miércoles, mayo 13, 2015

Viñetas de primavera

La celebración del 33º Salón Internacional del Comic de Barcelona a mediados de abril ha traído un montón de novedades interesantes a las estanterías de las librerías españolas. Muchos de estos lanzamientos todavía no han caído en mis manos, pero entre los que sí lo han hecho y otras publicaciones aparecidas durante las semanas precedentes he reunido una decena de micro-reseñas que dan buen ejemplo del nivel de mis últimas lecturas:

Los Muertos Vivientes vol. 22: Un nuevo comienzo
Guión: Robert Kirkman. Dibujo: Charlie Adlard.
Planeta Comic. Rústica. 168 págs.


La serie decana de Image Comics (con permiso del "Spawn" de Todd McFarlane) inicia una nueva etapa de la mano de su creador, el guionista super-estrella Robert Kirkman, y del que lleva 10 años siendo su dibujante sin faltar un solo mes a la  cita, Charlie Adlard. Tal y como reza el título de este tomo, "Un nuevo comienzo" supone no sólo un punto y aparte respecto a la saga inmediatamente anterior ("Guerra sin cuartel") sino también el primer gran salto temporal que se ha visto hasta ahora en la colección. Dos años han transcurrido desde el fin de la guerra entre los bandos de Rick y Negan: el statu quo de los protagonistas ha cambiado, algunos personajes han desaparecido, otros han continuado evolucionando y sólo la amenazadora presencia de los caminantes y la desconfianza inicial hacia cualquier humano desconocido continúan siendo los pilares fundamentales de la narración.


Poco más puedo adentrarme en esta nueva entrega de la longeva colección que inauguró, más que ninguna otra obra, el reciente (y ya algo cansino) revival zombie de los últimos años sin entrar en spoilers. Lo que sí puedo decir es que, tras un par de tomos que parecían anunciar el lento declive cualitativo de "Los muertos vivientes", "Un nuevo comienzo" ha supuesto un necesario soplo de aire fresco que ha reavivado mi interés por la cabecera. Teniendo en cuenta que hablamos de una serie que en los EE.UU. se aproxima con pulso firme a las 150 entregas, no se me ocurre un cumplido mejor.



Paria vol. 1: Una oscuridad lo rodea
Guión: Robert Kirkman. Dibujos: Paul Azaceta.
Planeta Coimcs. Rústica. 160 págs.


De la creación más longeva de Kirkman pasamos a la más reciente. "Outcast", traducida al castellano por Planeta Comic como "Paria", nos presenta a Kyle Barnes, un hombre de mediana edad que pasa por una profunda depresión tras un trauma familiar vinculado con sucesos paranormales. Porque Kyle ha vivido desde niño rodeado de casos de posesiones demoníacas que lo atormentan por motivos desconocidos. Con la ayuda de un exorcista proletario, el reverendo Anderson, tratará de descubrir qué buscan de él estas presencias malignas que lo persiguen haciendo daño a sus seres queridos. El propio Kirkman define "Paria" como su intento más serio de hacer auténtico género de terror sobrenatural, y lo cierto es que la atmósfera malsana y la sobriedad en los diálogos y la caracterización de personajes le confieren un tono aún más oscuro que el de "Los Muertos Vivientes", que tiene más de slice of life postapocalíptico que de verdadero terror. Que Kirkman consiga su propósito (dar mal yuyu y que nos interesemos por la historia del protagonista desde las primeras páginas) tiene mucho que ver no sólo con su talento para plantar unos cimientos sólidos para un relato que se prevé de largo recorrido, sino también con el atmosférico dibujo de Paul Azaceta y el elegante uso del color de Elizabeth Breitweiser.


El resultado es notable, pero no puedo evitar sentir ciertas dudas ante un lenguaje visual sospechosamente televisivo, como si la narrativa de "Paria" respondiese más a las necesidades de un storyboard especialmente detallado de cara a la puesta en escena de la ya anunciada serie de televisión que adapte el tebeo a la pantalla. Tanto es así que este primer recopilatorio, con los números 1 al 6 de la edición original estadounidense, le deja a uno la sensación más de episodio piloto que de arco argumental completo. Obviamente, tras su experiencia como productor y guionista de "The Walking Dead" para AMC, Kirkman ha visto que el dinero de verdad no se lo van a dar los comics sino las consiguientes adaptaciones televisivas, y ahora mismo uno podría pensar que el creador de "Invencible" se plantea cada nuevo trabajo como un vehículo para seguir explotando su carrera en el medio audiovisual. Sólo espero que eso no implique un bajón de calidad en sus guiones para las viñetas, como sí le ha ocurrido a Mark Millar desde que descubrió la gallina de los huevos de oro en la industria del cine.



Velvet vol. 1: Antes del gran final
Guión: Ed Brubaker. Dibujos: Steve Epting.
Panini Comics. Cartoné. 128 págs.


El equipo creativo responsable de los tebeos más relevantes del Capitán América en décadas desembarca en Image con una premisa sugerente: ¿qué pasaría si la principal sospechosa del asesinato a sangre fría de James Bond fuese la secretaria Moneypenny? Sustituyamos al MI-6 por la organización ARC-7, al agente 00-ídem por el nombre en clave X-14 y a la enamoradiza burócrata creada por Ian Fleming por la Velvet Templeton del título (la cual esconde un turbulento pasado como agente de campo), añadamos unas gotas de "Modesty Blaise" y obtendremos la receta del éxito de "Velvet".


