miércoles, septiembre 10, 2008

No es oro todo lo que reluce

Después de la divertidísima primera parte de “Hellboy” y, sobre todo, tras adquirir Guillermo del Toro el estatus de gran director gracias a la estupenda “El laberinto del fauno”, la segunda parte de las aventuras del diablo de cuernos truncados tenía todas las papeletas para convertirse en una de las películas del año. Los trailers prometían un diseño de producción preciosista plagado de criaturas pensadas para enamorar a todos aquellos que nos desvivimos por los monstruos del celuloide y el buen hacer de del Toro tras la cámara y su sensibilidad como guionista (unida al talento del dibujante Mike Mignola, creador del comic en que se basa el film y estrecho colaborador de del Toro en la película) hacían vaticinar una de esas inusuales ocasiones en que crítica y público tienen la fortuna de coincidir felizmente.


Pero, contra todo pronóstico, “Hellboy 2: el ejército dorado” es una película terriblemente fallida, que desaprovecha su descomunal potencia visual en un argumento típico y tópico y un guión tan predecible como aburrido. Y es que, desgraciadamente, éste es el único defecto de una película que puntúa muy alto en todas sus otras facetas. Pero no hay actores, FX ni escenas de acción que compensen un mal libreto.

Es una pena, porque entre tanto estupor y tanta hostia con puño de piedra relucen pequeños destellos de genialidad, como esa conversación de borrachera entre Abe y Rojo o, sobre todo, esas dos fantásticas criaturas que consiguen despertar al abotargado espectador y hacerle sentir una breve satisfacción pasajera. Me refiero, claro, al elemental vegetal y al ángel de la muerte (con claras reminiscencias al inolvidable Hombre Pálido de “El laberinto del fauno”).



Rematando la faena, en la versión en castellano del film (nunca me cansaré de reivindicar las versiones originales con subtítulos) estamos obligados a sufrir uno de los doblajes más vergonzantes de los últimos años, con Santiago Segura, José Mota y Andreu Buenafuente poniendo la voz a algunos de los personajes más importantes del cotarro (cosa harto curiosa en el caso de los dos últimos, pues sus respectivos personajes habían contado con otros dobladores bastante más capaces en la primera entrega de la franquicia), consiguiendo traernos a la memoria experiencias fílmicas tan lejanas de las intenciones de este “Hellboy 2” como “Kung Fu Hustle” o la trilogía de “Austin Powers”.

Vivir para ver…

1 comentario:

Emma dijo...

Doblajes "vergonzantes" o vergonzosos... o avergonzantes...

Al ver la película he tennido la impresión de ver una obra maestra que han ido seccionando para insertar diálogos sosos y estúpidos para complacer a un público lo más hancho posible y no chocar a nadie. La historia me parece buena, es épica, va de supervivencia de razas y de amor verdadero. Pero claaaaro, eso es demasiado profundo y bonito para los grandes productiores cinematográficos que solo quieren rentabilidad.
Lo cual nos dá unas escenas y personages increíbles y marabillosos y otras que simplemete dán pena. Si quisiera ver ese tipo de cosas, pues me iría a ver American Pie XVI o Scary Movie XIX grrrrr

En cuanto al doblaje, dá un poco pena... a ver cuando llega la VOST !!!! En cuanto vaya a Francia lo veré en VO.

Esas son la impresiones que me ha dado la peli. Eso si, el elemental moooola ! jo, lloré cuando se muere y se convierte en plantas :'(
Un elemental que muere siempre es triste, no importa la peli ;-)