miércoles, abril 06, 2011

Un espacio vacío dentro de mi corazón

“I will shape myself into your pocket
Invisible
Do what you want
Do what you want

I will shrink and I will disappear
I will slip into the groove and cut me off
And cut me off

There's an empty space inside my heart
Where the weeds take root
And now I'll set you free
I'll set you free
(...)”


Y así, cuando menos se lo esperaba el personal, llegó el nuevo disco de Radiohead, “The King of Limbs”. Se presentó, además, con un single interesante, “Lotus flower” (ahí arriba tenéis algunos de sus versos, aquí podéis ver el ya célebre bailecito de Thom), que parecía insinuar que el octavo álbum de estudio del quinteto de Oxford seguiría la senda abierta por “In Rainbows”, su anterior y muy celebrado larga duración. Para sus más acérrimos seguidores fueron cuatro largos años de infatigable espera (que alcanzó su clímax en una última semana de uñas roídas con nerviosismo: la que fue desde el anuncio oficial por parte de la banda hasta su puesta de largo internetera) que, desgraciadamente, no se han visto compensados con un esfuerzo musical a la altura; ni de las expectativas del respetable ni de la trayectoria previa de la banda. “The king of limbs” es un disco corto, con poca pegada y bastante rácano en términos de originalidad y desarrollo. Salvo contadas excepciones, desdeña definitivamente la guitarra (la misma que tanto placer ofrecía al oyente en los inolvidables “The Bends” y “OK Computer”) para sumergirse en las profundidades del dubstep y la electrónica minimalista que Thom Yorke abrazase en solitario en “The Eraser”, un disco que ya en su momento sonaba a “Radiohead sin la gracia de Radiohead”. No hay grandes sorpresas en todo el álbum, ni siquiera en sus mejores cortes. Esto lo dice, claro, una groupie decepcionada con la banda (un servidor), que le ha dedicado a “The King of Limbs” diez veces más escuchas de las que concedería al mismo material si viniese firmado por cualquier otro grupo/artista del actual panorama musical (exceptuando Muse y Arcade Fire, por quienes también siento irracional debilidad). Pero, pese al indudable despecho que pueda enturbiar mi opinión, no conviene llevarse a engaño: “The King of Limbs” es el peor disco publicado por Radiohead hasta la fecha. Qué lástima: tanto tiempo fantaseando con un atracón de jabugo para finalmente descubrir que lo paladeado no pasa de jamón de Yorke.

5 comentarios:

Fran G. Lara dijo...

Mondié, coincidimos. Excepto en lo de esperar algo de Radiohead a estas alturas.

Mauricio Milano dijo...

A mí tampoco me gustó el disco, estamos de acuerdo. Saludos!

Jero dijo...

Fran: lo que me sorprende es que te sorprenda que coincidamos. Si estamos de acuerdo un montón de veces ;) Fíjate que ahora estoy escuchando a The Sails en el Spoty y me está pareciendo un pepinazo de disco.

Mauricio: pues sí, coincido también contigo (hoy es el día de coincidir). Al contrario que Fran, yo me esperaba muchísimo más. Al fin y al cabo Radiohead son una de mis bandas de rock actuales favoritas. De las más favoritas, de hecho...

juselito dijo...

A mi tampoco me ha gustado "the King of Limbs" como tampoco "the Eraser",pero me niego a pensar que Radiohead no puedan dar otro gran disco en el futuro......

Jero dijo...

Juselito: yo también espero que vuelvan a sacar otro gran disco. No sé por qué no podrían. Por norma general cuanto más crece la discografía de un grupo/artista, más inevitable se hace que alguno de sus trabajos no esté a la altura del resto. Radiohead, hasta ahora, han ido estableciendo una trayectoria fuertísima y lo raro hubiera sido no tener ni un resbalón en tanto tiempo...