A Bru el cambio de aires (de Marvel a Image) le ha sentado de maravilla, y aquí se muestra pletórico en la descripción de personajes y en la construcción de una trama adictiva, tirando de recursos tan clásicos y eficaces como el flashback y la voz en off. Por su parte, Epting entrega las mejores páginas de su carrera: un prodigio de anatomía realista y gran cuidado en los fondos que, al contrario que en el caso de otros dibujantes que abusan de las referencias fotográficas como Alex Maleev o Greg Land, no repercute en absoluto en el ritmo narrativo. De hecho, pocos tebeos he leído últimamente capaces de transmitir el nervio que Epting imprime a las escenas de combate cuerpo a cuerpo, tiroteos y espectaculares persecuciones en las que Velvet se ve inmersa mientras recorre el mundo tratando de limpiar su nombre y desentrañar las claves del asesinato del agente X-14.



Lazarus vol. 1: Familia
Guión: Greg Rucka. Dibujos: Michael Lark.
Norma Editorial. Rústica. 104 págs.


En un futuro no demasiado lejano, la división geográfica del planeta no responde a territorios políticos sino financieros, dirigidos por familias que acumulan toda la riqueza y la tecnología. La minoría útil para estas totalitarias familias, los siervos, tiene un estatus y unos privilegios con los que no cuentan los sobrantes, una inmensa mayoría de la población que vive en la indigencia. Cada familia cuenta con un miembro modificado con alta tecnología genética y cibernética, virtualmente inmortal, llamado Lazarus. Los Lazari, auténticas armas vivientes monitorizadas por telemetría, están diseñados para obedecer ciegamente a su familia. La Lazarus de la familia Carlyle se llama Forever, y está a punto de descubrir que cuando se trata de conspirar para obtener poder y riquezas, la sangre no es más espesa que el agua.


Pese a ser un refrito de ideas ya conocidas, la nueva serie escrita por Greg Rucka y dibujada por Michael Lark (ambos habían coincidido hace años en la excelente “Gotham Central”) consigue dejar atrás la inicial desconfianza que despiertan los lugares comunes en que se asienta presentando una trama adictiva, una interesante galería de personajes y unas escenas de acción fabulosas. Su crítica hacia el actual orden económico mundial le otorga una segunda lectura de corte social que, pese a la ausencia total de sutileza con que está planteada, no deja de ser un valor añadido. Este recopilatorio publicado por Norma reúne los 5 primeros números de la edición estadounidense y, tal y como ocurre con "Paria", deja el regusto de ser una suerte de episodio piloto en viñetas de cara a la ya anunciada adaptación por parte de Legendary Television. Lo cual evidencia una vez más que las productoras, por un lado, tienen muy presentes los recientes lanzamientos de comic a la hora de encontrar nuevas ideas que llevar a la pantalla y que los creadores, por el otro, tienen perfectamente claro que los tebeos son un paso intermedio de cara a un éxito mayor en la caja (ya no tan) tonta.



Muerdeuñas vol .1: Habrá sangre
Guión: Joshua Williamson. Dibujos: Mike Henderson.
Norma Editorial. Rústica. 132 págs.


La idea en torno a la cual se articula "Muerdeuñas" es por sí sola un gancho de lo más llamativo. Buckaroo es una pequeña ciudad del estado de Oregón tristemente célebre por ser el lugar de nacimiento de 16 de los más retorcidos asesinos en serie del último siglo: desde el infame Quemalibros hasta la más reciente celebridad local, el Muerdeuñas del título, pasando por psicópatas tan extravagantes como el Asesino del Cine, que mataba a quienes hablaban durante la proyección de una película, o La Rubia, que elegía a sus víctimas entre los machistas que la piropeaban por la calle. Cuando el policía Eliot Carroll desaparece mientras investiga los indicios que podrían explicar esta proliferación de maníacos en Buckaroo, su amigo Nicholas Finch, otro agente de la ley (en horas muy bajas), viajará con el fin de encontrarlo hasta el terrorífico enclave, convertido con el paso de los años en poco menos que un parque temático para periodistas oportunistas y turistas morbosos.


El ascendente escritor Joshua Williamson, creador de la series "Ghosted" y "Birthright" también para Image, plantea una historia muy entretenida, fresca a pesar de su escasa originalidad (de psycho-killers están el cine, las series de tv y los comics repletos), que tiene la virtud de no tomarse demasiado en serio a sí misma y de recurrir en igual medida al humor negro que al gore y el horror. El dibujante Mike Henderson mantiene el nivel gráfico en una aceptable mediocridad, sin comerse demasiado el coco con la puesta en página y las soluciones narrativas, y aunque "Muerdeuñas" no destaca especialmente ni por un guión vanguardista ni por un apartado visual sorprendente, el conjunto resulta tan desenfadado y adictivo que uno no puede evitar cerrar este primer tomo y empezar a contar los días para la salida del siguiente.



Wonder Woman vol. 9
Guión: Brian Azzarello. Dibujos: Cliff Chiang, Goran Sudzuka.
ECC Ediciones. Rúsica. 112 págs.


