sábado, diciembre 19, 2009

El día en que el mundo se fue al carajo

“I’d listen to the words he’d say
But in his voice I heard decay
The plastic face forced to portray
All the insides left cold and grey
There is a place that still remains
It eats the fear it eats the pain
The sweetest price he’ll have to pay
The day the whole world went away”


[Uno nunca termina de comprender cuáles son las razones que lo llevan a mantenerse al margen de ciertos intérpretes, grupos o artistas musicales durante un largo tiempo. No tiene que ser necesariamente por desconocimiento, porque un servidor lleva oyendo hablar (y leyendo acerca) de Nine Inch Nails desde hace años, y casi siempre de forma elogiosa y entusiasta. Por consiguiente, no me explico por qué no me había parado a escuchar a Trent Reznor y su banda hasta hace bien poco, cuando me animé a descubrir este “The fragile” que hoy no puedo sino recomendar de modo imperativo. Si empecé precisamente por el cuarto álbum de estudio de los de Cleveland fue porque aquel ya lejano (y en su momento prometedor) trailer de “Terminator: Salvation” contenía una versión remezclada del tema cuyos versos abren esta entrada: “The day the whole world went away”. A partir de esta densa, épica y a la vez íntima canción apocalíptica, mi interés por la banda y su música fue extendiéndose por los 22 restantes cortes del álbum (doble, para más inri) hasta llevarme a uno de esos poco comunes estados de comunión total con letras, voz, instrumentación, producción y, en definitiva, espíritu subyacente en toda obra maestra de la música rock. Si aún no he tenido el arrojo de profundizar con la misma intensidad en ningún otro disco de NIN ha sido por pura cautela: “The fragile” es un álbum al que aún le quedan muchas escuchas y, hasta que no haya agotado todo su maná, no conviene que dé un nuevo paso en esta floreciente y recién estrenada historia de amor.]

4 comentarios:

Home de xeo dijo...

Me he bajado los 27 halos de golpe y aún me queda mucho por escuchar, pero algunas canciones me han gustado mucho...

Jero dijo...

¿Los 27 halos? ¿Mande?

charlie furilo dijo...

Yo descubrí a los NIN a través de una acojonante versión del "Dead Souls" de Joy Division incluida en la magnifica BSO de "The Crow".

Te recomiendo particularmente su Lp "The Downward Spiral" (1994), buenísimo...

Jero dijo...

Charlie: pues no recordaba esa canción; acabo de buscarla en el YouTube, jejeje... "The downward spiral" ya lo tenía desde el mismo día en que me hice con este "The fragile" pero, como digo en la entrada, mejor lo escucharé cuando ya tenga el doble disco asimilado. Sospecho que NIN me va a dar muchos buenos momentos en los próximos meses/años...