con el paso del tiempo un carácter icónico que sobrepasa al mero hecho cinematográfico, asociándose hoy en día con el concepto de mafia en sí mismo (citando de nuevo “Los Soprano”, el personaje de Paulie tiene el tema central de la cinta como claxon de su coche, en un divertidísimo guiño referencial).

Pero no conviene, por pragmatismo, seguir alabando las bondades de “El padrino”. Es una labor prácticamente interminable que muchos otros ya abordaron antes que yo, seguramente con mejor tino. Dejo aquí, simplemente, constancia de mi absoluta reverencia a esta saga cinematográfica, así como una recomendación ya no encarecida sino directamente imperativa para todos aquellos que no conozcan la apasionante historia del clan de los Corleone.


Pura HISTORIA DEL CINE. Así, con mayúsculas.

5 comentarios:

Jesus dijo...

Aunque hace tiempo que no comento por tu foro JEro, no he podido evitar ver la entrada del padrino y comentar algo, ya que tambien es una de mis sagas preferidas, de la primera a la tercera, de las mejores peliclas que he visto y que se situas en lo mas alto mi ranking personas junto a otras pocas afortunadas.

Jero dijo...

Jesus: pues otra cosa más en la que coincidimos, jejeje. Gracias por tu comentario, tío, siempre se agradece, aunque sea cada mucho tiempo, porque da a entender que la gente lee lo que escribo (que es uno de los objetivos de todo blog, supongo). Por cierto, que ya ves que estoy dándole caña a "Los Soprano" para ver si la acabo en las próximas semanas. Ahora voy a un ritmo muy bueno (2 capítulos al día) y terminando la 3ª temporada (volví a empezar la serie en julio desde el primer episodio para verla ordenada) así que cuento con despacharla entre agosto y septiembre. Me está pareciendo TAN JODIDAMENTE BUENA que ya tengo ganas de escribir algo sobre ella por aquí... ¡Un abrazo desde el norte!

Anónimo dijo...

Pues yo también coincido, Jero. LA SAGA, y por encima de todo LA PELÍCULA. A mí también me gusta más la 1 que la 2, y la 3 no me parece tan mala como todo el mundo dice, pero bueno, para gustos...

Me acaban de entrar tantas ganas de ver Los Soprano que me voy a bajar la primera temporada mañana mismo jejeje

Salu2 desde el horno de León!

Anónimo dijo...

Por cierto, que soy Viti. El comentario anterior es mío. Debí pulsar el tabulador o algo así, porque envié el comentario antes de firmarlo sin querer.

Maravillas de los dedos torpes :o)

Salu2, crack!

Jero dijo...

Viti: lo del horno de León ya me había dado una pista sustancial de que eres tú, jajaja. Sobre "El padrino" nada que añadir ;) Y sobre "Los Soprano" simplemente prepárate para disfrutar de la tv como nunca...