Aprovechando la aparición en marzo del tomo con el que ECC concluye la publicación de la Wonder Woman guionizada por Brian Azzarello, resulta apropiado releer en bloque estos nueve volúmenes para valorar en conjunto el relanzamiento de la amazona en el Nuevo Universo DC. El creador de "100 Balas", una elección a priori controvertida para ocuparse de un personaje tan positivo y luminoso, reformula la plana mayor de la mitología griega como una familia disfuncional en la que cada miembro (cada dios) conspira con el fin de sentarse en el trono de Zeus, desaparecido en misteriosas circunstancias. La presencia de una mortal embarazada por el propio padre de los dioses y amenazada por el resto del panteón olímpico involucrará a Diana en este berenjenal de alianzas, traiciones, rencillas y secretos por desvelar. Por suerte, el planteamiento editorial resulta conveniente para el desarrollo de la trama: 37 comic-books escritos por una misma persona y dibujados por artistas de estilos semejantes (Cliff Chiang es algo así como el "dibujante titular", pero Akins y Sudzuka lo sustituyen habitualmente sin que el nivel gráfico se resienta significativamente), narrando una única historia de principio a fin sin involucrarse en eventos ni crossovers ni gaitas sacacuartos. Tal y como está el patio super-heroico, ya sólo por eso merece destacarse esta "Wonder Woman" como una rara avis dentro de las majors Marvel y DC.


Con todo, tal vez sea ese mismo patio super-heroico, de una vulgaridad pasmosa y un continuo reciclado de (malas) ideas, lo que haya convertido a esta encarnación de Diana en un título de culto entre el fandom. Es algo parecido a lo que ha sucedido con el "Ojo de Halcón" de Fraction y Aja o el "Daredevil" de Waid y Samnee. La competencia es casi nula, y cuando una serie ofrece algo tan claramente superior a la media el lector de afiliación pijamera se deshace en elogios y se apresura a hablar de obras maestras y clásicos inmediatos. Me temo que, al igual que los títulos antes citados, esta "Wonder Woman" sólo es un buen tebeo de super-héroes, bien escrito (pese al cripticismo habitual de Azzarello en los diálogos) y mejor dibujado; a años luz, sin embargo, de las vacas sagradas del género (no hay más que poner en el otro plato de la balanza a los mejores Moore, Miller o Morrison y ver hacia dónde se inclina ésta). Lo cual no es impedimento para que uno pueda disfrutarla sanamente como lo que es, sin buscarle tres pies (narrativos) al gato y sin esperar que su lectura vaya a cambiarle la vida a nadie. Para quien haya llegado tarde a esta primera edición, que sepa que la misma editorial ha presentado entre sus novedades del Saló una nueva recopilación, esta vez en cartoné, recogiendo los seis primeros comic-books estadounidenses bajo el subtítulo "Sangre".



Green Arrow: Roto
Guión: Jeff Lemire. Dibujos: Andrea Sorrentino.
ECC Ediciones. Rústica. 72 págs.


ECC concluye con este tomo otra etapa destacada en las aventuras de un héroe de DC Comics, en este caso el arquero esmeralda que en los últimos años ha visto crecer su popularidad gracias a una oportuna adaptación televisiva. Con los Nuevos 52, la editorial vio la ocasión propicia para rejuvenecer a Oliver Queen, acercándolo a su homónimo catódico (primero al visto en "Smallville", después al de "Arrow") con la esperanza de darle un empujón a las ventas, pero cometió el error de confiar demasiado en el marketing y muy poco en la necesidad de un equipo creativo solvente. Tras unas desastrosas primeras entregas debidas a J. T. Krull, Dan Jurgens y una Ann Nocenti en horas muy bajas, DC se puso las pilas y situó al frente de la cabecera a Jeff Lemire, un guionista con una carrera muy interesante (con títulos como "Animal Man", "Trillium" o la deliciosa "Sweet Tooth", inexplicablemente inédita por estos lares), y a Andrea Sorrentino, auténtica estrella creativa de la serie gracias a una notable habilidad para plasmar las escenas de accion y a un sentido del claroscuro que recuerda mucho al de Jae Lee.


Lejos de sus trabajos más introspectivos, Lemire roba de aquí y de allá (y más que de ningún otro sitio, del estupendo "El inmortal Puño de Hierro" de Brubaker, Fraction y Aja) para construir alrededor del personaje una nueva mitología que incluye clanes ninja consagrados al uso de armas místicas, unos cuantos secundarios nuevos y la reinterpretación de antiguos villanos adaptándolos a los tiempos modernos. No es particularmente original, y desde luego este último recopilatorio no ofrece los niveles de diversión de la precedente "Guerra de los Outsiders", pero no deja de ser un correcto cierre para una de las mejores etapas del personaje que un servidor haya podido leer (en su día me gustó bastante la de Kevin Smith, Brad Meltzer y Phil Hester), integrándose entre esos buenos tebeos de super-héroes actuales que mencionaba a propósito de la "Wonder Woman" de Azzarello. Tanto es así que, recién iniciado su nuevo contrato con Marvel, el primer encargo de Lemire ha sido el de sustituir al saliente Matt Fraction como escritor de "Ojo de Halcón": de arquero en arquero y tira porque le toca. Un buen motivo para seguir coleccionando la serie protagonizada por Clint Barton.



Grayson vol. 1
Guión: Tim Seeley y Tom King. Dibujo: Mikel Janín.
ECC. Rústica. 96 págs.


