miércoles, diciembre 19, 2007

De brújulas y videocámaras

Aunque debido a la era dorada de series de televisión que estamos viviendo últimamente estoy yendo al cine menos de lo que suele ser habitual, en las últimas semanas he hecho un par de escapaditas a las salas para ver dos pelis a las que tenía ganas, por motivos bien distintos.

La primera es “La brújula dorada”, super-producción infantil navideña que pretende seguir la exitosa estela de los "Harrypotters" y las "Crónicasdenarnias" (y pretendiendo recordarnos que su productora es la misma que dio el campanazo con “El señor de los anillos”, aunque cualquier parecido con dicha trilogía sea puramente casual), ofreciendo odiseas protagonizadas por niños, magos, animales parlantes y millones de dólares despilfarrados en FX. Hasta ahí, nada que objetar, que otras veces esa fórmula ha dado buenos resultados.



El problema es que la película es mala, pero mala de cojones. El argumento, síntesis infantiloide de “Pokemon” y “El Imperio Contraataca” (con un pequeño plagio/homenaje a "Hamlet" en la historia del oso polar beodo), consiste básicamente en una continua presentación de personajes y situaciones que nunca alcanzan un sentido dentro de la narración y que producen una sensación de caos insostenible. Si a ello le añadimos una niña protagonista bastante repelente que no genera ni un ápice de empatía con el espectador, un ritmo inexistente (debido a un montaje apurado que no deja disfrutar de los supuestos momentos dramáticos) y un preciosista diseño de producción incapaz de aparentar la más mínima originalidad (¿he oído decir “Final Fantasy”?), la conclusión obvia es que “La brújula dorada” es una de las mierdas más caras de la historia del cine. Y tanto es así que ni siquiera la presencia en el reparto de mi amada Eva Green pudo levantarme el ánimo mientras la veía…

(Y no reparo en la labor del director, Chris Weitz, porque es obvio que se trata de uno de esos ejercicios de mercenario despersonalizado que tanto abundan en las super-producciones hollywoodienses).

Por suerte unos días después me fui a ver [Rec], del tándem Paco Plaza/Jaume Balagueró, una cinta de terror patrio planteada como un reportaje de televisión estilo “Callejeros” que se convierte en pesadilla cuando la reportera y el cámara (que grababan un documental sobre la vida nocturna de los bomberos de Barcelona) acaban encerrados en un edificio donde suceden cositas chungas…


Aunque creo que a la gente se le está yendo un poco la olla a la hora de ensalzar esta película (que no deja de ser un ejemplo más del manido modelo “gente encerrada con bicho/s peligroso/s”), sí es cierto que técnicamente la cinta resulta soberbia, con un dominio de la cámara en mano que roza lo perfecto. La planificación de la acción, aparentemente descuidada, improvisada, es sublime; y la ubicación de los personajes en el edificio, pese a los tumbos y las carreras, no se hace nunca confusa.

El guión, aunque previsible (la propia lógica de la película limita las posibilidades argumentales, lo cual se nota sobre todo en el tramo final del metraje), no desentona con el conjunto, y las actuaciones son como mínimo solventes, destacando muy especialmente Manuela Velasco, que compatibiliza de maravilla sus registros televisivo y de “scream queen”. Además, [Rec] tiene algunos momentos de mal rollo bastante logrados (en esto sí hay que valorar muy positivamente los últimos compases de la peli), pudiendo ser la película de zombies (o infectados) con la que más miedo he pasado.

A su favor está también el hecho de que se trata de una cinta adrenalínica que no se para en detalles superfluos y que no pretende buscar un hondo calado dramático (que posiblemente en este caso resultaría algo presuntuoso e innecesario), por lo que cumple a la perfección con lo que promete: pasarlo bien a base de pasarlo mal.

Así que, sin ser la obra maestra que por ahí se dice, [Rec] me parece una peli muy divertida, técnicamente magnífica y otro nuevo ejemplo de que, si el talento acompaña, en España se puede hacer cine de género al mejor nivel de Europa o los EE.UU.

Y la consecuencia lógica, como no podía ser de otro modo, es que ya se ha anunciado un innecesario remake americano.

2 comentarios:

kiko Nuñez dijo...

querido escritor, me parece que eres demasiado bueno a la hora de valorar un peli. Una vez vista,personalmente me ha decepcionado, creo que por muy buena que sea la técnica, para mi no se salva nadie. Los gritos de la presentadora de los 40 son muy muy falsos, la pelota de nervios del principio de la peli es inecesaria y me provoca una desilusión tremenda, por que yo soy de los que piensa que todo lo que sube baja y si subimos desde el principio no pdemos subir mas por lo que se mantiene siempre al mismo nivel. no he visto nada de lo que me esperaba.el final totalmente
absurdo inecesario y soso. Nada yo le doy un 4. Pero para los de 15 años puede que este bien asi tienen una disculpa y las niñas se les agarran.

PD. Que bien escribes cabron me das mucha envidia o como coño se escriba. Saludos navideños poco comerciales

Jero dijo...

Esta claro que no coincidimos con [Rec] (sospecho que con "La brújula dorada" sí, jajaja). Supongo que yo me esperaba precisamente lo que vi: una peli para pasar el rato, bien rodada y con mucho sustito, pero nada más. Por otro lado, yo creo que los actores están todos bastante en su sitio, no porque borden unos papeles complicados, sino porque parece que se olviden de actuar (salvo la madre de la niña, cuya preocupación me pareció muy falsa, impostada), dando esa sensación de gente de la calle. Pero bueno, las opiniones son como los culos, jejeje, cada uno tiene el suyo. A ver si pronto vemos alguna que nos guste a los dos, ¿eh? Me da la impresión de que podría ser "American gangster"...

Y bueno, gracias por el elogio de la postdata. Curiosamente, hace poco alguien se rio de mi "trascendentalidad" escribiendo, y un poco más atrás en el tiempo otra persona acusó mi prosa de pedante y pomposa. De nuevo la máxima sobre los culos y las opiniones, supongo...