domingo, septiembre 02, 2007

Serie Z mayúscula

Inexplicablemente, el díptico “Grindhouse” (una sesión doble de cine de terror cutre a cargo de Robert Rodríguez y Quentin Tarantino) se ha estrenado por separado en nuestro país jodiendo el encanto de ver las dos pelis del tirón y privándonos además de la posibilidad de disfrutar de los falsos trailers que se incluían originalmente entre ambos films (en España sólo se ha podido ver el de “Machete”, descacharrante, protagonizado por el mejicano más chungo del mundo, Danny Trejo).

De todos modos, en mi cabezonería friki he decidido reseñarlas juntas, como siempre debieron proyectarse al público.

El primer largo del proyecto “Grindhouse” se titula “Planet Terror” y viene firmado por Rodríguez, que recupera para la ocasión su sentido del humor más bestia y su filia por las escenas de masacre y vísceras, devolviéndonos esa sensación de diversión a chorro (de sangre) que no disfrutábamos desde el que para mí es su mejor film, “Abierto hasta el amanecer”.

Un típico planteamiento de peli de zombies de serie Z sirve de trasfondo para una hiperbólica cinta de acción grotesca que se chotea a gusto de los elementos arquetípicos del cine de terror cutre: el rebelde y críptico héroe de chupa de cuero, los planos totalmente gratuitos de tetas y culos de chicas cañón o los momentos de conspiranoia kitsch (como la impagable explicación final de Bruce Willis).

Todo ello envuelto en un sanísimo sentido del humor (negro) que alcanza su punto álgido en la segunda mitad de la peli, con el rollo de metraje desaparecido, la pierna-metralleta-lanzagranadas de Rose McGowan y, sobre todo, la tronchante escena de la moto de juguete (hacía años que no lloraba de risa en el cine, lo juro).

La cara B del disco, titulada “Death Proof”, es el acercamiento que Tarantino hace a las cintas de acción sobre cuatro ruedas de los 70, y está marcada por todos los tics habituales del director, que en ocasiones se convierten aquí en agotadoras manías de las que mejor hubiera sido prescindir.

Que no se me malinterprete: Quentin Tarantino es uno de los mejores directores de cine en activo (su filmografía anterior así lo manifiesta) y técnicamente “Death Proof” es insuperable. De nuevo tenemos esos larguísimos planos-secuencia donde todo esta milimétricamente planificado pero que se resuelven con una naturalidad prodigiosa, un uso del plano detalle magistral y un montaje de “cágate lorito”. La dirección de actores (y, por consiguiente, los registros interpretativos alcanzados por éstos) es nuevamente brillante y la banda sonora, como no podía ser de otra manera tratándose de nuestro chico de Knoxville, está plagada de temazos que se amoldan como un guante a las imágenes a las que acompañan.

Todo esto daría como resultado una película acojonante sino fuera porque existen dos mitades bien diferenciadas en esta “Death Proof”: una primera llena de las genialidades típicas del amigo Quentin, que termina con la mejor escena de toda la película (y casi seguro de todo el díptico “Grindhouse”); y una segunda en la que se le va muchísimo la olla en el guión, metiendo interminables diálogos de auténtico relleno que, por primera vez en toda su carrera, no tienen ni chispa ni gracia ni mayor finalidad que consumir tiempo de metraje (y de vida del espectador). Juro por Murphy que hubo momentos en que me sentí profundamente aburrido. Y eso, tratándose de Tarantino, autor de obras maestras como “Reservoir Dogs”, “Pulp Fiction” o “Kill Bill”, es sencillamente imperdonable.

Una pena, porque la última escena de la peli es una marcada de paquete como pocas que te deja con ganas de decir “olé sus huevos”.

Pese a todo, habría que ver ambas películas como fueron concebidas originalmente (una justo a continuación de la otra, con los trailers falsos en medio y con el metraje original de “Death Proof”, que en Europa se estrena con escenas inéditas en EE.UU.) para aproximarse a la experiencia que ambos directores tenían en mente.

5 comentarios:

Home de xeo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Home de xeo dijo...

Hola!

Al fin conseguí dejar comentarios usando mi cuenta gmail sin tener que hacerme un blog...

Bueno, ahora me verás por aqui...

Deica!

PD:NORABOAAAAAA!

Home de xeo dijo...

Mira tu que cosas...Ahora tengo un blog ^^U

Mar dijo...

Ayer mismo estuve viendo Death Proof y me harté de reir y de flipar con las musiquitas, que me faltó aplaudir al final o salir bailando...

Besitos

Jero dijo...

Home de Xeo: más que respondido en su blog, y por teléfono, y por MSN...

Mar: es cierto que San Quentin siempre da en el clavo con la selección musical. Casi tan buenas como sus películas son los discos con sus bandas sonoras...