Y de unas series de DC que terminan a otra que comienza: "Grayson" arranca tras el desenmascaramiento público y la aparente muerte de Dick Grayson (a.k.a. Nightwing) durante el crossover/evento/whatever "Maldad Eterna" (que no he leído, ni ganas). Aprovechando el nuevo status de su pupilo, Batman decide infiltrar a Dick como agente doble en la organización secreta Spyral, que se dedica a recuperar los órganos artificiales super-poderosos de un tal Paragon (ni idea de quién es) y a acumular información sobre las identidades de los principales héroes de la Tierra con fines poco claros. Todo ello en un tono de espionaje pulp y ciencia-ficción super-heroica cuyo referente más claro, salvando abismales distancias de calidad, es el "Sleeper" de Brubaker y Phillips que, casualmente, ECC recupera para el lector español en su listado de novedades de mayo.


Pese a mi obvio desconocimiento de la actual continuidad DCeíta (las series que sigo están, en la medida de lo posible, desvinculadas de los mega-eventos que lo cambian todo para no cambiar nada un año sí y otro también), los cuatro primeros números de "Grayson" reunidos en este tomo resultan una lectura amena y entretenida, con muchas posibilidades para ir a más en un futuro próximo, y con un dibujo muy apropiado de la mano del español Mikel Janín, quien resulta ser además un narrador bastante imaginativo. Está claro que la lectura de "Grayson" no le cambiará la vida a nadie, pero es un tebeo de super-héroes más que correcto en unos tiempos en los que el género, salvo contadas excepciones, no parece levantar cabeza.



The Private Eye: números 1 a 10
Guión: Brian K. Vaughan. Dibujos: Marcos Martín.
Panel Syndicate. Formato digital, disponible en castellano e inglés. Número variable de págs. (en torno a 30 por archivo).


En 2013, el dibujante español Marcos Martín, conocido principalmente por sus trabajos para DC ("Batgirl: Año uno") y Marvel ("Amazing Spider-Man", "Daredevil"), y el guionista Brian K. Vaughan ("Y, el último hombre", "Ex Machina") fundaron Panel Syndicate, una iniciativa editorial para la publicación online de comics en formato digital, pudiendo pagar el lector la cantidad que estimase oportuna a cambio de cada descarga. Algo parecido, en realidad, a lo que la banda británica Radiohead propuso en su día con el lanzamiento del álbum "In rainbows". El primer título nacido bajo el paraguas de Panel Syndicate es "The Private Eye", una serie limitada de 10 episodios firmada por ambos emprendedores. Como proyecto, "The Private Eye" me parece una forma muy inteligente de adaptarse a la realidad de las descargas en internet y al auge del comic en formato digital.


Marcos Martín explicaba así el argumento de la serie en esta entrevista para ZonaNegativa"The Private Eye transcurre en un futuro cercano y en un mundo donde Internet ha desaparecido tras una catástrofe que desveló la información personal de millones de usuarios. En esta situación de máxima exposición, la privacidad personal se convierte en el valor más preciado de una sociedad que lo lleva al extremo de crear identidades secretas para su vida y relaciones diarias. Nuestro protagonista es un paparazzi, el equivalente a un investigador privado, que se verá envuelto en un misterio con ramificaciones mayores de las que en un principio podía parecer". Supongo que a nadie se le escapará la ironía de que "The Private Eye" sea un comic digital que sólo se puede adquirir vía web. La idea es sumamente atractiva, y Vaughan, del que cada día soy más devoto (la culpa de todo la tiene "Saga") plantea la trama como un relato de serie negra, puro detectivesco, plagado de ideas inteligentes y personajes pintorescos. El hecho de que la puesta en página (¿o habría que decir "puesta en pantalla"?) esté pensada específicamente para la lectura en un ordenador o una tablet confiere un sentido del ritmo propio al tebeo, y permite a Martín, narrador superdotado (suyas son las mejores planchas de "Amazing Spider-man" y "Daredevil" de la última década), proponer soluciones visuales que posiblemente no funcionarían en una edición impresa. Su trazo pulcro y ágil, unido a los espléndidos colores planos de Muntsa Vicente, ofrece una experiencia plástica arrebatadora que convierte a este "The Private Eye" en una de las lecturas más satisfactorias de esta remesa primaveral.



¡Universo!: números 1 y 2
Guión y dibujos: Albert Monteys.
Panel Syndicate. Formato digital, disponible en castellano, inglés y catalán. Número variable de págs. (en torno a 40 por archivo).


El segundo título publicado por Panel Syndicate resultó, para un servidor, una sorpresa tanto o más inesperada que el primero. Albert Monteys, humorista de un talento galáctico que me enamoró el alma con sus series para la revista "El Jueves" "Tato" y "Para ti que eres joven" (ésta a cuatro manos con otro monstruo de la carcajada en viñetas, Manel Fontdevila), regresa a la ciencia-ficción con una cabecera bimestral y antológica (cada número propone una historia autoconclusiva) ambientada en un mundo futuro que tiene mucho que ver con las añoradas "Calavera Lunar" y "Carlitos Fax" (y también, por sensibilidades afines, con "Futurama" de Matt Groening).


Alejado del formato de tiras cómicas, con un sentido del humor más negro y sutil y una mayor profundidad dramática, "¡Universo!" me parece, con apenas dos números publicados, un paso arriesgado y triunfal en la carrera de Monteys. Todo en ella apunta a hito, a obra mayor. El segundo número, una fábula robótica à la Asimov sobre las relaciones de pareja hechas a medida, esconde una tristeza soterrada que invita a la reflexión. El primero es incluso mejor: una crítica bestial a la expansión infinita de las grandes multinacionales, disfrazada de relato canónico de ciencia-ficción cósmica (ya sabéis: viajes en el tiempo, cavernícolas, I.A.s a lo Hal 9000, etc). Y luego está el dibujo: un irresistible trazo cartoon con diseños enloquecedores y una expresividad bestial; una explosión pop de colores planos que arrebata la mirada; una narrativa limpia, atrevida, de una fluidez pasmosa. Lo del precio al gusto del consumidor me parece, una vez más, la repanocha. Ojalá las cosas le vayan bien a Monteys con este nuevo proyecto y tengamos "¡Universo!" para rato.

8 comentarios:

Christian Vázquez Nóvoa dijo...

Veo que no soy el único que ingiere Image a cascoporro. ¡Bien! Sigo todos esos y con todos estoy más que satisfecho. Por orden:

Los Muertos Vivientes: Me alegro de que te esté interesando de nuevo. A ver qué te parece el siguiente, pero a mí me ha conquistado totalmente. Y el recientemente iniciado volumen 24 aunque ha tenido un momento WTF que ya veremos si aclaran, va por muy buen camino. Ya dijo Kirkman que las cosas serían muy distintas y así está siendo. Lo que sí, lo del salto temporal de dos años lo ha dicho el editor y al mes siguiente salió Kirkman a decir que "cómo vamos a fiarnos de la palabra de un simple editor", y la verdad es que viendo, por ejemplo, que Hershel Jr. está grandecito, ya sabe responder a ciertas preguntas y Maggie casi ni tenía barriga al final de la guerra... Vaya usté a saber. Creo que también comentó que prefería dejar el tiempo un poco en el aire. Ya podía enseñarnos algún día Andrea ese calendario que lleva desde el principio. Ahora mismo me hallo entrando en la última hora de espera para poder "obtener" el número 141 (y el 28 de Saga y alguna cosilla más)... Todos los meses igual. Un sinvivir.

Paria: Mira que les ha quedado feo el logo en español, con lo que mola el original. Pues nada, que lo sigo con interés y viendo cómo han evolucionado los otros dos grandes de Kirkman me puedo imaginar que tardaremos un tiempecito en ver qué puede llegar a salir de esta historia, pero ya ha tenido unos cuantos momentos destacables y desde luego que no me he aburrido ni un solo segundo.

Velvet: La verdad es que en la temática de espionaje no estoy nada puesto, pero la portada me moló tanto que allá fui, y la verdad es que tiene gancho de sobra. Lo malo es que en vez de salir cada mes sale cada dos, y si ya uno al mes te mata de impaciencia (y de olvidarte de cosas), imagínate esto...

Lazarus: No es de mis favoritos, pero no le hago ascos de ningún tipo tampoco y lo recomiendo sin miramientos. Tiene cosas muy interesantes y el dibujo me parece puro gozo. Yendo por el número 16 creo que es de esos que vamos a tener que esperar para verle bien toh lo gordo, pero se sigue con interés de sobra.

Muerdeuñas: La verdad es que cuando empecé llevaba 8 números y tragármelos uno tras otro fue un auténtico placer. Ahora, el ritmo mensual creo que no lo aguanta tan bien. Es meter misterio tras misterio en cada número y uno acaba con un lío en la cabeza que es para que te dé una embolia. Me falta por leer el número 12, así que lo anterior no lo he dicho muy alto...

Lo demás no puedo comentarlo, pero bueno, en otro orden de cosas supongo que ya sabrás que este mes sale el volumen 2 de Revival, que espero que empiece a entusiasmarte de verdad. En EEUU sale hoy mismo el vol. 5... ¿Por qué nos hacen esto? Por lo demás, tengo que comprarme todos los comentados con carácter de "a ver si encuentro un maldito trabajo".

¡Un saludo!

JLO dijo...

buenísimas reseñas... como buen fan de DC me intereso lo de Robin y WW, no tanto Arrow, pero todo parece bueno entonces...

salu2 y gracias...

Koniec dijo...

La nueva etapa en Los Muertos Vivientes tiene toda la pinta de volver a ser la calma que precede a la tormenta (la famosa estrategia de Nirvana y, antes, de los Pixies). Y creo que esta vez la tormenta será especialmente cruda porque Kirkman necesita darles un palito a sus seguidores. Y a mí me gusta que sea así. Lo que me hace disfrutar de esta serie es esa sensación de vida real, de continuo en el que los personajes forman parte de mi día a día, crecen conmigo y mueren a mi lado.

Paria (suena raro, sí, pero la traducción no es mala) es otra cosa. Cuando Kirkman comenzó Los Muertos Vivientes no tenía ni idea de si iba que tener que cancelarla a los cinco números. Ahora sabe que es una estrella, que puede permitirse lo que quiera, así que esta historia se apunta como de largo recorrido y se toma su tiempo para asentar la bases sabedor de que los lectores le vamos a seguir con paciencia. Y yo creo que la cosa va a ser grande porque, para mi gusto, lo está haciendo muy bien. Tampoco creo que se le note la vista puesta en la adaptación a la pantalla. Eso es cosa del estilo profundamente cinematográfico del dibujante, con esos pequeños insertos que parecen movimientos de cámara. Además, me apuesto algo a que luego la versión televisiva irá por derroteros muy distintos. Al fin y al cabo The Walking Dead parece hecha de ideas descartadas.

Con Velvet creo que hay consenso. Es Brubaker y, encima, le acompaña Epting. Todo el mundo, además, se acuerda de James Bond (tanto de Connery como de Moore), Moneypenny, Modesty Blaise… En fin, que tiene todos los números para ganar. Quizá, eso sí, antes de seguir con el ya anunciado tomo 2, Panini debería terminar Fatale.

Lazarus está dibujada por Michael Lark, y eso ya es un tanto para mí, y el guión de Rucka, a pesar de que en ocasiones se le ven las costuras, me parece de los más profesionales que ha escrito. De hecho, para mí, el que más me ha interesado hasta la fecha de todo lo que le he leído, así que tengo bastantes ganas de ver cómo sigue con la historia adelante. Aunque me gustaría un pelín menos de concesiones a la acción y un pelín más de mordiente crítica.

Muerdeuñas es de los que más me gustan del lote, aunque miedo me da que se vaya desinflando por el camino. Ghosted, de hecho, se me cayó en seguida. Por ahora estoy encantado y hasta casi ni me doy cuenta de las flaquezas del dibujante.

Y The Private Eye es una maravilla. De lo mejor de Vaughan. Qué delicia de historia, qué gran guión y qué extraordinario diseño de personajes y puesta en escena por parte de Marcos Martín. Qué pena me da (yo, para esto, soy un tradicional) no poder tenerlo en papel.

Ahora, qué ganas de seguir con Revival. Qué gran serie.

Jero Piñeiro dijo...

No es que “Los Muertos Vivientes” hubiese dejado de interesarme, pero sí llevaba una temporada notando que me llenaba menos que hace un tiempo. Supongo que tenía las expectativas muy altas en lo que respectaba a la “Guerra sin cuartel” y su desarrollo y conclusión no alcanzaron ese nivel. De hecho dudo que Kirkman vuelva a impactarme del modo en que lo hizo con la conclusión de la saga del Gobernador... Me gusta la sensación que comenta Koniec de que los personajes acaben formando parte de nuestro día a día, crezcan y mueran con nosotros. Es algo parecido a lo que sucede con Mark Grayson en “Invencible”: al final sus aventuras super-heroicas son sólo una parte del pastel, y su evolución familiar y sentimental es la que realmente marca el ritmo de la serie.

Me gustaría llegar a ver algo parecido en “Paria” (a pesar de lo correcto de la traducción, lo de la tipografía, tal y como apunta Christian, es un espanto). Yo sí le veo intenciones televisivas desde la primerísima escena, y aunque es difícil saber cuánto de eso es culpa de Kirkman y cuánto de Azaceta, está claro que el guionista ya negociaba su adaptación a la pantalla desde el mismo momento en que el tebeo pisó la calle (o incluso antes). Ahora que el proyecto catódico ya está confirmado espero que el “Paria” en viñetas siga su propio camino sin tener que pensar en cómo afectará su desarrollo a lo que veremos en televisión: pese a las críticas de muchos lectores ortodoxos del comic, me gusta mucho el modelo de adaptación de “The Walking Dead”, dejando que cada historia fluya por su lado sin que haya interferencias. Para mí, como espectador, es mucho más interesante eso que tener una adaptación al dedillo de un material que ya he leído (motivo por el cual no estoy siguiendo “Game of Thrones”, por ejemplo).

“Velvet” es un WIN en toda regla. Uno de mis títulos favoritos de la actual Image, algo que por otro lado no me extraña nada teniendo en cuenta que Brubaker firma los guiones y que todo lo que este señor hace fuera de Marvel y DC merece toda mi atención. Dices, Christian, que no estás muy puesto en el tema del espionaje: hazte si puedes con el “Sleeper” de Brubaker y Phillips que ECC acaba de reeditar en castellano este mismo mes; para mí es la mejor obra de un tándem conocido, precisamente, por el alto nivel que han mantenido desde que empezaron a trabajar juntos (“Criminal”, “Incognito”, “Fatale” y ahora “The Fade Out”). Estoy seguro de que Koniec ya lo ha leído. A ver si es verdad que Panini remata “Fatale” antes de ponerse con el segundo de “Velvet” y el primero de “The Fade Out”, que yo sigo la serie de Jo en la edición española y estoy deseando saber cómo termina.

“Lazarus” tampoco es de mis favoritas de la nueva Image, pero eso no impide que sea un comic totalmente recomendable. Ahora mismo la calidad en la editorial que dirige Stephenson es TAN alta que situarse entre los mejores títulos está al nivel de muy pocos. Al margen de la mentada “Velvet”, quizás la estrella a nivel de ventas, crítica y premios sea “Saga”, pero yo le tengo mucha fe a “Sex Criminals” y “Southern Bastards”. Lo que está claro es que en la actual Image los guionistas están urdiendo sus planes a muy largo plazo, lo cual puede desesperar a algunos en la lectura mes a mes, pero creo que a la larga nos dejará historias más sólidas y mejor estructuradas (pienso en todo lo que escribe Hickman, por ejemplo). Ojalá “Lazarus” sea un ejemplo de esto. Al igual que Koniec, me gustaría que tirase cada vez más por el tema crítico y desarrollase esa sociedad distópica al borde del colapso apocalíptico.

Jero Piñeiro dijo...

A mí “Muerdeuñas” me encanta: es una serie muy desenfadada a pesar de todo el tema de los psycho-killers, con mucho humor negro y que se atreve a introducir ideas de lo más peregrinas (como el número de Brian Michael Bendis) sin que ello afecte al buen nivel del conjunto. No tengo ni idea de hacia dónde se dirige la historia, pero me encanta que Williamson rice el rizo sacándose cosas cada vez más grotescas y rebuscadas de la manga. El dibujo de Henderson es cumplidor, como un Tim Sale en horas bajas, y se adapta bastante bien al tono de la serie, así que ni tan mal. “Ghosted” no me llama demasiado, pero el primer arco de “Birthright” me ha gustado lo suficiente para saber que la pillaré cuando salga en castellano.

El segundo de “Revival” caerá en cuanto aparezca en las librerías. Tampoco es, a priori, una de mis favoritas de la Image actual, pero me he quedado con ganas de más y confío en que tenga una curva cualitativa ascendente. Al menos el planteamiento y la presentación de personajes invitan a esperar cosas muy buenas...

Series de DC: de las tres, JLO, la mejor en mi opinión es la de “Wonder Woman”. Con todo, creo que ninguna de ellas está al nivel de las demás mencionadas en esta entrada.

Christian, te recomiendo que le eches un ojo a “The Private Eye”: es Vaughan haciéndolo rematadamente bien, con un dibujante que lo hace incluso mejor y al precio que cada uno elija (pudiendo ser cero €). Pásate por la web de Panel Syndicate ( http://panelsyndicate.com/ ) y déjate convencer: está disponible tanto en inglés como en castellano. Y de paso dale una oportunidad a “¡Universo!” (tú también, Koniec) que me parece igual de buena... y eso es decir mucho. Me encanta esta iniciativa de tebeos digitales con precios a la carta, y ya estoy deseando saber qué será lo siguiente, tanto de Vaughan y Martín como de Panel Syndicate en general. Tengo el pálpito de que otro gran artista español de proyección internacional anunciará algo pronto (y cruzo los dedos para que sea David Aja).

Una última recomendación (sé que Koniec la ha leído y que le encanta, pero no sé si Christian la conoce): “Locke & Key” fue la serie “estilo Image” (aunque no la publicase Image sino IDW Publishing) que más me gustó de 2014. De hecho escribí una reseña de lo más entusiasta hace un tiempo: http://elabismotedevuelvelamirada.blogspot.com.es/2014/05/llaves-y-cerraduras.html

Y ahora, preguntas: ¿alguien sigue “Morning Glories” o “Ladrón de ladrones” (“Thief of thieves”)? Me pican la curiosidad. ¿Y “Chew”? Yo acabo de pillarme el primer tomo en castellano y... bien, sin más.

Por cierto, Christian, te he buscado en el facebook y no apareces (ni siquiera entre los contactos
de Álvaro) :P

Koniec dijo...

No entiendo por qué hay tanta gente que dice que Los Muertos Vivientes ha levantado el pie del acelerador. Parece como si estuviesen deseando que Kirkman se cargase a un personaje principal en cada número. Eso le restaría mucho impacto a la historia. La cuestión radica en que se desarrolle y evolucione… y en que le cojamos cariño a los personajes. Claro que todos nos quedamos con cara de tonto cuando acabó Guerra sin Cuartel. Pero si se piensa fríamente, Kirkman va a hacer siempre precisamente lo contrario de lo que estamos esperando. Además, Negan es un personaje demasiado bueno para desperdiciarlo. Estoy seguro de que le va a dar mucho más juego. Va a ser el Joker de Batman / Rick en el estilo de La Broma Asesina. Las dos caras de la moneda, necesarias la una para la otra, no tan diferentes al final.

¿De verdad es tan mala la rotulación del título de Paria? ¡Pero si es un calco de la original! La P es la O con un rabito, las A son iguales, la I es la T sin sombrero y la R repite el truco de la O con el añadido de las curvitas de la S. Me parece que es hilar demasiado fino.

Me parece que el tomo 2 de Velvet (ya anunciado, casi a la vez que el correspondiente americano) va a salir antes que el final de Fatale (que ya se completó en los USA hace tiempo). También están anunciado Southern Bastards por Planeta para este año y Sex Criminals, esta última por Aleta, la misma que publica Revival, una editorial mucho más modesta y que espacia bastante más sus publicaciones. De hecho las noticias sobre Sex Criminals se dieron hace meses, incluso con una fecha tentativa (abril o mayo, creo recordar) pero… En lo que respecta a Revival, para mí es una historia que va cada vez a mejor… hasta lo que he leído, porque paré de leerla en inglés cuando se publicó su primer tomo en español.

Sí, he leído La Escena del Crimen y es una pena que la serie quedase truncada. En ella Bru crea una de sus colecciones de personajes más redonda. Locke & Key es un trabajo con un algo muy especial (el mejor guión de cómic de Joe Hill), no sé qué, quizá que el final me toca especialmente, que me hace volver a él cada cierto tiempo. Y ¡Universo! tiene, desde luego, muy buena pinta.

Ladrón de Ladrones no la he leído. No me interesó el planteamiento de partido y, luego, las reseñas que leí hicieron que me pareciera un trabajo menor y disperso. Un “voy a picotear en otro género a ver qué pasa”. La verdad es que no creo que la vaya a seguir nunca. Morning Glories parecía, a priori, más intrigante, pero creo que me pilla muy viejo para todo este rollo de estudiantes. Es por lo mismo por lo que paso de muchos manga (¿alguien sabe el plural?) con una premisa que parece chula, pero que están protagonizados por los mismos críos de uniforme colegial.
Chew, desde luego, es otra cosa, pero hay que tener valor: son ocho tomos por ahora y están proyectados doce. En cierto modo tiene algo en común con los disparates de Los Proyectos Manhattan, pero no se parecen en nada. A mí me sirve como desintoxicación de otras lecturas, pero tampoco veo en ella esa obra maestra que cantan muchos. Es algo diferente, sin más. Yo probaría con el primer volumen. Todo lo que hay que saber, está ahí. Si quieres saber qué pasa después, es que te ha gustado.

Otro P.S. Joder, es que me gusta hablar de tebeos. Sólo me falta abrirme una cerveza.

Jero Piñeiro dijo...

En mi caso no es tanto un interés por que Kirkman mate a un personaje por número como que lo que me cuente me sorprenda, aterrorice, emocione, etc. Hay veces que lo consigue sin derramar una gota de sangre, pero en estos últimos tomos me estaba costando un poco más de lo habitual conectar con personajes e historia. Me parece estupendo que Negan siga presente en la colección, yo también creo que es un personaje al que aún le quedan cosas por decir. Y ya es curioso que menciones “La broma asesina”: es una de las reseñas que tengo pendientes de publicación en el blog. La he revisado hace un par de semanas y hay que ver qué bien ha envejecido (o, mejor dicho, qué bien NO ha envejecido).

La rotulación de “Paria” me parece malísima. Creo que es una cuestión de composición, de peso del rótulo en conjunto, y no de cómo está hecha cada letra en particular. Yo habría optado por mantener el título en inglés por razones puramente estéticas, aunque en el interior sí llamen “paria” al personaje.

No entiendo que saquen otro “Velvet” antes que el final de “Fatale”: sólo falta un tomo, ya publicado hace meses en EE.UU., y la de Epting está muy fresca y se va a quedar sin apenas margen respecto a la edición original. Además me parece raro que hayan lanzado los tomos 3 y 4 de “Fatale” con apenas 3 meses de diferencia y ahora bajen el ritmo de publicación. En fin, misterios del mundo editorial. Si yo fuera el Sr. Panini sacaría un tomo de Brubaker cada 3 ó 4 meses, alternando “Fatale”, “Velvet” y “The Fade Out”.

De “Sex Criminals” ya hay material para dos tomos recopilatorios, así que no debería retrasarse mucho más. Yo la espero con ganas, pero también con miedo por la posible traducción.

Me refería a “Sleeper”, no a “La escena del crimen”, aunque esta última (que bien podría ser una precuela en espíritu de “Criminal”) también es bastante recomendable.

Si utilizamos el término “manga” como sustantivo, yo diría “estoy leyendo varios mangas”; como adjetivo diría “estoy leyendo varias series manga”. Vamos, que tampoco me aclaro. Pero te digo lo de siempre: hay muchos manga/s muy buenos por ahí adelante, sólo hay que separar el grano de la/s paja/s.

El primero de “Chew” ya lo tengo; me interesaba saber si luego se mantiene, va a más o se desinfla. Porque no me ha desagradado pero tampoco me ha enamorado: se deja leer y tiene sus puntos divertidos, aunque basándome sólo en ese primer tomo me parece que está por debajo del despiporre de “Los Proyectos Manhattan”. Creo que a “Morning Glories” le daré un tiento en inglés: Panini la ha dejado colgada después del segundo tomo y en EE.UU. van ya por el octavo o noveno. “Ladrón de ladrones” no es prioritaria, pero siempre me han gustado las heist movies bien hechas y es probable que acabe picando más tarde o más temprano. Incluso aunque Kirkman sólo ponga el nombre.

PS (once more): a mí, de hecho, me gusta más hablar de comics que de cualquier otra cosa. A la cerveza no le hago ascos, pero tampoco me considero un “gran cervecero”. Un día que baje a Valencia te pongo en un compromiso invitándote a una.

Koniec dijo...

De acuerdo con tu apreciación de cómo sería el ritmo ideal de publicación de la obra de Brubaker por Panini, pero seguro que hay variables que se nos escapan. Además, esa editorial no mantiene el mismo tipo de contacto directo con sus lectores que mantienen ECC y Aleta, por ejemplo.

Hablando de Aleta, que se supone que es la casa que va a sacar Sex Criminals, es una editorial pequeña y modesta que últimamente está incrementando su producción con cosas realmente interesantes, pero que, precisamente por esto, suele tener problemas para ajustar sus fechas, así que no contaría yo con un ritmo de publicación similar a otras editoriales. La calidad de sus productos y el trato cálido para con los compradores, sin embargo, hacen que la paciencia merezca la pena.

He intentado varias veces leer Sleeper, pero siempre lo he abandonado con la incómoda sensación de que es algo que forma parte de un universo, que tiene sus consecuencias en esos sacacuartos pelmazos que llaman eventos, que me faltan partes del puzzle y que siempre va a quedar inconcluso porque los personajes forman parte de una franquicia cuyo propietario es la editorial. Algo parecido a lo que me pasa con Gotham Central. Luego tal o cual personaje se va a convertir en no sé quién, tal otro va a pasar a formar parte de vaya usted a saber qué… En fin, que en el fondo creo que pretenden tomarme el pelo. Y vuelvo a leer Incógnito.

Chew. Tu apreciación es correcta. Está bien sin hacerte burbujitas, pero se mantiene y va a más (con pequeñas flojeras subjetivas). Y sí, es un despiporre, pero no al nivel de Los Proyectos Manhattan, no. Aún así, es imaginativo y diferente, lo que no es poco.

Y respecto a esa cerveza, si te decides a bajarte al moro, estaría bien después de tanto tiempo. Pero ¿sólo una?